Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL EMBAJADOR MESSIA Y LA EUROPA DE ESTRASBURGO de las personalidades que fugazmente pasan por sus crónicas. Mucho menos el corresponsal que deambula de un país a otro en busca de la noticia. Bien es verdad que hay hombres que, por su categoría política, reciben más atención por parte del informador. En este caso concreto, no vamos a tratar de los Heimut Giscard d Estaing o Mitterrand, ya conocidos por todos y cuyos méritos y actuaciones, afortunadas o no, están al cabo de la calle. Hoy vamos a ocuparnos de una gran figura de la diplomacia española con la que hemos compartido muchas horas de trabajo a lo largo de más de un decenio de visitas a Estrasburgo: el embajador José Luis Messía y Jiménez, marqués de Busianos. Los diplomáticos españoles, por regla general y por la naturaleza de su misión, son personas que trabajan en el anonimato y, por tanto, nunca ocupan grandes espacios en Ja Prensa de cada día. Cuando informamos de la llegada de un jefe de Gobierno o de un ministro nos conformamos con reseñar que fue recibido por el embajador de España... Y aquí terminan todos los comentarios hacia nuestro representante diplomático. Por este motivo, no tiene nada de particular que algunos de nuestros asiduos lectores ignoren quién es José Luis Maessía, embajador de España ante el Consejo de Europa en Estrasburgo. Esto no sucede en la propia capital alsaciana, donde José Luis Messía no sólo forma parte de la vida europea de Estrasburgo, sino que es un elemento humano muy apreciado entre la población. Cualquier estrasburgués que madrugue encontrará a José Luis Messía por la Altee de la Robertsau, donde se encuentra ubicada la Embajada de España y sus residencia, paseando a su viejo perro Trampas como si se tratara de cualquier ciudadano sin responsabilidades mayores. Una vez terminado su matinal paseo, el embajador Messía se encerrará en su despacho y el trabajo volverá a acaparar su atención: llamadas telefónicas a España, Francia, Alemania, etc. y preparación de documentos con los que, horas más tarde, se trasladará al Palacio de Europa, sede A L periodista político raramente ttene tiempo para dedicarse a resaltar las bondades o los méritos humanos del Consejo de los Veintiuno. Una vez en este bunker de los derechos humanos, el embajador Messía continuará su labor, tal vez para solucionar algún problema que se plantea o para evitar que éste se produzca Al mismo tiempo, la residencia del embajador Messía es lugar de cita de todas las personalidades más importantes de la política, la diplomacia, las artes y las finanzas que residen o pasan por Estrasburgo. La hospitalidad del embajador Messía cuenta con un gran aliado: su exquisita cocina, que, como buen entendedor, él mismo dirige. Conviene subrayar que José Luis Messía, miembro de la Academia Nacional de Gastronomía de España, es autor de numerosos libros que tratan de este arte. Por este motivo, muchos problemas difíciles de resolver en el despacho fueron solucionados durante alguno de los almuerzos o cenas ofrecidos por el embajador. En alguna ocasión nos dijo que el camino más directo para llegar al corazón de las gentes es el del estómago La imaginación y habilidad negociadora del embajador Messía, que encontró la fórmula de la visita del 11 de octubre de los líderes políticos y parlamentarios, permitió a España la entrada en la Organización un año antes- -exactamente trece meses- -de la entrada en vigor de la Constitución. Como detalle anecdótico, prueba de la estrategia diplomática del embajador Messía, cabe señalar que evitó que la entrada de España en el Consejo de Europa se llevará a efecto al mismo tiempo que el Principado de Licchtenstein, el más diminuto país del Consejo de los Veintiuno. El día 30 de enero de 1979, Messía consigue que se invite al entonces presidente del Gobierno español, Adolfo Suárez, y que éste se dirija a los parlamentarios europeos en el hemiciclo del Palacio de Europa El día 8 de octubre de 1979 tiene lugar la triunfal visita de los Reyes de España a Estrasburgo. Su Majestad Don juan Carlos fue el único Soberano y, con el presidente de Austria, el único de los jefes de Estado de los Veintiuno que se ha dirigido desde la tribuna, en sesión política, a la Asamblea Parlamentaría del Consejo de Europa. La Universidad de Estrasburgo recibió al Rey de España como doctor honqris causa para testimoniarle su admiración con motivo de su participación excepcional en el establecimiento de los derechos humanos en España. En fecha reciente, el día 11 de mayo de 1981, se llevó a cabo la elección de José María de Areilza como presidente de la Asamblea Parlamentaría del Consejo de Europa. Dada la rotación semestral en la presidencia del Comité de Ministros y la falta de poder estatutario del secretario general, el presidente de la Asamblea es la figura política más importante y la más representativa del Consejo de Europa durante los tres años que ejerce su mandato. En poco más de tres años, nos decía el embajador Messía, hemos pasado de la intemperie a la presidencia política del Consejo de Europa. Es evidente que en el teatro de la política la puesta en escena corresponde, frecuentemente, a la diplomacia. Por este motivo, si en 1977 fue un homenaje del Consejo de Europa al pueblo español; en 1979, a la excepcional figura del Soberano y, en 1981, a la brillante personalidad de José María de Areilza, en las tres ocasiones existió una lenta preparación, una estrategia en la sombra y una cabal puesta en escena y revalorización a cargo de José Luis Messía. Ángel MARCOS GARCÍA (Estrasburgo) CENA DE CLAUSURA Con motivo de su XV aniversario la sociedad Hoteles Agrupados ha celebrado en Madrid una brillante cena de clausura a la que asistieron, entre otras personalidades, el secretario de Estado para el Turismo, don Eloy Ybáñez, y el consejero delegado de Hotasa, don Juan Romero Roldan. El presidente de la entidad, don Ramón Guerrero y González, pronunció unas palabras de satisfacción y agradecimiento y, a continuación, se entregaron diversos premios por distintos 5 concursos celebrados. También se otorga- g ron unas placas conmemorativas a las per- sonas jubiladas de la cadena hotelera