Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 28- 5- 81 DEPORTES Dejará al Málaga A B C 57 Un gol tonto decantó la Copa de Europa hacia lado inglés El Liverpool ganó al Real Madrid a nueve minutos del final Real Madrid: Agustín, García Cortés, García Navajas, Sabido, Camacho, Ángel, Del Bosque, Stielike, Juanito, Santillana y Curmingham. A tos cuarenta y dos minutos de la segunda parte, Pineda entró por Cortés. Liverpool: Clernence, Neal, Hansen, Thompson, A. Kennedy, R. Kennedy, Lee, McDermott, Souness, Dalglish y Johnson. A ios cuarenta y dos minutos entró Jimmy Case por Dalglisb. Arbitro El húngaro Karoli Palotai. Dejó jugar, aplicando muy bien la ley de la ventaja. Mostró tarjetas amarillas a Ray Kennedy y a Stielike por entradas fuertes a Agustín y Johnson, respectivamente. Gol único A los treinta y seis minutos de la segunda parte, saque de banda, de Ray Kennedy sobre Alian Kennedy, que entra en el área; falla García Cortés, y el defensa británico, muy escorado a la izquierda, marca sobre la forzada salida de Agustín. Otros factores Lleno absoluto, con despliegue policial a la entrada del Parque de los Príncipes, a fin de cortar algunos conatos entre seguidores de ambos equipos y despojarles de cualquier objeto- -especialmente botellas- -que pudieran servir de proyectil en la hora del partido. Thompson, el capitán inglés, recogió el trofeo, tercero que gana el Liverpool en la historia de la Copa de Europa. Rayo Vallecano y Huelva han hecho ofertas a Ben Barek MALAGA (Francisco Acedo, corresponsal) Ben Barek no seguirá, definitivamente, como entrenador del CD Málaga. Las ofertas de más relieve proceden de clubs de Segunda División A. Las doé más fuertes son del Rayo Vallecano y Huelva. En cuanto a un posible sustituto en el club de La Rosaleda, los rumores apuntan a tres posibles técnicos, por este orden de prioridad: Antonio Ruiz, ex técnico de Las Palmas; Eusebio Ríos, bien conocido por Andalucía, y Benítez, ayudante de Ben Barek, ex malaguista, pero que debería obtener el título nacional de entrenador en el cursillo de este verano. sitaba Boskov allí, en el Parque de los Príncipes. Si me preguntan si la victoria del Liverpool ha sido justa, yo diría que sí en la segunda parte, no en la primera, en la que el Real Madrid, todavía fresco, con sus hombres enteros, trató de tú al campeón del año pasado de Inglaterra. Pero en la segunda mitad, evidentemente, fue el Liverpool el que paulatinamente fue imponiendo su ritmo hasta acabar por doblegar a la defensa blanca, y tuvo que ser en un fallo desgraciado de García Cortés, a la salida de un saque de banda, el que facilitara al otro Kennedy, a Alan, hermano del anterior, la oportunidad de alcanzar el triunfo, que fue saludado con un auténtico rugido por parte de la joven hinchada inglesa que se ha desplazado aquí, en París, y que ha dado muestras, una vez más, de su personalidad; y digo personalidad por no decir otra cosa, ya que los ingleses, desde por la mañana, daban la impresión de que han consumido las cosechas de cerveza que se han expendido en los bares de París. En definitiva, que el Real Madrid ha dejado escapar la gran oportunidad de reconquistar su torneo europeo, porque su prestigio ha quedado siempre a salvo, ya que se ha luchado de campana a campana con un auténtico espíritu legionario. Para mí, repito, el mejor hombre del Real Madrid ha sido, sin duda, Camacho; y ha efectuado una seria y efectiva labor el libero García Navajas. Los demás han cumplido, incluyendo a Stielike, que vio la única tarjeta blanca que el arbitro Palotai mostró a los jugadores madridistas; la otra, la primera, fue para Ray Kennedy, por una fuerte entrada a Agustín en la primera parte, seguida de una protesta cuando el arbitro sancionó su acción. Por parte británica, muy bien Ray Kennedy y muy práctico en el centro del campo McDermott. En definitiva, más solidez en el juego de los ingleses, más rapidez en el de los madridistas, pero sin demasiado peligro, a pesar de que ha habido un par de qportunida- des que ha sido una verdadera lástima que la pelota no llegara al fondo de las redes del guardameta inglés. Ya mañana, con más reposo, analizaré más profundamente este partido, que ha sido, indudablemente, un auténtico espectáculo, presenciado aquí en directo por algo más de 48.000 espectadores, según las cifras oficiales facilitadas por lá UEFA, y que han dejado en taquilla algo más de tres millones de francos franceses, es decir, un poco más de los. 51 