Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 ABC CULTURA Y SOCIEDAD VIERNES 6- 2- 81 Un narrador- bisagra entre los realistas y los novísimos En la Fundación March Pedro Crespo: Todo el oro del mundo es un libro realista y fantástico MADRID (Eduardo Alcalá) Uno no sabe si los narradores españoles pueden competir con los cuentistas americanos- -con los Onetti, los Borges, los Cortázar- según admite algún periódico en un arriesgado desafío. Pero de lo que estoy seguro es de que el cuento español, que para eso tiene tradición y nuevas olas, está en un gran momento. Es verdad que las editoriales ratean en publicar y que pasa por ser un lugar común el de que los cuentos no se venden. Pero los cuentistas existen. Y el género se renueva y pasa de la tradición del siglo XIX a la promoción del Cuento semanal y de ésta a la generación realista del cincuenta, y del socialrealismo a la explosión de hoy, un tanto mezclada en técnicas, aunque rica y pluriforme en temas e imaginaciones. Pedro Crespo tiene tres vocaciones que quiere cumplir con la nota máxima. Lo há conseguido ya en el periodismo- -premios Temas, Luca de Tena etc. tiene méritos sobrados en la novela- Carne de silecio fue rigurosa finalista en el I premio México, tras Si te dicen que caí de Marsé- -y con El paso del Guadiana obtuvo el premio ExPedro Crespo tremadura de novela, dotado con un millón de pesetas. No obstante las cartas que tiene en la mano el joven escritor siente una gran debilidad por la narración corta, donde, asimismo, ha obtenido éxitos francos de jefe de fila. Con La pausa obtuvo el premio Leopoldo Alas, en 1965, y con Primavera de niño solo el premie café Gijón de 1971, y con Ruge, viejo león ganó el último premio Sésamo de cuentos, en 1972. No obstante la sorpresa ha llegado ahora, cuando entre editoriales, novelas, artículos y críticas, nos hace llegar con el prestigioso sello de la colección Novelas y Cuentos de la editorial Magisterio Español un libro de narraciones, pleno de sensibilidad, rico de temática y abierto como un abanico a los vientos que se respiran hoy en nuestro tiempo: Todo el oro del mundo -No escribo e! cuento como un descanso de la novela. Son dos tipos distintos. Hay un momento para el cuento que exige una repentina lucidez, un fogonazo. Y otro para la novela que requiere una tensión continuada. El poema requeriría una más larga preparación. ME INTERESA EL UNIVERSO DEL HOMBRE En cierta ocasión se ha escrito que tú venías de la amorosa lentitud del cuento al género mayor de la novela. Yo creo más bien que eres la bisagra entre dos promociones: los realistas del cincuenta y los novísimos. Tú Ruge, viejo león participa ya de un realismo fantástico... -Puedo decirte que Todo el oro del mundo contiene las dos cosas. Es un libro realista y también un libro extrapolar, fantástico. Me interesa el universo del hombre, inexplorado en buena parte, como lo está el cerebro humano. Piensa que somos incapaces de utilizar todos nuestros sentidos, de extraer todas las experiencias de tipo afectivo o sensorial que el mundo nos ofrece. Ese es un campo virgen, no ya para la experimentación literaria, sino para el ser humano. -La trayectoria de los cuentos de Todo el oro del mundo ya participa de este clima... -De algún modo, sí. La secuencia de quince cuentos son de amor, amor profano y amor casi divino. En unas ocasiones contienan anécdotas y en otras se subrayan más las realidades existenciales. En todo caso se le hace viajar al lector, desde el año 33 de nuestra Era al siglo XXI. El temario incluye una vertiente de la última cena de Jerusalén, pasando por una variante de la realidad en la que los seres humanos se esfuerzan por amar, sin ser correspondidos. Cíelo del profesor Jover sobre la cultura de la Restauración MADRID. Los próximos días 10, 12, 17 y 19, el catedrático de Historia Universal Contemporánea de la Universidad Complutense, José María Jover, impartirá en la sede de la Fundación Juan March un ciclo de conferencias sobre el tema La cultura de la Restauración A lo largo de cuatro lecciones, el profesor Jover tratará los siguientes aspectos: Los años de la pacificación Los fundamentos de la Edad de Plata La inflexión irracionalista de los años