Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 22- 1- 81 ESPECTÁCULOS ABC 47 ciero, Horacio Gutiérrez, el Dúo Rentería- Matute, Sufie Mütter... Se anuncian las presencias de dos orquestas invitadas, que pueden constituir acontecimiento: la Filarmónica de Munich, dirigida por el eminente Sergio Celibidache, y la Sinfónica Yomiuri, de Tokio, en ía gira que con su director principal invitado, nuestro Rafael Frühbeck de Burgos, realizará en otoño por Europa. Al cariño que ef público siempre guarda para Frühbeck y el interés de conocer la formación oriental, se unirá la alegría de una recuperación merecida y esperada, porque en el programa Brahms- Rapsodia Réquiem -participará el Orfeón Donostiarra, el admirable Coro más querido entre los que visitan Madrid. Queda un aspecto: la experiencia dicta que el paréntesis entre una y otra titularidad puede cubrirse con eficiencia y sin nuevos deterioros de la Orquesta- -y ahí están los años 58 a 62, entre Argenta y Frühbeck, para probario- siempre que sus profesores mantengan el sentido de la responsabilidad y el orgullo que supieron llevarles a muy altas cimas. Creo, y me atrevo a plantearlo, porque Juan Antonio García Barquero es director con el que el diálogo es siempre grato y el cambio de impresiones positivo, que habría de estudiarse, de ho poderse hacer algo todavía en ¡a etapa 81- 82, para el otro curso 82- 83, la contratación para varios programas de algún o algunos buenos maestros que trabajasen con la Orquesta de una forma imposible en el régimen de visita semana! Maestros que, por sus características humanas, diesen paz antes que crear nervios, y por su condición artística y de concértadores, ensayasen a conciencia en la depuración y el estilo. Maestros que no tiene por qué ser españoles, como no tendrían que serlo profesores invitados de valía. ¿No se aceptan los fichajes millonarios en el fútbol? ¿No figuran maestros españoles como titulares de otras formaciones en alguna de las que hay también instrumentistas nuestros? El amplio comentario, bien merecido por el tema, no es sino reflejo del personal cariño e interés. Dios reparta aciertos y buenos resultados a quienes- -organizadores, intérpretes- -tienen en sus manos el futuro- -Antonio FERNANDEZ- CID. Música La Dirección General de Música informa fa Macional y la futura del maestro López Cobos La noticia, confirmada ya, de que al concluir este curso terminará el período de titularidad cubierto por el maestro Antoni Ros Marbá al frente de la Nacional trajo consigo una repetida pregunta sobre cuál será el futuro de la Orquesta y cuándo comenzará el trabajo fijo del hoy director asociado, el maestro Jesús López Cobos. l a Dirección Genera! de Música y Teatro informa al respecto, con datos que ahora recogemos gustosos en unión de alguna personal apostilla, seguros de que el tema será de máximo interés para ios aficionados fieles tantos años a este conjunto y deseosos de que recobre el rango que había hecho de la Nacional López Cobos una de las primeras Orquestas de Europa en los años gloriosos de Ataúlfo Argenta y en magníficos momentos del luego mandato de Rafael Frühbeck de Burgos; aquél, muerto cuando se hallaba en plenitud de medios como batuta sin fronteras; Frühbeck, más y más, desde que fue apartado de la centuria española, triunfador por el mundo, con un calendario copioso que recoge actuaciones múltiples, de Londres a Filadelfia, Japón, Viena, Cleveland, Italia, Washington... ¿Qué ocurrirá con la titularidad de la Nacional? ¿Cuándo se hará cargo de ella Jesús López Cobos? ¿Podrá, un maestro de su brillantísima actividad exterior, ocuparse con carácter permanente de nuestra Orquesta? Las noticias que nos llegan de la Dirección de Música son por completo optimistas. López Cobos ha dirigido tres conciertos a la Nacional en el último paréntesis de las actuaciones madrileñas de la Orquesta, por visita de la Sinfónica londinense. En Murcia, Elche y Alcoy. Programas de especial significación, porque con ellos se rendía homenaje, a los veinticinco años de su muerte, al primer titular, el insigne don Bartolomé Pérez Casas, decisivo impulsor de las primeras etapas en las que, gracias a él, forjó su clase de centuria. López Cobos ofreció, entre otras obras, la suite del maestro murciano