Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 4- 9- 80 ESPECTÁCULOS ABC 41 Crítica de teatro Se da como seguro É Alonso Mis Patlerssn liará el papel de Evita MADRID. Ya ha sido designada la protagonista femenina de la ópera- rock Evita (basada en la vida de Eva Perón) que se estrenará en Madrid el otoño próximo. Se trata de una cantante conocida con él nombre artístico de Mia Patterson, de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) En una entrevista que publicaba ayer el diario Pueblo Mia Patterson asegura: No se trata de que tenga problemas de ningún tipo para decir mi nombre auténtico, pero jlevo muchos años llamándome así y estoy identificada totalmente con ej actual. En España no tiene ningún disco en el mercado, pero en Francia ha sacado cinco, porque vive en París. Ha actuado un par de veces en Televisión Española y ha trabajado algo en Cataluña. Mia Patterson habla y canta en cuatro idiomas. La música que hace es la denominada música- disco Actúa formando dúo con su marido. El dúo, artísticamente se denomina Mia y Ronny. Habrá otra actriz que haga Evita durante siete días, y Mia Patterson, a continuación, lo hará durante otros cuatro, para evitar el agotamiento, que supone cinco horas diarias cantando. Se desconoce por ahora quién: será la otra Evita Tampoco se sabe quiénes serán los demás integrantes de este musical, ya que, al parecer, existe un pacto de silencio para no revelar nombres, añade el periódico. Francisco Andrés Valdivia- Sara Mora- Carmen de Lirio- Manuel Gómez Bur- Mary So! Ayuso Título: Barba Azul y sus mujeres Autor y director: Juan José Alonso Millán. Música: Gregorio García Segura. Decorados: Wolfgang Burmann. Intérpretes: Manota Gómez Bur, Carmen de Lirio, Carmen Roldan, Francisco Andrés Valdivia, Rafael Guerrero, Mary Sol Ayuso, Niño Bastida, Manuel Aguilar, Sara Mora, Beatriz Escudero, Mónica Cano. Masha Qaint Clair y Mario Batusi, bailarines. Daniela Duque, cantante. Teatro Príncipe. Alonso Millán, que anda esquivo con la comedia, pese a los buenos éxitos que el género le ha dado, inaugura la temporada en el teatro Príncipe con una comedia musical, a la que prefiere quitar importancia clasificándola como farsa cómico- musical Se ha hecho el autor la mano durante algunos años con muchos espectáculos ligeros dé este género en La Fontana y probó con suerte mayores empeños al adaptar Oh, Calcuta para este mismo teatro que, con. el famoso musical abría sus puertas al mismo tiempo al público y al escándalo dentro de un orden De ahí que los ingredientes de la comedia musical, de tan gran fuerza en Estados Unidos e Inglaterra y tan difícilmente adaptables en otros países de Europa y, sobre todo, en el nuestro, mal acostumbrado a la rutina revisteril, estén manejados con soltura que, sumada al desenfado tradicional de Alonso Millán, da un espectáculo frivolo, superficial y ligero, dé discreta sátira política y costumbrista con gotas de bien tasado erotismo a la- europea que devora tan ricamente sus dos horitas de risa, satisfacción visual, humor, comicidad, música leve y grata y chicas esbeltas, sugestivamente semivestidas- -un pesimista moralizante preferiría decir semidesnudas- -aderezadas con vistosos, favorecedores, sensuales figurines, bien acoplados para componer cuadros de moderna, fina, muy internacional plasticida. Mínima trama que, en su armazón, recuerda levemente a la de aquella comedia musical norteamericana de enorme éxito por los años cincuenta, ¡Dan Yankees! Aquí el solterón en vez de ser transformado por el diablo en un fenomenal jugador de rugby, es convertido por su antepasado, el auténtico Barba- Azul, en otro de nuestros días que a cambio de una potencia sexual y financiera por la que cualquiera, incluso el más modoso caballero