millones de pesetas. i Termino la crónica felicitando, naturalmente, al nuevo campeón, pero diciendo de corazón al Real Madrid gracias por su entrega y excelente preparación física y el buen juego qge, a ráfagas, ha sabido ofrecernos, aunque no haya tenido la necesaria continuidad para alcanzar el triur PARÍS (José María Aimela, enviado especial) El fútbol europeo sigue hablando inglés y hace ya cinco años que esto sucede, pues las dos últimas Copas de Europa fueron ganadas por el Nottingham y las dos anteriores por este Liverpool que ha reeditado su éxito en una tarde- noche despejada aquí en París tras un día de lluvia de primavera que provocó inmensos atascos en las calles de ¡a capital de Francia. El Liverpool ha ganado porque ha sido el equipo cuya arquitectura ha tenido mucha más solidez que la del Real Madrid, iniciando sus contragolpes desde atrás con un fútbol parsimonioso, lento, robotizado frente a la latina imaginación de los blancos, que, por cierto, hoy estrenaban camisetas facilitadas por una marca comercial y que por lo visto no le han traído nada de suerte. También en el graderío la hinchada británica le ganó a la madrileña por más de un gol, puesto que además de acudir en mayor número chillaron y cantaron durante los noventa minutos del partido de forma Incansable, por lo que estoy en condiciones de decir que no sólo acabo de ver la final de la Copa de Europa, sino que la he oído en directo. La salida al campo de los dos equipos fue acogida con un griterío ensordecedor, pero sobre todo la presencia de los ingleses fue algo inenarrable. Se inició el juego con algo de dureza, especialmente en una entrada de Camacho y otra posterior de Ángel, que tuvieron visos de tarjeta, pero que el arbitro húngaro Palotay no quiso sancionar tan pronto. Cunnighan, el hábil extremo izquierda del Real Madrid, estuvo desasistido, y quizá ahí radicó el fallo del Real Madrid, que aprovechó poco las excelentes condiciones del negrito, que, sin embargo, se había escapado en varias ocasiones con mucho peligro, pero sin que sus compañeros de línea acertaran en los remates. Severíslmos mareajes de unos y otros, porque tanto el Liverpool como el Real Madrid se temían mutuamente, y de ahí que todo se basara en un juego defensivo muy apoyado, muy sólido, pero con más fuerza en el centro del campo de los ingleses, mientras que el Real Madrid no acertaba a centrarse. Fue Camacho el jugador más versátil y homologable del cuadro madrldista; el hombre que se convirtió no sólo en defensa y medio, sino en uno de los atacantes que llevó nás peligro al área del guardameta británico, Clemence, que se mostró firme y seguro en todas sus intervenciones. Hubo muchas oportunidades de gol en el primer tiempo, y para mí, según mis notas, estuvieron bastante repartidas. Sin embargo, Camacho, en una profunda jugada de Jua- nito, envió el balón por encima del guardameta Clemence, que al final pudo sujetar la pelota cuando ya se cantaba el gol. Una jugada similar se produciría en los comienzos de la segunda parte, en la que también Camacho pudo haber llevado el balón al fondo de la red inglesa, pero estaba visto que no era la noche del Real Madrid, sino la noche del Liverpool. Y así, poco a poco, durante el segundo tiempo se fue imponiendo la máquina inglesa, mientras que el Real Madrid acusaba cansancio, nerviosismo, y yo diría que hasta un poco de desilusión en vista de que sus esfuerzos tenaces no fructificaban. Error grande enviar demasiados balones altos hacia Santillana, porque el santanderino, muy marcado, sólo pudo conectar su remate en un- par de oportunidades, pero sin excesivo peligro. En resumen, que el Real Madrid se ha encontrado con la horma de su zapato y no ha sabido responder con su juego vertical y profundo ante la genialidad de ese juego de los diablos rojos de Ansfield Road, que ha sabido reconquistar para Inglaterra la Copa de Europa. En este segundo período fue cuando se decanto el juego, debido a la solidez de esa línea de medios de los británicos, en la que Ray Kennedy fue el auténtico maestro, que ha dirigido con sus acciones profundas el juego de todos los compañeros. No tuvo el Rea! Madrid oportunidades porque los marcajes fueron casi perfectos y porque Juanito, empeñado en corretear por el centro del campo, aunque realizó un par de jugadas muy profundas de las de su marca, sin embargo, no fue el hombre resolutivo que nece- TOLDOS, LONAS CARPINTERÍA ALUMINÍO FACILIDADES Teléfonos 472 39 54 y 472 33 27