Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 14- 5- 81 ESPECTÁCULOS A B C 65 ABC en el Festival de Cannes El año de la doble transición CANNES, 13 (De nuestro crítico cinematográfico, enviado especial) Iba a ser, éste de 1981, el año de la transición el último de una época, la del Vieux Palais construido hace más de veinte años y que desde hace no menos de diez resulta incapaz de contener una aceptable proporción de esas treinta y cinco o cuarenta mil personas que, cada mayo, durante quince días más o menos, inundan las aceras de La Croisette, consumen toneladas de lenguados, hectolitros de bandol -el clarete de la tierra provenzal- camiones de frites y kilómetros de celuloide. Iba a ser el año de la transición el fin de una época, porque el Festival número treinta y cinco tendría como escenario fundamental el Nouyeaux Palais, ocupando los terrenos del antiguo Casino Municipal, frente al hotel Majestic. Y al trasladarse de sede, el Festival no sólo ampliaría el famoso carré d or el formado por las paralelas La Croisette y la rué D Antibes, entre el veterano hotel Martínez y el Grand Hotel, alargándolo hasta más allá del Majestic, sino que, además, cabía esperar novedades en la estructura interna del certamen, hasta ahora impedido para formular nuevas proposiciones de mercado y de exhibición por puras razones de espacio. Iba a ser, repito, el año de la transición Lo que muy pocos podían imaginar es que iba a serlo tanto. La victoria del socialista Francois Mitterrand, nuevo presidente de la V República, sí que ha venido a marcar el final de una época y el comienzo de la siguiente. No sólo cambiará el ministro de Cultura y no cambiarán tampoco, únicamente, los responsables de la cinematografía francesa, cargos de Unifrance incluidos. Tras veintitrés años de cambios en un sola dirección, la del gaullismo- pompidolismo- giscardismo, Cannes pasa a otra esfera que, acaso, esté situada en dirección contraria a la seguida hasta el momento. Y es fácil calcular que serán más las caras preocupadas que las sonrientes. Aunque no sea mas que por el aquel de la costumbre y aunque, oficialmente al menos- -salvo Alain Delon y las excepciones de rigor- casi todo el cine francés sea de izquierdas. Para algunos- -seguramente equivocados- -el triunfo de Mitterrand va a traducirse, para el cine, en una revancha de aquellos derrotados del mayo francés el de aquel 1968 que pasará a la historia como afirmación de frustraciones y que originó la creación de la Quincena de los Realizadores como compensación de la burguesía en el Poder Para otros, que llevan años denunciando el poder americano en Cannes, a partir del próximo Festival las cosas serán distintas. Y falta aún por ver la reacción de los magnates de las dos costas, la del Oeste y la del Este de los Estados Unidos, últimamente tan hartos de la explotación cannoise que para esta edición se ha creado, incluso, la figura del comisario de bares, restaurantes y hoteles con la misión de que los precios no se hinchen, al calor de la muchedumbre, como tantas veces- -siempre- -sucedió por esta época. Pero todo esto, aunque reflejo de una cara- -la política con sus ramificaciones futuribles- -del certamen, no es el certamen. Estamos aún en la edición número treinta y cuatro. Veinte películas esperan conquistar público, crítica y jurados, amén de la Palma de Oro mientras cuatrocientas más aspiran a ser compradas. Dos docenas de rostros famosos- -Nicholson, la Cardinale, Jessica Lange, Burt Lancaster, Martín Sheen, Trevor Howard, Bertolucci, la Cavani, Scola y la Anouk Aimée de Alfonso Sánchez, entre otros- -se sucederán a lo largo de las próximas dos semanas, cerca de los Cimino, Blier, Berlanga, Tanner, Ivory, Loach, Boorman y Lelouch, premiados aquí y fuera de aquí, y de los recién venidos que aspiran a sucederlos en fama y honores. CANNES COMO LOURDES De momento, el cine americano sigue considerando a Cannes como una efectiva sucursal de Lourdes. Película grande, con problemas, película que se envía a Cannes. Aquí se arregló- palma de oro ex aequo- Apocalypse now de Ford Coppola, que no tenía distribución, que había sido rechazada por algún circuito grande y que no tenía siquiera un final decidido. Después de Cannes, la película funcionó. Coppola no tuvo que vender su finca, ni su reactor de nueve plazas. Cannes obró el milagro. Luego- -el pasado año, sin ir más lejos- Kagemusha del japonés Kurosawa, financiada en parte por dinero americano- -el del clan Lucas- Coppola, para más señas- -alcanzaba la palma y el desahogo económico para sus