Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 30- 4- 81 ESPECTÁCULOS A B C 55 tico estima que José Luis Alonso ha tenido muy en cuenta esta lección. El ámbito escénico es de una refinada simplicidad, blanco y proyecciones coloreadas, apenas utillaje, que envuelve los versos calderonianos, riquísimos en juegos conceptuosos y artificios de lo que en tiempos anteriores se llamaba Amour courtois y en su conjunto, apoyado por la delicadeza de los figurines, por su límpido sentido de la composición del color, sugiere desde el primer instante la idea de que se hubiera buscado expresamente crear una estética a la manera de Antoine Watteau, el gran pintor francés, inmediatamente posterior a Calderón, pues si nuestro autor murió en 1881, el pintor nació en 1684 y su estética se prefiguraba ya en ese país ducal de los juegos amorosos que describe Calderón. Nos hallamos, por tanto, ante un montaje refinado, pero no preciosista. Al crítico todo le parece tener una resonancia watesca, es decir, una traslación a época levemente posterior ya con no pocas connotaciones de la estética del siglo XVIII, mediante la cual se profundiza en el sentimiento prerromántica, calderoniano, pues si Watteau muere en 1721, ya siglo XVIII, tos hermanos Schlegel, descubridores del valor del teatro de Calderón y, sobre todo, Friederich, poeta además de crítico y uno de los fundadores del romanticismo alemán, son del último cuarto de esa misma centuria dieciochesca. Creo que, sin esas connotaciones, la deliciosa calidad del montaje realizado por Alonso no pueden ser percibidas en su justa dimensión. Sabiamente se ha impuesto un ritmo a la José María Guillen, Pedro del Río, José María Pou, María José Goyanes y Pedro María acción, rica en gags como dicen los del Sánchez cine, chiste que diríamos en castellano si esta palabra no estuviera degradada, bien repartiTitulo: El galán fantasma Autor: Don Pedro no el habitual doblete de la pareja de señores Calderón de la Barca. Dirección: José Luis Alonso. das las tiradas de versos, discretamente y al de sus criados, sino dos parejas principaEscenografía: Javier Navarro. Figurines: Elisa Rulz. hechas algunas interpolaciones, que condules, Julia y Astolfo; Laura, hermana de éste y Montaje musical: Inmaculada Barral. Intérpretes: cen al espectador a través de la intriga con Carlos, amigo de aquél, y un triángulo cóMarfa José Goyanes, Ana Marta Ventura, Pedro una especie de frenesí anhelante entrecorMaría Sánchez, Fernando García Valverde, José mico- amoroso formado por el gracioso Candil María Guillen, Francisco Hernández, María Garra tado por las risas. Aclaremos que se trata de y las dos camaristas o criadas, Porcia, de Ion, Jo 6 é Marfa Pou, Pedro del Rio, Francisco las risas inteligentes producidas por la situaJulia, y Lucrecia, de Laura. La mecánica se Olmo, Carmen Gran y figurantes. Teatro Español ción, por el hallazgo del movimiento adecompleta con el obstáculo al amor de Astolfo cuado, por el subrayado cómplice del ripio. y Julia, el tiránico duque y el prudente padre Al fin el Teatro Español, tan atribulado de Todo ello hace un espectáculo sugestivo, dede Astolfo y Laura. Calderón borda su tema atroces desventuras desde su restauración y licado, delicioso, leve y a veces pigmentado con una precisión en el movimiento de los el insigne madrileño que fue don Pedro Calde mínimo preciosismo, o sea, muy dieciopersonajes y una maestría en la alternancia derón de la Barca, tan paupérrimamente trachesco. Calderón, que muere a las puertas de situaciones amoroso- dramáticas y otras tado hasta ahora en el Tercer centenario de del XVIII, se hubiera sentido feliz de verse así cómicas, que no ha sido mejorada por autor su muerte, encuentran el trato que les era deadivinado. alguno de comedia en los tres siglos transcubido. Ha bastado la presencia tras los bastidores de un verdadero gran director de tea- rridos. Los