Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 28- 6- 81 OPINIÓN ABC 5 dos a la gran teta de la Moncloa durante los dos últimos años. B) Lo que está haciendo Interiot- Defensa es la vieja táctica del aviso. Entre el 15 de julio y el 15 de agosto se espera un estallido de la extrema derecha. El Ejército estaba avisado. Una massacre de ETA- -por ejemplo- -podría provocar una serie de incidentes en Madrid, emoción, histerismo, confusión. Sacar dos millones de personas a la calle en esas circunstancias no es tan difícil. Eso es un golpe de Estado sin tanques. La extrema derecha no sueña con copar el Palacio de Oriente, ni el de La Zarzuela, ni tiene bazookas ni generales. Pero está ahí, como el bacilo de Juan Pablo II, metido en los pulmones del Estado, dispuesta a la gran chapuza del río revuelto. Lo que está enviándoles Rosón- -entiendo yo- -son señales de humo: ojo, estáis a tiro, os vigilamos, tendréis que dormir en Carabanchel, no intentéis el esperpento Se busca un hombre Marlboro (No quedan saloncitos privados en Jockey Ni en ningún cincotenedores de Madrid. No queda sitio, ya, para conspirar, suspirar, respirar, inspirar, aspirar, como aquellos veranos cuando iba a estallar Matesa, o se esperaban Las previsiones sucesorias o que aquel chico, el boy friend del sistema, Adolfo Suárez fuera nombrado gobernador, o, simplemente, que los salmones del Esla salieran robustos o que la pelota entrara a la primera en el green de La 2 apateira... A ver: la derecha táctica le ha quitado la confianza a Calvo- Sotelo. La derecha no pondrá sus huevos en la cesta del actual presidente. Es más: no habrá derecha en las elecciones de 1983. Habrá Fraga, sí; habrá Ucedé, bueno, pero la derecha sociológica seguirá sin fletar su flota. Quienes tienen que dar el gran dinero están muy escarmentados del suarismo: una cosa es apoyar una máquina electoral, que es pan para hoy y hambre para mañana, y otra, respaldar un modelo de sociedad que luche contra el modelo socialista. Para eso, habría millones, televisión privada, lo que hiciera falta. Pero el señor Calvo- Sotelo ha preferido quedarse con Ucedé, salvar Ucedé, seguir con sus ministros socialdemócratas lagarto, lagarto. Allá él. Lo que la derecha española estaba buscando era un hombre Marlboro En la jerga de los public relations un hombre Marlboro es el que invita a su pueblo a atravesar el río llevando la manada, duro, agreste, imperturbable, señalando el camino entre las rocas. Un hombre Marlboro es Reagan: nunca tantos beneficios se han repartido en Estados Unidos. Un hombre Marlboro es, lagarto, lagarto, Mltterrand, imparable, que sabe lo que quiere. Calvo- Sotelo ha tenido cien días para pensarlo. La derecha fáctica le ha susurrado desde las lomas: Di que eres derecha y todo el valle será tuyo Ha dicho que centro. Que tiene, que salvar al centro del naufragio, por exigencias de guión. Pues muy bien. No habrá hombre Marlboro en España hasta la próxima década. Jornada de reflexión Pedro RODRÍGUEZ Se busca un Cánovas No hay democracia ni sistema que resista con una derecha que no existe y un centro que se cae a pedazos. Adolfo y Felipe han dejado el Estado minado, repleto de pactos secretos. Adolfo Cánovas Felipe Sagasta (Si los vieras, si los escucharas en el homenaje a Mona Jiménez; felices porque ya tenían escudo y divorcio como Costa tenía escuela y despensa felices porque habían descubierto que alguien había pagado los autobuses y los bocadillos de la gente que había ido a vitorear a Suárez, a Avila; creyendo que el inmediato presidente de Ucedé será Miguel Domenech... Escucha: el jíparei de preocupaciones del Estado ya no es: 1) autonomías, 2) terrorismo, 3) paro. El orden, ahora es: 1) Ucedé, 2) Ucedé, 3) Ucedé. El partido, como el amor de Los Panchos, se extingue como una pavesa No hay democracia ni sistema que resista con una derecha que no exista y un centro que se cae en pedazos. Lo único que funciona, seis años después, es la izquierda, jiu, jiu, jiu. El Pecé hará su Congreso en julio, y el Pesoe, en octubre. Serán dos paseos militares. Pero con la izquierda sola no aguanta la democracia. (El Ejército, además, no es tonto, claro. El Ejército teme que si la izquierda llega al Poder, pueda convocar un referéndum de República, sí o no En cualquier caso, la izquierda nunca será, incluso después del 23- F, los