Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LAS DINASTÍAS DEL TEATRO ESPAÑOL MANOLO COLLADO: Me angustia la profesión: limita y condiciona mucho ISMAEL MERLO: Mi madre, a sus ochenta y seis años, ha visto actuar a su biznieto. Por Alberto MI RAÚLES E L 25 de mayo de 1957 moría el actor Alfonso Muñoz. Mala racha para la escena española, que perdió en el mismo año a Enrique Borras, Mariano Asquerino, Irene Caba Alba y María Palou. La capilla ardiente se situó en el teatro Español, de Madrid. Tal deferencia sóio la tuvieron los grandes actores. Había muerto el creador de una dinastía que se prolonga hasta hoy, pero que no habrá de perpetuarse porque Alfonso Muñoz sólo tuvo hijas. Su apellido no seguirá en las carteleras. ¿Cómo era Alfonso Muñoz? Su tercera hija, Mimí, frente al espejo del camerino, orlado de fotos amarillentas, entre las que está la de su padre, cuenta- llena de nostalgia: En tiempos de mi padre había dos Muñoz. A mi padre, Alfonso, le llamaban El Bueno refiriéndose a su calidad artística, y a Miguel Muñoz, El Malo Pues bien, hoy el malo sería de los buenisimos. Mí padre era un actor como la copa de un pino. De lo mejor del siglo XX y fíjate si entonces los había estupendos. Su biografía está incluso en el Espasa. Ahora ya no hay grandes ¿Trabajas poco, no, Mimí? Le pregunto sin doblez, pero ella se ofende, resopla y golpea la mesa: A o, hijo, no! Pero sí hace poco hice la película de Berlanga, un papelito, pero se me ve. Y una con Alfonso Ungría. ¡Y televisión! Teatro, poco, eso sí. Es que yo tuve que empezar desde cero cuando volví a los escenarios después de quince años de estar retirada por mi matrimonio. Pero, al final, tanto le insistí a mi marido... A Mimí se le ilumina el rostro cuando habla de sus éxitos y los confirma señalando las fotos como documento fiel. Con Rivelles y la Ladrón de Guevara yo ful segunda en Madam X hice también La enemiga Pipióla Amores y amoríos de los Quintero... Mi último gran éxito fue Te espero en Eslava dos mutis, dos aplausos. -Pero ¿y hoy, Mimí? -Hoy no se hace teatro. Se hace circo. Circo salvaje, brutal para los actores de edad. Con ese tipo de teatro habrá que ir pensando en otra cosa... en la tumba, porque a mi edad... Y Mimí se ríe con esa voz tan peculiar que estuvo a punto de valerle la elección para doblar al diablo de El exorcista Una voz de familia, pues fue su hermana Pilar quien hizo finalmente ese doblaje. Ese teatro es ya para mis hijos, no, qué digo, ni para ellos; para mis nietos, que hacen deporte en el colegio. Hoy tienes que aprender a tirarte de lonas, a saltar entre decorados, a empujar cargas, a correr como en un estadio, te elevan a más de diez metros, te ponen cabeza abajo... ¡Hijo, si es que no se puede! Yo tengo sesenta y cinco años. Don Alfonso Muñoz, patriarca de la dinastía Muñoz y Qoyanes. Nací en el 14. ¡A ver sí a mi edad puedo yo ponerme a ganar medallas olímpicas! El teatro actual no fomenta ni produce grandes actores, antes bien, los desestima, los hunde en medio de tanto invento. Mi hermana Amelia fue la mejor. ¡Uy! El sol de la Paramount la llamaban. Para que Imperio Argentina llegara a triunfar- -y eso lo ha reconocido ella misma- -tuvo que morirse mi hermana Amelia. Luego Mari Luz, más afecta a la ópera; enfermó del pecho y tuvo que dejarlo. De todos modos, la recordarás porque formó papte de un trío llamado Las hermanas Mayo que cantaron aquello de María Cristina me quiere gobernar y yo le sigo, le sigo la corriente... Es un gozo oír cantar a Mimí con ese desenfado vital. Y Pilar, que tuvo su debut a los tres años, fue la más actriz de todas. DON ALFONSO MUÑOZ, EL PATRIARCA- ¿Y tu padre, Mimí? -Mi padre fue un fenómeno. Ahora le han descubierto en Don Quintín el amargao la película que protagonizó dirigido por Sanz de Heredia cuando Buñuel era su ayudante. 37 Pilar Muñoz, a los 17 años. Mimí Muñoz, hija de don Alfonso y madre de las Goyanes