Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Declaraciones de Ignacio Aguirre, secretario de Estado de Turismo El turismo, pilar permanente de la economía española Sube el número de turistas y sube el volumen de divisas ingresadas Por Blanca BERASATEGUI GNA CIO Aguirre es el hombre responsable del turismo español desde hace cinco años. Fue subsecretario con plena competencia en la materia en el Ministerio de Información con Martín Gomero y Reguera Guajardo, y ahora es secretario de Estado de Turismo, desde que este asunto tuvo el nuevo rango administrativo, dependiendo primero del Ministerio de Comercio y después del Ministerio de Transportes. Aunque como todo sector el turismo anda en crisis, las cifras que sin triunfalismo proporciona Ignacio Aguirre, no son como para precipitar la conclusión de que se acabó para siempre nuestro más importante filón de divisas. En cualquier caso, la perspectiva de que dispone Ignacio Aguirre, diplomático y cualificadísimo aficionado a la fiesta de los toros, es tan buena, sin duda mejor aún, que la propia de una localidad de barrera, al sol unas veces y otras en la sombra. El toro del turismo, de cualquier forma, necesita de habilidades con el capote y todavía más con la muleta. Las cogidas, aún siendo improbables, no son totalmente imposibles. ¿Qué pasa con el turismo? ¿Nos vamos a despedir definitiva y paulatinamente de él, como salvavidas de nuestra economía? -El turismo en España no es un salvavidas, es mucho más que esto, es un pilar permanente de nuestra economía. Representa, echando mano a las cifras, el 9 por 100 del producto interior bruto, el 10 por 100 de la mano de obra de todo el territorio, y son más de un millón doscientas mil las personas que trabajan y viven del turismo en nuestro país. No creo que nos estamos despidiendo de todo esto. Yo creo que el turismo es un fenómeno social vivo que ha experimentado en estos cinco últimos años, en que yo lo he vivido de cerca, un significativo crecimiento. Un crecimiento que se ha producido también con altibajos, pero crecimiento al fin. En estos años hemos pasado de treinta a treinta y ocho millones de visitantes extranjeros, es decir, cerca de un 30 por 100 de aumento; de tres mil a siete mil millones de pesetas en divisas. Y hay una cosa quizá más importante y es que hemos pasado del 7 al 8 por 100 en la participación en el turismo mundial, que ha experimentado en estos años enorme crecimiento. Así que yo creo, sin triunfalismos, que estas cifras impiden hablar de crisis en el sector. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estamos instalados en la crisis. Más del 90 por 100 de nuestro turismo procede de países europeos y hay tres factores importantísimos que están condicionando la economía de estos países. En primer lugar, el alza de los productos energéticos (en año y medio el combustible de los aviones ha subido de 8,5 a 28 pesetas el litro, con el consiguiente aumento de las tarifas aéreas) el paro y la inflación. Dos de los problemas más acuciantes en Europa y que, naturalmente, también afectan al turismo español. Afirma Ignacio Aguirre que fue 1978 el año cumbre del turismo español, en el que entraron a nuestro país cerca de cuarenta millones de extranjeros, y que en estos dos últimos años hemos bajado la cifra en dos millones. De todos modos- añade- España ha sido el país de toda la cuenca mediterránea que menos ha descendido en 1980 la entrada de turistas. ¿Cuáles son las cifras previstas para este 1981? -Hay claramente un mercado en alza, que es el inglés, cuyo índice de ventas es un 30 por 100 superior al del año pasado, hay previsto también un mantenimiento de turistas alemanes, y seguiremos descendiendo, probablemente, en cuanto a los países escandinavos. Respecto al turismo francés, que numéricamente es el más importante, las prediciones son imposibles, ya que su comportamiento es muy diferente. Es turismo en particular que viaja, en la mayoría de los casos, en su propio coche y que, por tanto, decide sus vacaciones a última hora. Así que el que vengan más o menos reside en varios factores: la situación política interior de Francia, la de España, los precios... ¿Hay ventajas concretas que se puedan derivar para el turismo español inferidas de la celebración en Madrid de la FITUR? -En primer lugar, yo creo que era necesario que España, que es el país de mayor oferta turística de los países mediterráneos, tuviera una feria internacional para ofrecer su producto. Se celebran en Europa varias ferias desde hace años, las de París. Milán, Bruselas y la de Berlín sobre todas, a las que los españoles acudían a ofertar y vender sus productos. Así que se hizo necesaria la existencia de una feria aquí, de un balcón abierto de nuestros productos turísticos al que. además, van a tener posibilidad de acudir muchas pequeñas empresas no que podían salir al exterior. La FITUR es pues una bolsa de contratación y, a la vez, un escaparate importante para que los españoles, en este caso más los madrileños, puedan conocer la pruralidad de ofertas turísticas, de nuestro país y de fuera. Porque participan en la Feria unas trescientas empresas hoteleras de treinta y 15