A mi tierra (Entre paréntesis: he sabido a través de comunicaciones múltiples que los conciertos fueron un éxito, pero sólo el de Murcia se celebró en condiciones normales, ya que en uno de los otros puntos hubo de prescindí rse de una veintena de profesores por falta de espacio en el escenario y en el otro actuaron en traje de calle por no disponerse de local ad hoc para el cambio. Lección para el futuro, porque la Nacional debe viajar, sí, pero sólo cuando puede hacerlo en la debida forma. Esos conciertos sirvieron para la decisiva toma de contacto con López Cobos. Se desplazó, por expreso deseo deí Ministerio de Cultura, el director general, Juan Antonio García Barquero, y se celebraron conversaciones de la Comisión de Dirección de la Orquesta, que preside, y en la que los profesores se hallan también representados con el maestro. Este ha ratificado su contrato como director asociado hasta 1983, fecha en la que se incorporará definitivamente como titular. Eh plazo forzoso de espera- -los compromisos internacionales mandan- -parece Sargo; pero el hecho queda paliado porque en ese período intermedio está previsto que dirija unos treinta conciertos en Madrid, festivales y giras por el resto de España. Concretamente en la temporada 81- 82 serán tres y significativas las presencias madrileñas: para abrirla y cerrarla- Condenación de Fausto y Novena sinfonía y para un homenaje, en diciembre, con motivo del centenario de Picasso, con adecuado programa de obras de Falla, Strawinsky, Milhaud y Satie, ballets de cuya escenografía fue creador el. artista malagueño. ¿Y el resto? Ros Marbá, ya como invitado, participará en dos conciertos y dirigirán otros los españoles García Navarro, Benito Lauret, Odón Alonso y García Asensio. Sorprende un poco ¡a designación de estos dos últimos. Al margen de ia calidad y características de ambos, que, por conocidas, no se cuestionan, el acuerdo tiene un aspecto positivo, el trato de buena vecindad que es de suponer encuentre reciprocidad en ia Orquesta de la RTVE, y también otro negativo: los aficionados de ambos ciclos no cambian mucho y por ello pueden surgir reservas ante la duplicidad. Más: participarán, entre otros, los maestros Aldo Ceccatto, Elihau Inbal, Yuri Ahronovich, Kurt Sanderiing y Alexander Gibson, aparte solistas famosos: Watts, Curxón, Galve, Ba- íll Ciclo dé Cámara y Polifonía Un gran recital de André Watts, en el Teatro Real Creo que nunca, en estos ciclos de Cámara y Polifonía, se ha registrado una mayor entrada, al borde del lleno, en el Teatro Real, que la conseguida por André Watts. La indudable fuerza de arrastre del joven gran pianista americano ha vuelto a confirmarse. Bien justificadamente, porque su recital, de precioso programa, abundó en calidades y bellezas de signo excepcional por completo. Haydn, Chopin, Liszt, Brahms, Debussy, Copland. Estos, los autores anunciados. Tres regalos después. De Copland, Debussy, Gershwin. Del primero, completa novedad, una pieza de gracia y virtuosismo extraordinarios: El gato y el ratón. Con respecto a pasadas actuaciones cabría decir que Watts, a sus treinta y cuatro años, muestra una madurez pasmosa. El pianista fulgurante de los arranques ha dado paso, mantenido por completo el poder técnico, a un intérprete de calidades más profundas en el que ya no es el alarde mecanicista lo que nos arrastra, sino que pueden admirarse mil delicadezas en el fraseo, el matiz y el color- acreditativos de esa evolución. A ese respecto, es bien significativo que, al menos para la opinión personal, haya sido en la suite debussyana Children s Comer con toda su carga de poesía y finura, de tierno intimismo, donde Watts alcanzase el punto culminante de su recital. Esas piezas dedicadas por el músico a Chou- Chou con las tiernas excusas por lo que va a seguir sonaron, vencidos los problemas técnicos de ese lo que va a seguir por cuya dificultad se disculpaba el padre, como una sucesión de miniaturas en régimen de filigrana, en las que la sensibilidad para el pianísimo y la enorme calidad del sonido en este matiz dieron la talla de un gran artista. Esa calidad se advirtió desde el comienzo, en el primor con el que fue tocada la encantadora Sonata en do mayor, número 48 de Haydn. Y en la delicadeza, ideal línea y so-