Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Carmen Maura: Ni fina, ni presentadora maravillosa y ni pretendo serlo Sé que no soy ni guapa, ni fina, ni una presentadora maravillosa, además no pretendo serlo. Soy como soy, me han contratado para hacer un programa de este tipo y lo hago; lo único que busco es estar en paz y feliz afirma Carmen Maura, presentadora del espacio Esta noche Cientos de críticas ha recibido más a favor que en contra. Nunca pensé que recibiría tantas malas, pero, la verdad, es que tampoco me importa mucho. No estoy dispuesta a volverme neurótica. Por ejemplo, una señora se queja de que no uso palabras correctas, pues qué le voy a hacer si es mi manera de expresarme. Otros critican que pone cara de tonta y de panoli, si esa es mi cara, ¿qué otra quieren que ponga? Tan sólo tengo en cuenta las críticas del director del programa; me parecen que son las únicas autorizadas; él me ve fallos y yo también los veo, pero no los voy a decir, bastante son ya los que me sacan. Además, no me siento responsable de esta situación, y al paso que vamos, cada vez menos; es imposible gustar a todo el mundo Aceptó el programa, según dice, porque le parecía una idea muy buena; en segundo lugar, Tola- -director del programa- -buscaba una actriz, y haciendo honor a la verdad, tampoco tuve que rechazar otros proyectos. Pero, ¡ojo! no lo cogí como último recurso Por otro lado, no considera que el ser ahora presentadora vaya a perjudicar su carrera artística; sé que soy una buena actriz, y esto es lo i m p o r t a n t e Me gusta interpretar, y en estos momentos hago una cosa distinta. Nada más Carmen Maura, que gana 50.000 pesetas por pro- La actriz Carmen grama, dice sen- Maura, ahora presentatirse contenta con dora de Esta noche la evolución del mismo y se justifica diciendo que, con tan sólo dos programas emitidos, le queda aún mucho por aprender y a los espectadores por ver. El programa le resulta difícil, no sólo por las complicaciones que presenta, sino por los nervios que padece las dos o tres horas antes de comenzarlo. Pero después, en plena salsa, se me pasan, al igual que las malas críticas. Por lo demás, estoy muy contenta de hacerlo, aunque haya a quienes no les guste, ¿qué le voy a hacer? Ya sé, hacerlo mejor, pero resulta que hay otros que dicen lo contrario; además quiero dejar muy claro que mis ambiciones no tienen nada que ver con el estrellato Noviazgo, divorcio Entre las siete de la tarde y las ocho el arte mágico de la televisión- -auténtico arte de birlibirloque para quien se encuentra ante la caja de la pequeña pantalla- -nos hizo pasar del noviazgo al divorcio sin tener que detenernos en el matrimonio. En los palpitos del noviazgo nos introdujo Santiago Vázquez en su programa Un mundo para ellos al divorcio fuimos derechos de la mano de Ladislao Arriba Azcona- -Lalo Azcona, para entendernos- -en su estreno como piloto del nuevo espacio En este país de tanta impronta escéptica larresca. Temas graves, temas con una cierta insolencia en la que se confunden la enemistad entre lo que nos exalta y hace vibrar y lo que nos ensombrece y nos apaga. Bueno, esto es un decir. Quiero sugerir que ambos temas- -noviazgo y divorcio- -ofrecen, bajo la luz románticamente convenida, unos rasgos de amanecer y anochecer. Esta no es más que una imagen troquelada por el uso, porque a veces resulta, como se vio en los programas que comentamos, que el noviazgo- -cuya embriaguez damos por descontada- -y el divorcio- -cuyo desengaño parece evidente- -cambian sus signos, inexplicablemente, por los contrarios. Así pudimos asistir, en el programa En este país a la sorpresa de una pareja divorciada que se sentía- -eso sí, no sin amargura- -liberada y al no menos impresionante estado de quien no había conocido- -como es el caso de Cristina Alberdi, participante en el coloquio Un mundo para ellos -el noviazgo y no manifestaba mutilación alguna. Estos dos programas, ofrecidos por TVE el martes último, fueron, sin duda, lo más importante de las materias escogidas del día. Pero lo eran tanto, y su compromiso era tan fuerte, que, como cabía esperar, resultaron extremosos. O, lo que es lo mismo, resultaron maniqueos. Por un lado estaban los que sostenían la sonrosada imagen del noviazgo y el matrimonio indisoluble, como instituciones perennes y deseables; por otro estaban los que consideraban lo uno y lo otro poco menos que periclitados