Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FUENDETODOS: LA CASA NATAL SE ESTA DESMORONANDO partir de un programa emitido por Televisión Española la pasada semana, y qué coincidió con una convocatoria popular del Ayuntamiento de Fuendetodos, algo más grave que el peligro de desmoronamiento de la humilde casa donde el pintor universal vio la primea luz, se ha puesto de manifiesto: la desidia, la falta de sensibilidad hacia el alto significado de las pequeñas cosas de nuestro pasado por ef sector dirigente del país. La historia comenzó hace apenas tres meses. En el Congreso de los Diputados, el señor Piazuelo presentó una interpelación al Gobierno denunciando el lamentable estado en que se encontraba la casa de Goya en Fuendetodos, así como Ja ausencia de cualquier testimonio de homenaje vivo que pusiera de manifiesto la primera huella del pintor que mejor supo ver el espíritu de los españoles. Como no estaba declarada monumento nacional o histórico- artístico, nada se hizo. Por lo visto, uno debe nacer en un palacio, aunque se llame Goya y Lucientes, para que su huella sea respetada. De lo que tal vez la clase dirigente aún no se ha enterado es de que, como decía Rimbaud, cada uno nace donde puede, y muere donde lo llevan o lo dejan. Se marginaba así a Fuendetodos. Posteriormente ese mismo Gobierno, por medio de su Ministerio de Asuntos Exteriores, montaba, por todo lo alto, un centro cultural de primen sima clase en Burdeos, en la casa donde Goya murió. Nos parece muy bien esto último. Pero no entendemos por qué, anteriormente, se despreciaba Fuendetodos. Por qué de cara a la opinión pública extranjera se hacía un alarde, cuando se olvidaba, no se resolvía y se despreciaba Fuendetodos. A la convocatoria del Ayuntamiento aragonés la respuesta no se ha hecho esperar. Y los primeros han sido sus artistas. Primerísimos nombres con prestigio internacional apoyan esta campaña para consolidar y restaurar la casa donde Goya nació y crear un centro cultural que sirva de testimonio vivo en homenaje al gran pintor. Así, Pablo Serrano, Canogar, Eusebio Sempere, Bañóla, Vaquero Palacios, Vaquero Turcios, Venancio Blanco, San José, Sofía Morales, Arcadio Blasco, Pilar Aranda, Antonio Saura, Abel Martín, Eduardo Sanz, Antonio de Lorenzo, Isabel Villar, Evaristo Guerra, Viladecamps, Broto, Luis Cajal y Ruiz Anglada, abrieron la lista con obras destinadas a una gran subasta que se celebrará en Zaragoza el 26 de junio. A Por otra parte, las aportaciones económicas llegan de todos los puntos del país y del extranjero a las cuentas abiertas por el Ayuntamiento de Fuendetodos. Banco Zaragozano, oficina principal de Zaragoza, cuenta corriente número 19516 9, y Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y la Rioja, oficina de la plaza de Paraíso, de Zaragoza, cuenta corriente 4892 93. Teniendo en cuenta que los artistas que tienen residencia en Madrid son mayoría, el Ayuntamiento de Fuendetodos ha concertado con la Casa Macarrón, de Madrid, el poder tener allí el depósito de las obras que se den en la capital de España. Un camión de esa casa transportará las obras a Zaragoza el 15 de junio, y allí se montará una exposición anterior a la subasta. Los artistas de cualquier otro punto de España pueden enviar sus donaciones a la Diputación Provincial de Zaragoza, especificando: Para la subasta de FuendetodosGoya. Y para cualquier asunto relacionado con este tema pueden llamar al teléfono 21 53 51 de Zaragoza. Diversos artistas se han ofrecido también para decorar al fresco la iglesia de Fuendetodos, colaborando así a hacer de este lugar un centro artístico de primer orden. En breve, el Ayuntamiento de Fuendetodos publicará las bases de la convocatoria del proyecto de Centro Cultural, Casa Museo, para el que se ha solicitado la ayuda popular, así como la consolidación y restauración de la casa natal de Goya. En todo el país culto, de tradición y con un rtivel medio de civilización, casos como el del olvido de Fuendetodos no es co niente encontrarse. Por todo ello, y atendiendo a la personalidad de que se trata, hagamos votos porque rápidamene se pueda subsanar con la ayuda de todos esta desatención imperdonable. José Luis MORALES Y MARÍN.