de nuestros días, pondría su encogida alma en peligro, a cambio tan sólo, que fruslería, de casarse con siete mujeres y acabar con las siete en corto plazo, marca que ros distintos entre los que merecen ser destacados el de la Cano, en una bien traída milonga, el de la Escudero, favorecida por eso ignoro en estos momentos si el propio mon- que en la galantería de la Belle Epoque se sieur Landrú llegó a alcanzar. llamaba una guepieré sugestiva o psicalípCada aventura de estas da pretexto a tica y el de la Ayuso, a la que le va bien la Alonso Millán para trazar un sketch -pasi- valkiria de su personaje operístico. Números llo diríamos si supiéramos nuestro idioma- -como el de la ópera, el de las novias y algucon su correspondiente número musical. La nos más, son muy afortunados plásticamente. chica de hoy, amiga del rollo y del porro Todos musicalmente son gratos, modernos, que quiere hacer una boda por dinero, la nin- como si García Segura hubiera apretado su fómana masoquista, sirviente del propio casti- oficio exigiéndose y encontrando feliz inspirallo de Barba Azul, la cantante de ópera falsa- ción. mente italiana, abandonada por sus padres Queden para especial mención la extraordidurante ocho años en todos los portales de naria hazaña de Manolo Gómez Bur, deliMadrid, lá millonaria extremeña y la revolucio- cioso en actor levemente cómico, cantante y naria argentina, cuyos ideales ceden al atrac- bailarín al modo de los años treinta, con su tivo inesperado de la boda millonaria. Interca- aire a lo Chevalier y, entre otros, dos númelados, aparecen los pasillos de actualidad ros que hoy sería difícil a un actor español política más conspicuos con leve burleta satí- emular como los del claque y el charlesrica, el alusivo a los jeques del petróleo y su tón Suelto, amable, expresivo, siempre en abusivo poder; etc. La gracia de Alonso Mi- su punto exacto, Gómez Bur parece un jovenllán se apoya en la observación de ciertos zuelo con talento, como si en eso hubiera medios muy madrileños, en la gracieta folkló- convertido sus años de tablas y experiencia. rica, en la alusión a temas del día como lo Verle es un placer, aplaudirle una obligación. son los impuestos, la televisión, el pintoresco Carmen de Lirio luce su oficio con la autoriclero del Palmar de Troya y sigamos con los dad de la vedette famosa que fue y sus etc. dos ojos claros con el fulgor que no han perAsí da motivos a sus beldades- -hay unas dido. Bastida, Aguilar y Guerrero son aguerrichicas Alonso Millán como hubo unas bañitas dos actores y bailarines. Valdivia hace un visdé Mack Sennett o unas striptasseuses del toso y convincente Barba Azul. Bailan bien Crazy Horse de París Carmen Roldan, Masha y Batusi que, además, ha montado Sara Mora, Beatriz Escudero e incluso Mary una coreografía fácil, ligera, como todo el Sol Ayuso, que es toda una actriz, y Mónica espectáculo que funciona con agradable senCano, que tiene maneras y temperamento, cillez. Excelente play back Buena apoyapara lucir sus figuras, sus esbeltas y atracti- tura en la voz de Daniela Duque. Acierto de vas curvas- -más a la española tradicional Andreu y Treserra en los figurines, completan las de la Ayuso- -y sus cualidades en núme- una comedia musical que llena plenamente su objetivo: divetir, placer y añadir a la fiesta las gotitas de limón de una crítica bienhumorada que, en estos tiempos, parece de rigor. Lógicamente estas mujeres de Barba Azul tienen que llevar al Príncipe muchos aspirantes a barbazules, entré los que cualquiera se Lea usted AB, incluiría y, por favor, no cuenten esto como diario gráfico una involuntaria confesión del crítico, porque desde ayer uno ha empezado a dejarse la de la mmñana barba. A ver de qué color le sale. -Lorenzo LÓPEZ SANCHO.