Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 AAC- NACIONAL MARTES 2- 6- 81 Los Reyes presidieron el brillante desfile militar en Barcelona Millares de personas ovacionaron a las Fuerzas Armadas BARCELONA (María José Méndez, enviada especial) Una multitud de personas- -más de 300.000, según algunas evaluaciones- -asistieron el domingo, en Barcelona, al desfile militar, brillante colofón de los actos conmemorativos del Día de las Fuerzas Armadas. Una hora antes del paso de las unidades militares, más de dos kilómetros de la avenida Diagonal, de la Ciudad Condal, estaban repletos de público. Los balcones, azoteas, árboles y farolas no fueron suficientes para contener a las personas que habían acudido a aplaudir a las Fuerzas Armadas. A las once en punto de la mañana la Familia Real llegó a la tribuna presidencial, en medio de grandes aplausos, después de saludar a las autoridades civiles y militares, dio comienzo el desfile aéreo. El teniente general Emiliano Barañano, capitán general de la Reglón Aérea, pilotaba el avión insignia; luego, en mitimetrada formación, desfilaron las agrupaciones de polimotores, reactores ligeros, reactores pesados y, por último, una agrupación de helicópteros de los tres Ejércitos. A continuación dio comienzo el desfile terrestre, en el que participaron más de 13.000 hombres al mando del capitán general de la IV Región Militar, teniente general Ricardo Arozarena. Las unidades del núcleo de tropas de la División de Montaña número 4 desfilaron en primer lugar, seguidas de las unidades de la Brigada DOT 4 y Artillería Antiaérea. Seguidamente recorrieron la Diagonal barcelonesa las unidades de la División Acorazada Brúñete, del Tercio de la Armada y de los Servicios Regionales. En este último grupo desfiló una unidad motorizada de damas de Sanidad Militar, que despertaron las simpatías del público. CLAVELES PARA LA GUARDIA CIVIL Las fuerzas de a pie eran esperadas con impaciencia y fueron muy aplaudidas por todos los asistentes. Un batallón del Regimiento de la Guardia Real, con sus vistosos uniformes, encabezó el desfile de tropas; a continuación, la agrupación de las Academias Militares, las Fuerzas Especiales de los tres Ejércitos y- las Fuerzas de la IV Región Militar, pertenecientes al grupo de Defensa Operacional Operativa de Cataluña. Y, por fin, las Fuerzas de Seguridad del Estado. El público, puesto en pie, aplaudió con calor y gritos de ¡Valientes, valientes! el paso de las Fuerzas de la Guardia Civil; en algunos puntos de la Diagonal, grupos de personas arrojaron claveles y rosas; luego, la Policía Nacional, los aplausos arreciaron, mientras en algunos momentos pudieron distinguirse gritos de ¡Franco, Franco! y vivas a Tejero, que se mezclaban con las aclamaciones a las Fuerzas de Seguridad. A continuación, con un ritmo de paso más rápido, y al compás de música propia, desfiló la Bandera del II Tercio de la Legión; como todos los años, los legionarios fueron ovacionados con entusiasmo. Finalmente, sendos escuadrones a caballo de la Policía Nacional y Guardia Civil cerraron el desfile militar. La avenida Diagonal fue una fiesta durante las dos horas y cuarto que duró el desfile de las tropas. En multitud de batcones colgaban banderas españolas, en algunos junto a la catalana. El público de las tribunas agitaba I I público aplaudió con entusiasmo el paso de la Guardia Civil y la Policía Nacional banderitas nacionales, confeccionadas en papel, al paso de las unidades militares. En algunos momentos los aplausos y vítores hacían imposible escuchar las notas de las marchas militares, que en todo momento sonaron por el sistema de audifonía. Barcelona, y con ella toda España, estuvo con sus Fuerzas Armadas. APLAUSOS A LOS REYES Los Reyes, el Príncipe de Astutias y las Infantas Elena y Cristina abandonaron la tribuna principal una vez terminado el desfile. Durante el recorrido, en coche descubierto, hasta la plaza de Francesc Maciá, realizado entre la escolta del batallón de lanceros de la Guardia Real, los Reyes respondieron sonrientes a los vítores y aplausos de la multitud, que había conseguido rebasar el cordón