Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ia r TU: i o l Turismo y gastronomía N ia calle de Diego de León, que une el barrio de Salamanca con el antiguo de la Prosperidad, se encuentran hoy establecimientos tan concurridos y singulares como La Aimoraima y Los Galgos. ¡Qué nombre tan bello La Aimoraima! Pues significa algo más bello aún, porque quiere decir Mi bien amada Procede del Sur de la provincia de Cádiz, donde está la gran posesión así llamada, a la que Paco de Lucía, el famoso guitarrista de Algeciras, dedicó una canción muy conocida. Por todos estos motivos es popular y anda en tabtos de muchos: -Ya lo sabes: esta noche en La Aimoraima... -Os aguardamos en La Aimoraima para almorzar... Este año e! restaurante ha convocado reuniones gastronómicas interesantes y que dejaron huella. Tiene un grato ambiente y está decorado con hermosas láminas de trajes regionales españolas. Desde la mesa donde estoy sentado admiro un vestido sevillano, que me recuerda al del famoso retrato de la infanta Luisa Fernanda, hermana de Isabel II y bisabuela de la Condesa de Barcelona. Ei servicio es atento y eficiente, cordial: es decir, que tiene la virtud de. confortar, no sólo por lo que allí se ofrece, sino por su trato y solicitud. No tiene mucha capacidad La Aimoraima: unas dieciséis mesas para setenta y tantos comensales, y se inauguró hace dos años. Tanto La Aimoraima como el hotel Los Galgos pertenecen a la Fundación Ruiz Mateos. Rumasa ha celebrado ya su veinte aniversario; entre sus cadenas comerciales figuran Bancos y hoteles, y en estas mismas páginas se ha dado Una impresinante relación de establecimientos que abarca 17.000 plazas hoteleras, medio millón de metros cuadrados construidos y otro medio millón de jardines en diferentes ciudades y costas españolas. El restaurante La Aimoraima es de cuatro tenedores Entre las especialidades de esta cocina competente y variada- -cocina internacional, sin que falten los platos españoles- -están, por ejemplo el puchero de rabo de buey, los langostinos al güisky, E LA ALMORAIMA: Diego de León, 3 a lubina al champagne y el entrecot Aimoraima. El jefe de cocina es Antonio Luengo. La carta es numerosa y variada. Profusión de entremeses, sopas y cremas, pescados y mariscos, entradas y aves, así como bien elegidas y seleccionadas parrillas Los precios, semejantes a los de otros restaurantes de esta misma categoría. Veamos algunos: Trancha de mero a la parrilla, 950 pesetas; rodaballo al pernod, 1.550; lenguado a ia parrilla, 1.075; cazuela de merluza a la vasca, 1.000; spaghettis boloñesa y ravioles al gratén, 300; paella valenciana, 725; pato a la naranja, 850; osso buco a la italiana, 850; villagodio a la brasa dos personas) 2.050; Chateaubriand a la bearnesa (dos personas) 2.050; solomillo de cebón, 1.000. Se destacan, por exquisitos, la crema al congrio y el viüagodio a la brasa. La lista de postres también, es surtida en quesos, fruta, helados, desde 175 a 475 pesetas (tortilla alaska para dos personas) El jefe repostero es Luis Hespósito. El maítre de La Aimoraima es Longinos Gil, a tono con el rango y calidad del local, que cierra los domingos y durante el mes de agosto. Posee La Aimoraima, en materia de vinos, muy buenas bodegas, que son el lujo de un local de esta clase. De vez en cuando presentan uno como el Viña Soledad Este vino arranca de la esmerada selección de las más nobles variedades de uva de la Rioja. Vino blanco y ligero, muy transparente, con aroma afrutado y suave sabor. Como dijera Ornar Keyyam, el poeta musulmán del siglo IX: ¡Amigo, conserva ese vino que es la realidad y no te dejes impresionar por las cosas ilusorias! El gran poeta árabe, autor del célebre Rubaiya tenía ya el don de la paradoja y del slogan Antonio DE OBREGON 11