dentro de la crisis general de la sociedad actual. Por lo que respecta al noviazgo, fue defendido, en su aspecto tradicional, por las personas que lo habían superado, ya hace muchos años, felizmente; por lo que se refiere al divorcio, fue rechazado por quienes el matrimonio les había ido muy bien. Pero, ¿es que cabía esperar otra cosa? Esto demuestra que, como decía antes, programas sobre cuestiones tan íntimas, tan individuales y tan sentidas- -noviazgo, divorcio- -sólo pueden producir posiciones radicales a la hora de ser tratadas públicamente. El interés de ambos programas se centró en las argumentaciones alegadas por unos y por otros contrincantes, sobre todo en la cuestión del divorcio, tan firmemente defendido por el ministro Fernández Ordóñez y combatido por el padre Gil de las Heras, miembro del Tribunal de la Rota. No hubo diólogo; todo se resolvió en tomas de posición. El viernes, en La clave otra vez el divorcio. Y ya será una reincidencia sobre el tema- -Pablo CORBALAN. Música, maestro otra forma de ver la música Carlos Tena, con un bagaje musical a sus espaldas y muchas horas de radio presentando música de lo más variado, es el responsable directo de Música, maestro nuevo programa que se emite por la Primera Cadena a las ocho de la tarde. Tena ya tuvo un antecedente, en esto de la música culta, con un programa de radio Clásicos populares en el que presentaba obras serias con un cierto desparpajo. Música, maestro no es, como ha podido creerse- -dice Tena- un programa dedicado a música esencialmente clásica; estará dedicado a la música culta en general, donde lo mismo tienen cabida Beethoven o Mozart que Brel o Brassens, ya que toda esta música tiene cultura y no tiene nada que ver con el programa de radio que hice anteriormente. En este primer programa, Música, maestro ofrecerá una jornada de trabajo dentro del Conservatorio de Música de Madrid. Creo, a este respecto- -añade su responsable que nadie puede funcionar musicalmente si no pasa por un Conservatorio, y aquí también incluyo el rock Comenzamos con un sketch que da píe al resto del programa. Tenemos un horario muy difícil para el contenido y fas personas que puedan interesarse más: los jóvenes. Por ello hay que tratar la música desde otro punto de vista, para que no aburra al telespectador de las ocho de la tarde, y que, además, debe tener una presentación acorde con las edades. Por otra parte, el espacio está filmado en cine y creo que, por primera vez, todas las canciones que se ofrezcan irán traducidas al castellano en cinta simultánea y, por supuesto, con música en directo. Raskens producción sueca para la sobremesa Ayer dio comienzo, en la programación de sobremesa, la emisión de una serie de producción sueca con el título de Raskens que consta de ocho capítulos de una hora de duración cada uno, basada en la novela del mismo título del escritor Vilhelm Moberg. La historia original de Moberg se sitúa en la Suecia rural de las últimas décadas del siglo XIX. La serie muestra la vida de un hombre y una mujer- -Gustav e Ida- -a lo largo de veinticinco años, desde su primer encuentro y enamoramiento, aportando las alegrías y tristezas de su presente. Aquellos fueron años de gran pobreza en Suecia y una mala cosecha podían llevar a Gustav Rask y su familia a la miseria. Pero, con sufrimiento y paciencia, Gustav y su mujer lograron una pequeña posesión a través de los años. El primer episodio de la serte comienza cuando Gustav y Johan trabajan como peones en una hacienda. El trabajo es duro y los muchachos esperan con ansia la noche del sábado para beber y divertirse. Gustav va al baile del guerrero y allí traba relaciones con Ana, novia de otro joven. Tras pelearse ambos muchachos, Gustav queda vencedor y pasa la noche con Ana. Al día siguiente llega tarde al trabajo. Tenía que llevar el coche fúnebre y se ha quedado dormido. Su amo le insulta y le pega. Gustav no puede aguantar más y le golpea. Cree haberle matado y huye. El sentimiento de culpabilidad, el recuerdo del pecado y el de su difunta madre se mezclan en el joven... Más tarde conoce a Ida. La tele- novela dirigida por Per Sjóstrand, tiene como principales intérpretes a una serie de actores perfectamente desconocidos fuera de Escandinavia: Sven Wollter, Gurie Nordwall, Martin Berggren, Viveca Seldhal y Carl- lvan Nisson. Acaso alguno se nos quede en la memoria después de los ocho capítulos.