Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 ABC OPINIÓN SÁBADO 13- 6- 81 teniendo en cuenta que la están llevando a la práctica esencialmente los mismos que la redactaron- -Manuel CERRO GONZÁLEZ (Madrid) Pequeños relatos Promoción de la fiesta nacional Señor Director: Se está poniendo muy de moda el polemizar sobre la conveniencia o no de la fiesta de los toros, aduciéndose en pro y en contra las más diversas razones. A mi juicio, la fiesta de los toros no sólo constituye un bello y arriesgado ejercicio en el que toro y matador defienden su vida en igualdad de oportunidades, sino que también es una manifestación de la tradición y el carácter de un pueblo que siempre se ha distinguido por su valor. Salvo esta idea elemental, de la corrida no conozco nada, como creo que les pasará a casi todos los jóvenes españoles menores de veinticinco años. Si queremos defender la vigencia de la fiesta de los toros lo primero que hay que hacer es divulgar y dar a conocer a niños y jóvenes las características y reglas de esta bonita fiesta que, de seguir así, dentro de cuarenta años habrá desaparecido por la ignorancia y falta de afición de los que ahora son los jóvenes españoles. Para evitarlo, propongo la formación de Asociaciones Juveniles de Amigos de la Fiesta Nacional, así como la publicación semanal por este periódico de las reglas, características y expresiones típicas de la corrida. Sé que mi admirado Vicente Zabala se sentirá entusiasmado por la idea de realizar esta Obra. -Juan JIMENO PERALTA (Madrid) Tomen buena nota Me he propuesto en estos pequeños relatos que no aparezca por ninguna parte el compromiso interesado por algo, o con alguien. El compromiso como participación en lo que sucede, sí: Pero será un esfuerzo de creación personal, mediante una adjudicación de responsabilidad exclusiva y no desplazable a nadie. Esto me exige liquidación de prejuicios, lanzar clichés al fuego, utilizar la Historia como herramienta de análisis, acompañarme de testimonios, no ejercer el silencio como técnica de hostilidad, y no reparar si la dura navegación de escribir en libertad, lo hace a favor de corriente o en contra de ella. Hoy me voy a referir a la ingratitud como remuneración de este país a los políticos. No es mala recomendación que incluyan este riesgo los que ahora mismo- -noblemente- -puedan tener la cabeza llena, de ideas de servicio a la comunidad; que anden encendidos por fervores de reforma, de progresismo, o de justicia, porque eso se ya a traducir, exclusivamente, en su gozo íntimo, pero no va a ser, obligadamente, generador de gratitudes. Las nuevas generaciones políticas y periodísticas saben muy poco de estas cosas, y se han fabricado muchas veces montajes de su conveniencia para lapidar gentes con las que no comulgan en la contemporaneidad. Ellos mismos- -sin embargo- -porían ser las víctimas de mañana. Algunos de ellos van a ser lapidados, o lo están siendo ya, a más velocidad que antes, porque la Historia anda ahora más deprisa. Voy a escoger un caso, el de José Antonio Girón, a propósito de su última Intervención con motivo de la clausura de un Congreso de los excombatientes nacionales de la guerra civil. A José Antonio Girón se le ha dicho de todo en estos años, en función de su lealtad al general Franco, y a los postulados de aquel régimen. Ha tenido que llevar a los Juzgados a gentes, y se ha achicado su vida política, y no le han faltado zozobras a su vida privada. ¿Y cuál fue la aportación de José Antonio Girón al país? Pues nada menos que esto. En la gran contienda civil de 1936, las derechas eran los nacionales, y las izquierdas eran los republicanos, y los rojos, como se les decía entonespíritu español del Pueblo Valenciano, reflejado en las primeras notas de su himno: Per a ofrenar noves glories a Espanya... Para ofrendar nuevas glorias a España tan rechazado por los pancatalanistas, o sea, los defensores de ese demencíal imperio denominado Els Paisos Catalans en el que desean integrar al Reino de Vatencia con ese pretendido, y nunca probado, Principado de Cataluña. -Eduardo MONLLOR (Alicante) ces. Perdieron la guerra estos últimos, y como las derechas de entonces no tenían la imagen y los comportamientos actuales- -y, además, estaban evalentonadas por el triunfo- quien hizo la reforma social fue Girón. Este hombre ha sido en nuestro país el inventor de la Seguridad Social. Una gran parte de las instituciones sociales de aquella época- -en lo asistencial y en lo jurídico- -se debieron a este hombre. Fue leal a Franco hasta el sacrificio, y el ostracismo a que fue sometido por las tensiones que generaba, lollevó con una gran dignidad. Lo que ha ocurrido después, desde 1975 en adelante, es que Girón no abandonaba sus ideale s, físicamente carecía de vigor por un accidente que le dejó muy quebrantado, y el paso de los años ha puesto el resto. No entro en el análisis de sus actitudes políticas e ideológicas actuales. Afirmo, eso sí, que muchos políticos han dejado a nuestra Historia solamente sus discursos, y están reputados como grandes, probablemente con justicia; y