bomberos de la Corona como Maura. Empieza a notarse un error histórico de Calvo- Sotelo: no haber nombrado el 24 de febrero por la mañana su propio Gobierno. Decidió atravesar el desierto con señores nombrados por Suárez; arar con bueyes que no eran suyos. Se pasó en cortesía, en complejo de invitado, y admitió que Tejero le nombrara, tácticamente, el Gabinete. Con un Gobierno Calvo- Sotelo trepidaría mucho menos Ucedé, y el suarismo hubiera inaugurado muchos menos chalets, fincas, bufetes y expectativas. Ahora, el suaiiismo, la mejor agencia de colocaciones de la política española ofrece, aún, dentro del partido, una red de locales, teléfonos, télex como sólo la de Solís en los viejos sindicatos. Hubo un tiempo en que pudóMirmarse un nuevo Pacto de El Pardo histórico, entre Adolfo Cá- el modelo de sociedad salte por nacional. Tengo entendido que, a los aires en cada legislatura; lograr partir de la fecha, tendremos al que las centrales nucleares sigan; menos una lista semanal de civiles impedir que se cambien las placas retenidos, metidos en la gran tentade las calles y los textos de las es- ción telúrica de la conspiración del cuelas; tener la certeza de que el ochenta y uno. C) Lo que están haEstado funcionaría estuviera Cáno- ciendo en La Fundación, ya sabes, vas o Sagasta en la Moncloa. En es sobrevivir. Esta vez Tama mes realidad, Adoldo y Felipe han de- ha fracasado bajándose en marcha jado al Estado minado, repleto de del Pecé. La Fundación se va a pactos secretos. Muchos, aún quedar en un nuevo, liberal, moduran, como el de televisión, aun- derno, Club Siglo XX sin Guerrero que parezca que van a sacarse los Burgos, con menos canapés, más ojos los dos partidos. Un nuevo conferencias y más liberalismo. pacto entre Cánovas and Sagasta Pero nada más que un club. La es, quizá, la única solución para Fundación, que nació como una este país. Incluso para que el Ejér- platajunta de Noé dispuesta para cito admita sin prevenciones el fu- salvar a la democracia está a turo. El asunto es que, ahora, falta punto de anunciar su staff Tael Cánovas de la derecha. Hacer mames a la izquierda; Matías un Felipe Sagasta costó dos años, Cortés a la derecha, y don Jesús millones de marcos. Aceptar un Te- Polanco, nuevo presidente, probajero como espada de Damocles le ble, en el centro. En 1975, agoniha costado al Estado un ojo de la zante Franco, la platajunta en la cara y llevar el dólar a cien pese- que también estaba Tamames, se tas. Calvo- Sotelo tiene otros cien preparaba en París para la toma días para decidir sí quiere ser el pacífica del Poder. Un compañero Cánovas de esta década; entrar en preguntó a García Trevijano su partido de una maldita vez y ha- -electrocutado luego por un doscerse con la directiva y la ideolo- v gía, y los teléfonos al grito de sier económico- -si tenía ya dis Todos al suelo Para luego es puesto el Gobierno que iba a suceder a Franco. La modesta tarde. respuesta del ilustre notario fue ésta: No, por favor, yo no me puedo ocupar de esas nupcias. Yo La noche en que tengo que prepararme para la suse reunió pervivencia del Estado. El quinto poder novas y Felipe Sagasta. Ese pacto hubiera sido bendecido pof el Estado, los poderes fácticos, el gran dinero: turnarse en la Moncloa cada cuatro, seis u ocho años; evitar las convulsiones; impedir que A) Lo que están haciendo los cuatro grandes en la Moncloa es: 1) dar el carpetazo a las autonomías, desactivar el diabólico artefacto que dejó el suarismo con la mecha puesta; acabar la tela de Penélope del Estado, y 2) sepultar a los partidos regionalistas, esa virulenta erupción que le salió a la democracia en el 79. No los quieren ver por Madrid. Ni por las Cortes, con sus palanquines, sus séquitos, sus rojasmarcos. Es la hora final la fosa común de los abertzales que han estado pega- Y bien: en la noche del viernes, de veinte a treinta personas, aprovechando las sombras de la noche, se reunieron en la Casa de Valencia. Eran poseedoras de la mejor información del Estado. Una indiscreción de cualquiera de ellas, y el desastre hubiera sido inevitable. Por primera vez, se reunía en este país al auténtico quinto Poder las 20 30 secretarías de altos cargos, incluyendo Zarzuela, Moncloa y poderes fácticos, todas ai cielo, cenaron en el calor de la noche para conocerse mejor, antes del próximo día veintitrés...