Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2 ABC OPINIÓN SÁBADO 13- 6- 81 ABC DIRM IOK Guillermo H DlRH IOK l) i MO DE TEN Miguel TORRES UL DKL KE L 8l BIHKM lOKrS Santiago RBOS BUJLESTE Fram- ibc- GIMÉNEZ LEM N TELEFONOS Redacción y Talleres 435 31 OO y 27 C. 94 06 Publicidad 435 18 9O Administración 435 40 00 Suscripciones 233 81 09 Apartado 43 Editor Prensa Española S A Reconversión industrial Ninguna explicación más clara y breve que el primer párrafo de la exposición de motivos del decreto correspondiente -publicado el 5 de junio- -para dar idea de la conveniencia y fines de la reconversión industrial: La situación de crisis por la que atraviesan sectores básicos de nuestra industria exige un planteamiento específico y la adopción de medidas de reconversión industrial con el fin de lograr la racionalización de los procesos productivos y su adecuación a las exigencias del desarrollo económico y tecnológico y a las condiciones específicas del mercado. Sin adentrarnos, de momento, en mayores precisiones, porque naturalmente el contenido del decreto es todo él técnico, se puede adelantar una aprobación rotunda del mismo, por dos razones. Ante todo porque responde a una enorme responsabilidad política: a la responsabilidad que tiene la Administración de ayudar a grandes sectores a remontar la crisis económica, a abrirles camino viable por donde salir de ella. En segundo lugar, porque la reconversión es una fase industrial absolutamente necesaria para el futuro ingreso de nuestra economía en el Mercado Común, cualquiera que sea el momento en que se produzca. En suma, articula el decreto tres conjuntos de medidas para realizar la reconversión: fiscales, financieras y laborales. Los dos grupos primeros- -las medidas fiscales y las medidas financieras- -no recibirán crítica alguna desde ninguna parte, porque todo lo que sea obtener facilidades en el cumplimiento tributario y obtener ayudas en el renglón de la financiación, siempre es bien acogido. No es tan seguro, sin embargo, que se acepten con análoga conformidad las medidas laborales. Ante la posibilidad de modificación, suspensión o extinción de las relaciones laborales y la movilidad geográfica que se determine en el plan correspondiente -según el artículo quinto- -puede que se produzcan ciertas reacciones sindicales. Y, sin embargo, o la reconversión alcanza a esta materia o no B logrará hacerla. Por duro que pa e rezca reconocerlo o por impopular que resulte para determinadas ideologías, muchas empresas de los sectores- ¿Por qué no se me habrá ocurrido traer una sombrilla? en crisis no podrán subsistir, no son salvables, sin una actuación, directa y profunda, en sus plantillas. A ello se debe añadir que contra prejuicios arraigados y extendidos, la flexibilización de plantillas, incluso llegando a extremos admitidos en legislaciones laborales perfectamente democráticas, no genera más paro, porque si se logra estimular a la economía, en general, aparecen más y nuevas empresas y porque las iniciativas inversoras se producen con más. facilidad cuando el contrato de trabajo no es indisoluble y perpetuo Una muy cualificada estimación de conjunto de la reconversión industrial la hizo el ministro de Industria, señor Bayón, en uii reciente suplemento de ABC dedicado a los grandes temas de la economía de la transición: No se trata de ir tapando, con ayudas públicas, agujeros de tesorería. Ni tampoco de salvar, a ultranza, cualquier actividad empresarial sea cual sea su coste o su destino. En la reconversión industrial se debe, ante todo, actuar con racionalidad económica, sin adoptar, simplemente, decisiones políticas de pura solución momentánea. Esa racionalidad económica nos conduce al objetivo básico de la reconversión: colocar a las empresas en niveles de competitividad. Este es el lenguaje que apeteceríamos ver siempre aplicado a los grandes temas económicos: demanda de racionalidad, propósitos de competitividad real. Realismo económico, en definitiva. Para el sector de las empresas periodísticas- -quizá incluso para las impresoras- -puede tener especial interés este decreto si se permite su aplicación a las mismas. En principio, no se debe estimar que las empresas periodísticas no reúnan todas las características y condiciones de una empresa industrial de otro género, aunque se atribuya a los periódicos- -al producto -un especial contenido ideológico, o aunque se estime singular materia la información. AYUNTAMENTO DE MADRID DELEGACIÓN DE CULTURA AULA MUNICIPAL DE CULTURA El próximo día 16 se celebrará una conferencia bajo el título Un cronista m u n i c i p a l p o r el M a d r i d del siglo XIX por don Juan Hernández Sanpelayo, cronista de Villa. A las 19,30 horas, en el Centro Cultural de la Villa de Madrid (Jardines del Descubrimiento. Plaza de Colón) En el artículo primero del decreto se habla de aquellos sectores industriales de interés general que atraviesan situaciones de crisis de especial gravedad CERRADURAS DE ALTA SEGURIDAD No parece difícil, ni impropio, adscribir- -con las matizaciones que procedan- -al conjunto periodístico a la situación que definen estas palabras. Y así, a priGLEZ DEL VALLE, 9- TFNOS: 240963- 2 S 4091 mera vista o primera lectura, no enconOVIEDO tramos obstáculo, en el texto legal, HERMOSILLA. 10- TFNOS. 2768263- 2765631 para que se aceptase la reconversión industrial en el sector de la Prensa.