otros han puesto al país al borde de la catástrofe, y hasta podrían contar con algún historiador convertido en su juglar. Pero hay otros que han dejado huellas, e instituciones, y reformas, y fueron perseguidos a cantazos. Después de la guerra civil mucha gente se puso la venda en los ojos para no reconocer la buena intención de algunos eminentes liberales, republicanos y socialistas de aquel tiempo. Desde 1977 acá, otra vez la venda en los ojos, que no es capaz de seleccionar lo bueno y lo malo, lo acertado y lo erróneo, nada menos que de cuarenta años. Y de todo hubo, porque es un periodo largo, y esto no era un islote abandonado en el Pacífico. Por eso cuando el otro día leía el discurso de Girón me venían a la cabeza aquellas sus dos décadas en el Ministerio de Trabajo, legislando contra viento y marea a favor de los obreros, y decía para mí: cualesquiera que sean las ideas que sostenga ahora Girón, este hombre hizo cosas importantes en tiempos difíciles. No comulgar con él, no exige necesariamente lapidarlo. Pero como enseñanza es buena: tomen buena nota nuestros políticos. -Emilio ROMERO. Antes moro que catalán Señor Director: En la manifestación celebrada en Valencia el pasado día 23 de mayo, en reclamación de la personalidad valenciana y nuestros símbolos (señera tricolor coronada, himno y lengua valenciana) con asistencia de más de 400.000 personas, llamó la atención de quien no conoce la historia del Reino de Valencia, el contenido de una pancarta exhibida en la misma que literalmente decía: Avans moro que cátala. La traducción de esta frase a la lengua castellana es Antes moro que catalán y no significa moro como habitante del nortede África y de raza diferente a la nuestra, y mucho menos antes moro que español. Su significado responde a una circunstancia his. tórica de los valencianos, que trataré de explicar. Tras la conquista del Reino de Valencia por Jaime El Conquistador en 1238, la comunidad valenciana de religión musulmana fue quedando constreñida y limitada a círculos reducidos, incluso de habitación (las llamadas morerías) y con el tiempo se fueron exacerbando las relaciones entre dicha comunidad y la cristiana. El final de sobra es conocido: la expulsión de los moriscos en 1609. Pues bien, durante esos años de convivencia, el valenciano- cristiano utilizó todos los medios para distinguirse del valenciano- musulmán (así en las barracas de la huerta colocaban una crucecita en el vértice del tejado, símbolo cristiano para distinguirse de su vecino que no lo era) y llegó a considerar como su mayor mal el que se le considerase moro es decir, musulmán. Es habitual en nuestro Reino oír frases como ésta: Primero moro que... La aversión de la población cristiana a la musulmán era notoria entre otros motivos por la laboriosidad de estos últimos, hasta el punto que dio lugar al dicho: Quien tiene moro tiene oro. Esta es la explicación del texto de la pancarta y no que los valencianos primero quieren ser africanos que españoles. Interpretación totalmente errónea y lejos de la realidad, puesto que de todos es conocido el profundo Esa indirecta incitación a lo que es delictivo parece haber adquirido una legal carta de naturaleza entre nosotros. La simple lectura de las carteleras de espectáculos y de ciertos programas de televisión muestran cómo se elabora aquel ambiente Ahí está la madre del cordero. La grande y la pequeña pantalla parecen esforzarse en reducir la actividad humana a un tedioso horizonte de camas y pistolas y pistolas y camas. Los quioscos se han convertido en escaparates de la degradación. Ya nadie enseña en Aumento de la población penal los centros docentes (salvo excepciones tan Señor director: Hace pocos días Emilio Rohonrosas como contadísimas) aquellos hábimero, en ABC, parecía mostrarse perplejo tos sanísimos que eran las prácticas corteante una declaración oficial, expresiva de que ses. La grosería y la procacidad campan por la población penal de ahora es muy superior sus respetos. Paredes y estatuas son pintaa la de hace unos años. rrajeadas por gentes de uno y otro signo. Los La explicación parece obvia y no puede es- niños pisotean y maltratan el césped y las plantas de los jardines públicos ante la micapársele al sagaz periodista: la población rada indiferente- -cuando no complacida- -penal ha aumentado porque ha aumentado el de sus madres y ante la tolerancia de los número de delincuentes, -y este aumento, a guardias, tal vez temerosos de que su intersu vez, es la natural consecuencia de la apavención se califique de represión fascista. rición de un fenómeno: el uso desmadrado de Nadie respeta nada. Y no respetar nada es la la libertad por parte de los creadores de un ambiente, propicio tanto a la excitación de los senda que, a la larga, conduce a delinquir, instintos, que pueden mover al hombre a de- sobremanera, cuando existe algo verdaderamente respetado por los cuidadores del bien linquir, como a la ridiculización de aquellos público: la ¡rrespetuosidad. -Alejandro CORmodos de pensar que puedan llevarle a domiNIERO. (Madrid) nar esas pasiones.