intérpretes están mucho mejor en el tro. Ha bastado que tomara la batuta el movimiento que en el verso. Se ven como En aquel 1635 estrenó también Calderón, director titular del Español, José Luis Alonso, vivas marionestas movidas por los hilos sutien el estanque del Retiro, El mayor encanto y que añadiera a su probado talento la aguamor título octosílabo, como muchos de los les de una dirección minuciosa, delicada y deza de elegir del autor de El alcalde de Zacreadora. Gracias a esa virtualidad del movisuyos, al que puso coruscante escenografía lamea no un drama del honor, no un auto miento, el verso fluye inteligible, no sin tropeel ingeniero florentino Cosme Loti, que estaba sacramental, sino simplemente una de sus zar a veces con el inesquivable soniquete, de moda en la Corte. A Calderón, genio de muchas comedias ligeras que era prácticapero a un nivel no habitual en la interpretamáquinas y tramoyas, no le gustaban tos exmente desconocida: El galán fantasma es- cesos de Loti, al que advirtió, poco más o ción de nuestros grandes clásicos. María trenada en 1635- -gran crudo calderoniano- -menos, que el mayor sortilegio no está en el José Goyanes, que debería realizar una cuien el Teatro de Palacio. dadosa investigación sobre sus personales engaña- ojo de tos decorados, las luces y registros de voz y de tono, hace una sobresaDice José Luis Alonso que desde aquel es- las apariencias pintadas, sino en el amor y en la palabra que lo expresa y lo fija. El crí- liente Julia, fundida a veces con su persotreno no había vuelto a ser representada en naje, superficial, otras. Es muy grata la juvenMadrid, y en nota añade que bajo el título de tud y la apostura romántica en Pedro María Le Fantome Amoureux fue traducida al Sánchez, levemente cómica en José María francés por Quinault. Que yo conozca, esa Guillen, de los dos galanes, y está exactatraducción fue impresa en París por Claude mente en su punto de comicidad burlesca, Barbin, en 1657, y! e siguieron ediciones de bien entendida, José María Pou, que hace un R. Smith, en Amsterdam, el mismo año e imDuque tragicómico delicioso. Valverde en presiones posteriores en París, 1658 y 1662, Especialista en venta de ocio inmoCandil, y Del Río en Lionelo, están perfectos, y otra vez en Amsterdam, en 1697, pruebas biliario. sujetos, fieles a sus tipos cómicos. María Gaclarísimas del gusto que encontró la comedia Buenos conocimientos en relaciones rralón, plenamente adecuada a su cometido calderoniana en el siglo XVII cuando, entre públicas. de damita entre picara y sentimental, personosotros, ya caía en el olvido hasta el punto Experiencia en trato organizaciones naje que Calderón cuidaba mucho y que de que en trabajos recientes Valbuena Prat, empresariales y administración púvenía a ser en su tiempo el ejemplo de lo que por ejemplo, ni la cita en las muchas páginas blica. ahora llamamos choque generacional con tos que a Calderón dedica en su obra El teatro padres del honor calderoniano. El resto del Sólo atenderemos interesados que español en su siglo de oro (1969) ni otros reparto, incluidos figurines, perfecto. Pocas quieran ganar más de 3.000.000 peautores, que no hay por qué nombrarlos, paveces se alcanza una tan exacta integración setas anuales por su preparación y recen conocerla. La elección, pues, de El de los elementos verbales y plásticos en una categoría profesional. galán fantasma denota el cuidadoso estudio representación teatral. Este Galán fandel autor, la seguridad en el gusto electivo de I n f o r m a Señorita Manoli- Teléfs. tasma nos resucita a Calderón, lejos- del soJosé Luis Alonso. 226 3130,226 4133 y 226 3139 lemne y enarcado de cejas al que estábamos El galán fantasma es comedia amorosa habituados. -Lorenzo LÓPEZ SANCHO. de dos parejas, muy al uso en la época, pero Crítica de teatro La gran versión calderoniana El pían fantasma en el Español DIRECTOR