inversores. Este año le toca a Heaven s Gate de Michael Cimino, calificada por la Prensa americana especializada como la mayor catástrofe de la historia cinematográfica, con un coste de producción superior a los treinta y cuatro millones de dólares y dos finales, a cual más silbada en su país de origen, en esas sesiones previas en las que se intenta averiguar hacia dónde sopla el viento de la aceptación mayoritaria. Heaven s Gate viene este año con ansias- -necesidad- -de triunfo. A refugiarse entre los críticos europeos que son- -somos- quién lo duda, mucho más inteligentes y dotados de mejor paladar que sus colegas de ultramar. En busca de otro milagro... Poco milagrosa, por realista y dura- -seca al italiano modo -es Tres hermanos la película de Francesco Rosi que ha servido para abrir oficialmente el certamen. Todavía no estaban todos esos miles de festivaleros en su sitio. La película, nostalgia dura en los recuerdos de esos tres hermanos que simbolizan otras tantas formas de entender Italia y que se reúnen en el hogar familiar ante la noticia de la muerte de la marrana ha constituido un descorrer adusto de las cortinas del escenario. Pero ya tendremos tiempo de hablar exclusivamente de películas. De momento, el Festival de la transición ha comenzado y las gentes del cine, oficiales y privados, continúan mirándose el rostro, atentos al rictus o a la sonrisa ejena. Mitterrand, Mitterrand... -Pedro CRESPO El mundo del espectáculo Je Mañana, viernes, se presenta en la Sala 2 del Centro Cultural de la Villa de Madrid el espectáculo interpretado y dirigido por Eusebio Lázaro, Dos instantes de vida en Chejov consistente en dos textos de este autor: El daño que hace el tabaco y El canto del cisne la primera de ellas contiene elementos de humor casi absurdos que tanto gustaban a Chejov, pero debajo de ese humor subyace algo que nos hace quedar a medias entre la risa y la amargura. La segunda es una reflexión dramática de un actor en el ocaso de su vida, de una vida consumida día a día en el inmenso hueco del escenario, sin que al final le quede nada tangible. El Comité de selección del Festival Internacional de Cine de San Sebastián viajará la próxima semana a Cannes para establecer los primeros contactos previos a la contratación de cintas cinematográficas para la edición de este año. En relación con el presupuesto estimativo para la próxima edición del Festival, unos sesenta millones de pesetas, un 70 por 100 está asegurado con las aportaciones del Ayuntamiento, el Gobierno vasco, Gobierno entral, Casino y otras entidades, así como por la recaudaciones en taquilla previstas y las cantidades por concepto de publicidad. Liz Taylor, como mejor actriz teatral, y Lauren Bacall, como protagonista de comedia musical, han sido nominadas para los premios Tony, que se conceden en Nueva York, teniendo casi asegurado el galardón. Liz Taylor tiene que competir con Eva Le Gallienne, Glenda Jackson y Jane Lapotaire, mientras la Bacall no tiene competidora válida. El Tony, para mejor actor en obra dramática, se lo disputarán Tony Curry, por Amadeus lan McKellen, por la misma obra, Jack Weston y Roy Dotree. Como se sabe, la presencia de Liz Taylor en los escenarios de Broadway fue recibida por la crítica con dispares opiniones, aunque el público sigue afluyendo a ver en vivo la actuación de la gran actriz cinematográfica. El fracaso de la película La puerta del cielo dirigida por Michael Cimino, ha ocasionado el despido del ejecutivo que aprobó el gasto de cuarenta y tres millones de dólares para la realización de esta película. Inicialmente, La puerta del cielo un western en el que se pretende mostrar la lucha de clases entre unos campesinos y los ricos propietarios de tierras, duraba más de tres horas, pero tras su fracaso inicial en Nueva York y Toronto, se redujo en una hora. Miguel Picazo y Rafael Romero Marchent serán los dos realizadores que tendrá Sonatas que Eduardo Manzanos produce para Televisión Española, según la obra de Valle- lnclán. Cada uno de los realizadores dirigirá dos de las cuatro sonatas de que constará la serie. k Proyecto importante: la realización de un gran filme biográfico sobre Pizano, que producirá- -o coproducirá con una firma peruana- -Sainz de Vicuña. Se quiere que el personaje del héroe lo asuma el norteamericano Kirk Douglas. k Aic ir Lfl CESTERÍA MUEBLES DE CAÑA, JUNCO Y MIMBRE TODO PARA LA TERRAZA Y JARDÍN GRAN SURTIDO EN CESTERÍA ABTAO, 42 (entre Cavamlles y Mediterráneo) ALQUILER DE OFICINAS Con teléfono. Edificio lujo- Hermosilla, 77 Teléfonos 447 66 63 y 447 66 53