noventa y Fin de siglo como un concepto historiológico José María Jover Zamora nació en Cartagena en 1920. Desde 1974 es catedrático de Historia Universal Contemporánea en la Universidad Complutense, donde da clases de Historia de Europa en el siglo XX Anteriormente fue catedrático en la Universidad de Valencia. El profesor Jover es también profesor de Historia de las Relaciones Internacionales en la Escuela Diplomática de Madrid, académico electo de la Real Academia de la Historia, desde 1978, y dirigeja Historia de España, fundada por don Ramón Menéndez Pidal. -No obstante, la influencia del cine es muy palpable en tu narrativa. -No creo en absoluto en un predominio de la imagen. Habrá, eso sí, unas fórmulas de utilización palabra- imagen, en niveles de colaboración. Lo que no dejará de resultar apasionante. Narrar el siglo XX o XXI ése será el objetivo de la nueva generación. -Por el libro pasan hombres y mujeres. De algún modo, lo que pasa es la Humanidad de hoy con sus frustraciones, sus desequilibrios, sus misterios. ¿Qué cuento puede cifrar tu momento más feliz del libro? -Me gusta especialmente un cuento donde el hombre, descontento de la realidad que vive, al descubrir las causas de sus desdichas, se escapa cabalgando en la noche. Esa idea de poder utilizar lá máquina de un tiempo personal, para reconstruir el propio pasado y desembocar en un presente placentero me subyuga. Finalistas de! premio Anagrama de Ensayo Editorial Anagrama se complace en comunicarles que el iX Premio Anagrama de Ensayo sera otorgado en la segunda quincena de febreo de 1981, por un Jurado compuesto por Salvador Clotas, Hans Magnus Enzensberger, Luis Goytisolo, Xavier Rubert de Ventos, Mario Vargas Llosa y el editor Jorge Herralde, con renuncia a voto. Se han recibido 38 originales. Las obras seleccionadas para las últimas deliberaciones son las siguientes: El hombre y su pantalla de Francisco Carrasquer (Holanda) Musil, Borgesj Klossowski de Juan García Ponce (México) Materiales para un debate en torno a la crítica de los textos literarios de Juan Manuel García Ramos (Tenerife) Poética y arquitectura de Josep Muntanyola (Barcelona) La ideología nacional catalana de Benjamín Oltra, Francesc Mercadé y Francesc Hernández (Barcelona) UN TESTIGO DE MI TIEMPO Tus lectores conocen tu proceso creativo, regulado siempre por ese plus de libertad humana, por el silencio interior de los personajes, por la mitificación impuesta por los Mass media ¿Qué papel te gustaría jugar dentro de la narrativa española? -A mí me gustaría pasar como un testigo de mi tiempo, de las alegrías y frustraciones de nuestra época. No me interesa la posteridad, dicho con prosopopeya. Porque no estoy LAS VANGUARDIAS HAN PASADO YA seguro de que nos entiendan a ninguno de- -En cualquier caso cuentos de Todo el los escritores actuales. Mi afán es comunioro del mundo traducen un pasmo casi apo- carme con mi tiempo. Mi testimonio, por otra parte, quiere ser existencial, no judicial. Las calíptico. -Yo creo que las vanguardias han finali- personas se refugian en el pasado al escribir. zado prácticamente al comienzo de la década Pedro Crespo es un escritor- -por ser de de los 70. Entonces estamos en un período nuestro tiempo- -inagotable. Es un angry de interinidad. Yo estoy convencido de que yourig men que mira hacia atrás sin ira y de esta década surgirá una serie sucesiva de hacia adelante con fantasía e imaginacián. creadores. Hace un siglo escaso el señor Es, sin duda, la mejor manera de encontrarse Freud descubrió un contiente nuevo- -el sub- en la conjunción perfecta para ser un escritor consciente- -y en estos momentos las de público. nuevas corrientes de ordenación social se tie- -Yo quiero, quede claro, alcanzar cotas nen que reflejar en el futuro. Hoy las cosas auténticas de claridad. Quiero lectores. Devan mucho más deprisa que en tiempos de jando atrás la línea absurda y los que hacen Virgilio o en la ola agrícola o en la era indus- experimentos ininteligibles, me gusta descutrial. Por ejemplo, de la novela naturalista se brir las parcelas de realidad y de personaliha pasado a Beckett, a Picasso y al absdad en los hombres y en los acontecimientos. tracto. Es un propósito irreversible.