Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
llilUL. II TinHI ii i mii iii Miitiii Escritores E N una conckjrndá calle madrileña está sentada en un banco una inujer- j u n i o ¡a ella un niño de cabellos r u bio 5, Días azules, mirada espabilada Pasa un hombre c o n marchavacilanlc Diceelnino -I No SÉ SI e lá b o r r a c h o o si lo Ü n g e l- L a a r n í g a q u e me reíala el episodio dice a la madre iVaya chico l i s i o (N o lo crea usted, señora, es un subn o r m a l Dentro de unos días lo voy a ingresar en un centro especfaiiiado- Wi amiga cambia Con el niño unas frases Este responde c o n soltura y graCe o Me lo cuenta aflora, escandalizada- Para I r a n q u i l i í a r l a le redero ires historias que acabo de leer La primera concierne a una muchachita udia y ocurra e n una universidad nurieamericana La chica es la úHima de la dase No parecía entender hada de lo que se ie decía además hablaba a t r o m p i c o nes y con dríicultad Por añadjdura, era desmañada y enTermiza. Hoy la hubiésemos calificado d e- nEurCiiica Sin embargo, el proiesor. que se llamaba W i l l i a m Jarnes, el creador de toda la moderna Psicología, sm preocuparse del resultado de un examen escrito, en el que t o d o q u e daba sin responder, la calificó con una nota alia Después c o n t i n u ó ayudándola durante lodo el curso y siguiú haciéndolo mientras h a d a sus estudios de Medicina en el hospilal John Hopkins Por q u é? Porque habla observado en ella a l g o s i n g u l a r Pasaron los años y esia muchacha, ya u n a mujer, fue el centro vivo, e n el barrio Latino d e París, de la r e u n i ó n de los principales gemos de c o m r e n í o s de Eiglo. entre ellos su buen amigo Pablo Picasso. Hoy, la vida de Gertrude Slem, Con el liTulo- Autobiografía de AliCia T o kías- está en manos de m u chos españoles. SINGULARIDAD Y SOLEDAD Juan ROF CARBALLO Tierras que se orgflni 2 aban por entonces en Inglaterra con f i nes Científicos. Hoy hubiésemos clasificado a Gertrude Stein de neurótica, a William FallKner de gamberro, a Carlos D a r m que revotucjonarja la c o n c e p c i ó n que se Tenia sobre el hombre, se le hubiese c o n siderado c o m o un- p r o b l e m a de lamilta- Niño enmadrado y obsesivo, d o m i n a d o por un padre patológicamente obeso. En nuestro tiempo es probable que n i n g u n o de los tres h u biese salido adeíanie. Ahora b i e n eslos ireS casos no se han reunido para demostrar que un niño torpe o anómalo puede llegar a ser un genio. Esto lo sabe t o d o el m u n d o Lo importanTc lúe que cada uno de ellos luvo a su lado personas que supieron ver que lenlan una personalid a d valiosa, SingularEn nuestro mundo tecnificado y e m p o b r e c i d o hubiesen sido sometidos a sabios t e s i s- psicológicos y enviados a escuelas especiales para tratar de corregirlos En su época enriquecieron la hislona del espíritu humano, porque tuvieron la suerte d e e n t o n l r a r en su c a m i n o gentes con una cualidad que hoy se ha vuelto muy rara: la visión íisionómic Una cualidad qu habla a Ion o Os, de manera casi instantánea, y de la que LavaTer decía que es como u n a mezcía tJet arte pictórico y 1 el lenguaje A l g o q u e requiere i m a g i n a c i ó n fantasía y poder representarse en un instante. de manera global, unitaria, sin la esclavitud de la sucesión temporal o del análisis mezq u i n o una realidad del h o m bre que llamamos personalidad- apáralos) esta- v i s i ó n tí ion ó m i c a de lo real, que permite d e c u b n r al hombre singular. Ua ido desapareciendo, al m i s m o tiempo q u e desaparecían los hombres- distin 105- -peculiares- Lelamendi afirmaba que la palabrac njco deriva no sólo de cama o lec h o donde esta al enfermo sufriendo, como se suele admitir, sino del acto de inclinarse sobre el. de inclinarse sobr eí pro imo, amorosamente, para comprenderlo. En un libro que publiqué en 1954 citaba una trase de un medico inglés. ¿Oufén se altGve hoy. en nuestros dras. a ser La- rebelión de las masas de que hablo Ortega y Gasset, se ha ido c u m pliendo, a veces e n forma tan enmascarada que los mismos protagonistas no se dieron Cuenladeello Dijotsmbiénen 1954. un cardiólogo ingles- P i c k e r i n g- que entrabarnos en la era de la- -oiísesfonporía unttormtí ad describiénoola c o m o una nueva enfermedad del mundo. Iba a recibir n o m bres altisonantes- traba o en e q u i p o- -guerra a la personal i d a d- Supresión de los d i v o s- etcétera