policial. La Familia Real se dirigió a la sede de Capitanía General de Barcelona, donde les fue ofrecido un almuerzo, el último acto oficial de su estancia en Barcelona con motivo del Día de las Fuerzas Armadas. Después se desplazaron al aeropuerto del Prat, allí fueron despedidos por el presidente de la Generalidad, Jordi Pujol; el delegado del Gobierno en Cataluña, el gobernador civil de la provincia y otras autoridades civiles y militares. Los Reyes, acompañados de sus hijos, emprendieron viaje de regreso a Madrid a bordo de dos Mystére de ias Fuerzas Aéreas Españolas, que tomaron tierra en el aeropuerto de Barajas pasadas las seis de la tarde del domingo. Satisfacción generalizada en Cataluña Se pide la presencia del Rey en las cuatro provincias BARCELONA (Margarita Saenz Diez, corresponsal) Los temores, las inquietudes, incluso manifestadas públicamente por el presidente Pujol en el Parlamento Catalán, han dejado paso al alivio, a la satisfacción. La Semana de las Fuerzas Armadas se ha desarrollado, en su totalidad, con éxito, pese a quienes hubieran preferido una escalada en la estrategia de la tensión. En el Gobierno catalán, en las direcciones de los partidos políticos y, muy especialmente, en el Ayuntamiento, que ha tenido un notable protagonismo, se evidencia esa satisfacción; satisfacción que corre pareja a la formulación concreta de un deseo: La responsabilidad y el entusiasmo manifestado por el pueblo de Cataluña a las Fuerzas Armadas y a la Corona contribuía, sin duda, a despejar ese cúmulo de reticencias y desconfianzas respecto a la autonomía catalana que, de forma creciente, se han puesto de manifiesto en los últimos tiempos. En este sentido, miembros del Gobierno catalán manifestaron a esta corresponsal que una relativamente frecuente presencia del Rey en Cataluña favorecería el clima de comprensión de la realidad existente en el Principado. En todo caso, la colocación en los balcones y en las ventanas de ias viviendas familiares de la bandera de España y de la senyera -hecho que se ha producido por vez primera tras la legalización de la bandera catalana, aunque ambas ondean desde el principio en numerosos edificios públicos- -es interpretado en los medios políticos de aquí como una muestra más de esa auténtica voluntad de entendimiento y de trabajo en común. Valga reseñar, además, para quienes temen que la autonomía catalana desemboque en actitudes favorables al independentismo, que los defensores de tal proyecto no cuentan ni con el dos por ciento de los votos emitidos en cada una de las sucesivas consultas electorales. Esa nueva presencia del Rey que se desea, y que el mismo Don Juan Carlos apuntó en su discurso en el palacio de la Generalidad, reforzaría el vínculo existente entre las instituciones de Cataluña y la Corona, en el marco de la Constitución y de la solidaridad con otros pueblos de España, si se concretase además en una intervención de Su Majestad en el Parlamento catalán, según manifestó a ABC un dirigente político. En todo caso cabría anotar que la alocución real en respuesta a la bienvenida que le dirigió el presidente Pujol causó dos pequeñas decepciones en círculos muy próximos al Ejecutivo autonómico: la referencia a la identidad de las regiones sin mención alguna del término constitucional nacionalidad y la ausencia de cualquier frase dicha en lengua catalana. Lengua que sí utilizó Don Juan Carlos al término del discurso con el que contestó al alcalde de Barcelona, el socialista Narcis Serra. El Rey, en los corrillos que se formaron durante el aperitivo, seryido el sábado en el Patio de los Naranjos de la Generalidad, o en el coctel que ese mismo día tuvo lugar por la noche en el palacete de Albéniz, reiteró a representantes de partidos políticos que acudían a saludarle la necesidad de actuar con gran responsabilidad, asegurando, además, que quien no sea demócrata puede marcharse, ya que no tiene cabida en ese amplio marco plural de la Constitución. DEPURACIÓN DE AGUA. GRUPOS ELEVADORES. CARLOS DALRE, S. A. k BARQUILL 0,11 MADRID 4 TELEFS. 22104242210619- 2319974 J CARRETILLAS FENWICK ELÉCTRICAS Y DIESEL