Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Un Musical Express triangular Un Musical Express -a las nueve, por la Segunda Cadena- -triangular, con un vértice en Madrid, otro en Barcelona y el tercero en Londres. Y con tres nombres de muy desigual valía. Si empezamos por Madrid, de aquí viene Labanda. Es un grupo que empezó haciendo música con raíces celtas, a base de jigas reels y otras zarandajas muy lejanas a Carabanchel. Entonces se llamaban La Banda de Rory McGregor, y su consagración les vino como teloneros de un concierto de Eric Clapton. A partir de ahí acortaron el nombre e intentaron una música más enraizada en sus propias vivencias, y de hecho se han convertido en uno de los más interesantes grupos minoritarios de la capital de España. Por el vértice barcelonés tenemos a París, apellido de un guitarrista que dio muchos días de gloria al underground barcelonés de los últimos años sesenta. Trabajó en Máquina y en Música Dispersa, además de tener varias formaciones tituladas con su propio nombre. Últimamente no parece tener una actividad muy definida, pero su prestigio permanece incólume. Y por Inglaterra completa el cuadro Peter Gabriel, antiguo cantante del grupo Génesis que lleva ya tres años trabajando en solitario. Juglar del desencanto, su forma personalísima de entender la música pop en unos esquemas densos y a veces impenetrables, le hace difícil para el gran público, pero muy admirado por sus fieles, que son bastantes más de lo que las listas de éxitos hacen creer. Una razón de amor Una escena de la actual María de la O con la Lola de protagonista El cine en casa María de la O de Ramón Torrado, realizada en 1957 y que se estrenó en Madrid dos años después. Esta tarde, a las siete y media, por la Primera Cadena, dentro del ciclo cine español Segunda versión de un viejo tema o del conocido título de una canción popular. La anterior es de 1939 y estuvo realizada por Francisco Elias con actores como Carmen Amaya, Julio Peña y Pastora Imperio. En esta de ahora la figura estelar fue Lola Flores, que en 1957 estaba ya en la cumbre de su inacabable fama. La película es ella y nadie más, pues ni Gustavo Rojo- -el galán mexicano- ni Manuel Luna hacen otra cosa que acompañarla. Y de la Lola de entonces, lo mejor su voz, que da vida a esas canciones tan populares como la del título dei filme, como Ya no te quiero, gitano etcétera. Calificación: Véala si no tiene algo mejor que hacer. Vale la pena verla. Debe verla si quiere mejorar su opinión de la televisión. Hay películas que no puede uno perderse sin lamentarlo. La nueva China Cuatro años después de la muerte de Mao, ¡os principios que rigen al pueblo chino han cambiado. Los gobernantes de China dan prioridad al desarrollo económico sobre el adoctrinamiento revolucionario y se cotizan más los tecnócratas que los ideólogos. Este cambio de rumbo en el proceso político y económico del gran coloso asiático es el tema que Tribuna Internacional tratará hoy, diez noche, Segunda Cadena, bajo el título de La nueva China Abrirá el programa un informe de Carmen Riego sobre el tema a tratar, y a continuación seguirá el coloquio en el que intervendrán: Jaime Ojeda, diplomático, ministro consejero en Pekín de 1973 a 1976 y cónsul general en Hong- Kong de 1976 a 1979; Oimas Borge, ensayista y colaborador de Historia 16; Luis Felipe Manchón, secretario de la Asociación Amistad con él Pueblo Chino, y el escritor Baltasar Porcel, autor de un libro sobre China. El 10 de diciembre de 1936, Eduardo VIII se convertía en duque de Windsor, tras anunciar al pueblo británico en una dramática emisión radiofónica su irrevocable renuncia al Trono para él y todos sus descendientes. Tras la deciisión se escondía una mujer: Wallis Simpson, una americana dos veces divorciada, a la que había conocido como Príncipe de Gales. El reinado de Eduardo VIII había durado exactamente trescientos veinticinco días y comenzaba el exilio del duque de Windsor, que se prolongaría hasta la muerte, en 1972, en que regresaría a Inglaterra para reposar en el panteón real de Frogmore. El amor había vencido, una vez más, a pesar de que la enorme popularidad que Eduardo VIII gozara entre su pueblo no le permitiera a la misma vez casarse y conservar la Corona. Hoy, la duquesa de Windsor tiene ochenta y dos años y continúa viviendo en la casa en la que transcurrió la mayor parte del exilio- -en el Bois de Boulogne, en París- -a la espera, acompañada de sus recuerdos, de la muerte que volverá a reunidos bajo la tierra en la que siempre desearon vivir. Esta historia de amor es la que recontruye la nueva serie de Grandes relatos Eduardo y la señora Simpson que hoy- -a las diez y media, por la Primera Cadena- -comienza a emitirse. Producción de la Thames Televisión- -la misma productora británica de Los Roper y Un hombre en casa la serie ha costado un millón de libras esterlinas y consta de siete episodios de una hora cada uno, que cubre el período que va desde 1928, dos años antes del primer encuentro de la pareja, hasta la célebre emisión radiofónica de despedida, en el año 1936. Basada en la minuciosa y documentada biografía de Francés Donaldson Eduardo VIII Simón Rayen ha sido el encargado de escribir los guiones que se han firmado bajo la dirección de Waris Hussein, en Gran Bretaña, Kenia y Francia. Escrupulosas investigaciones han dado como consecuencia una fiel reproducción de los hechos y una recreación minuciosa de la atmósfera de los años treinta. Como dato que define por sí sólo está preocupación de llevar a la pequeña pantalla una estricta reproducción de ambientes y situaciones, podemos añadir que se ha investigado, incluso, el color de los cabellos de los protagonistas. Empresa dificultosa al ser en blanco y negro las fotografías de la época, por lo que han debido recopilarse las escasas referencias dadas en biografías y recuerdos personales para hacer factible la labor de peluqueros y maquilladores. Eduardo VIII es interpretado por el actor Edward Fox, quien ha recibido reciente- La magnífica caracterización de los personajes les hacen parecer a los miembros de la Familia Real británica mente el premio al mejor actor concedido por la Academia Británica de Cine y Televisión, e interpretado más de veinte películas, entre ellas La batalla de Inglaterra El mensajero y Fuerza 10 de Navarone La actriz que interpreta a la duquesa de Windsor es Cynthia Harris, que intervino en Isadora junto a Vanessa Redgrave y de quien el productor de la serie, Andrew Brown, dijo al verla durante una prueba: Wallis vive tal es el parecido con la verdadera protagonista de la historia. Brown, al ser preguntado sobre la serie que ha producido, ha dicho: Eduardo y la señora Simpson es un Thriller político en el que al final usted será capaz de decidir sí admira a este hombre por haberlo sacrificado todo por la mujer que amaba o si lo que hizo fue un abyecto abandono de sus deberes. Un reto para el espectador que podrá ver esta bella y triste historia de amor, sobre la que se han escrito libros, entre ellos dos de los propios protagonistas; se han hecho películas cinematográficas, y ahora, por primera vez, una serie televisiva. Casi dos años de investigaciones y rodaje junto a la responsabilidad ante los ojos del pueblo británico, tan sensible a los hechos y a la vida de su realeza, y una puntillosa fidelidad a la verdad de los hechos hacen esperar que la serie- -siete capítulos- -sea interesante tanto desde ei punto de vista sentimental, como desde el histórico. 21