Algo, no obstante, debe estar cambiando en el mundo c u a n d o por todas partes, asoma ta rebelión de la pery. nn tünrtpamárina. qi p es como un gigante que tuviese u n Cierto lenguaje para expresar la constitución de grupos y grupúsculoa por centenares, observa con asombro Cómo surgen en su seno docenas de sectas, sociedades, religiones. grupo? terapéuticos, etcétera, que. en el íondo. no quieren decir otra cosa sino que en el a l m a c o l e c t i v a r e n a c e el tiSírTíbre de sir gularid d- Esta es la tesis c o n que comienza un libro famoso de cri- tica de la sociedad contemporanea. El hornbre Planeta, de Teodoro Roszak, También en el campo de la Ciencia s u r g e n signos inequívocos. 5 e estudia por los psicólogos, c o n sus métodos mas acendrados, la ijnffjueness, la c o n d i c i ó n de ser persona unica, la necesidad do los hombres de buscar cada cual lo que le- diferencial del oiro En una de las ultimas reuniones d e- É r a n o s- e n Ascona. lamosa por su nivel intelectual, el estudio se concentró en el tema- Singularidad, var i e d a d Después de la masrlicación del hombre, que cada dia le empobrece hasta p r o d u cir angustia en el mas obtuso. Viene ahora, s o b r e t o d o en los jóvenes, c o m o reacción b i o l ó gica, la rehabilitación de la persona Que adopta las formas más i n s o s p e c h a d a s desde la fruición c o n que se sigue leyendo a H e r m a n n Hesse, hasta el curioso resurgir en nuestro tiempo del pensamiento anarquista que subyace tras la crisis del s o c i a lismo contemporáneo L o m a s inesperado es que los neurotislólogos y neurobioquimicos descubren en el sistema nervioso central, en el cerebro, los centros y vías de esta necesi dad del h o m b r e de ser peculiar y- único- No es simple cuestión d e moda Hay escondida aquí una verdad muy antigua la de que t o d o h o m b r e tiene un h o r i i o n i e de posibilidades inmensas que nuestra cultura se ha empeñado en encanijar. Dice Rosifak algo que salva a su l i bro de muchas trivialidades: Nos vofvertjos personas en la medida en Que concebimos la di te f encía sutil. pero protunda, que hay en el aislamiento y la soledad. dtst ¡nción que se ha perdido por completo... Para ía persona, la soledad es un recurso indispensab fí. Para el que safo BS in dividuo. la soledad es a nada, una devastadora desesperanza El h o m b r e actual. Incubado en las monstruosas cosmópol i s d e nuestro tiempo- no tolera dos cosas: ni la soledad nt el Silencio, Sin esto la persona humana no se puede medrar. El ciudadano d e hoy no puede vivir sin estar rodeado de chacharas insustanciales, de palabras neutras, sm contenido, de ruidos disfrazados de m ú sica. Envuelto en ruido y en vulgaridad retorna a un abrigo que cree protector y que no le libera de la angustia Que le entrega a la influencia del p r i mer pedante que encuentra. O de los grandes mecanismos que nuestra sociedad pone en juego para Convertirleen l u g a de persona en un pelele. La s e g u n d a h i s l o n a nos habla de un muchacho, también norteamericano, del Sur B o rrachín- extravagante, pretencioso, vestido siempre de manera rara, con un grueso bastan en la mano. Fue ayudado por un convecino, P h i l S t o n e y acabará c o n v i r t i é n d o s e en u n o d e l o í máa orcítigio ioa premios Nobel úe la literatura universal El leclorya sabeQue se trata de Willian Faulkner. También el Tercer caso es muy conocido. Era u n niño i n glés, mal escolar, que no era capaz de entender el problema maiematico mas sencillo y que n o tenía otra pasi 6 n que la d e c o l e c c i o n a r mariposas Su m a e s t r o de escuela, John Hanslow, consiguiñ que fuese elegido c o m o naturalista en uno de esos viajes a lejanas Argüía G r e g o r i o Marañón, cuando alguien le reprochaba su antipatía por las oposiciones c o m o método para descubrir talentos, que aquellos de sus c o n o c i d o s que en España consiguieron reunir a í u alrededor un grupo de hombres valiosos no utilizaron nunca el procf dimionto ofici 3 mant consagrado, sino el método de lairnpresión directa Que ya en los tiempos de la Academia de Platón era el único válido para entrar en ella. En el fondo, el método que emplearon WiIliarn James c o n Gertrude Stein. Phil Stone c o n William Faulkner y j o h n Hanslow c o n su discípulo Carlos Darvuin Este- OJO c l í n i c o- (hasta hace p o c o cualidad preciada del médico y que hoy parece que h a Sido sustituido por los