Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. Sueno (1870- 1945) humorista en directo y poseedor de una línea limpia, de un sentido de la composición fuera de lo corriente (entonces) de un prurito de exactitud que le llevaba a documentarse bien antes de dibujar uniformes, rostros o paisajes, era el creador de un inolvidable personaje Gedeón cabecera de una de las populares revistas cómicas de la época. Apuntes Blanco y Negro Heraldo de Madrid Gedeón y por supuesto ABC, son algunos de los periódicos en los que trabajó durante años. Regresaría, también, a nuestro diario en los años cuarenta, cuando sólo de cuando en cuando había posibilidad de ocupar espacio con chistes (a veces extranjeros) y cuando sólo las secciones de Deportes, Toros, Espectáculos, etcétera, insertaban caricaturas y pequeñas viñettas de Flores, Casero, Marín, Narbona, Ugalde y otros. La época más brillante del Sileno dibujante es, quizá, la que corresponde a la Primera Guerra Mundial; la mejor, como cronista político, es la de los años treinta. Esa simple pareja dialogante de Sileno- -dos orondos burgueses, dos obreros, dos señoras- -encierra, en un pie breve de texto y largo de intención, toda la agitada vida española de un período que cubre, de la Dictadura de Primo de Rivera al estallido de la contienda. Su gloria es la de haber lanzado un chiste de impecable realización técnica y gran expresividad dialogal. en los años cuarenta) forman parte, sobre todo, de ese espléndido grupo de caricaturistas y dibujantes al que añadiríamos, además de los ya citados, los nombres de Alejandro Sirio, Ugalde, Córdoba, Sanchidrián, Vázquez Azpiri, Orbegozo, etcétera. Todos ellos cesan su producción en ABC al comenzar la guerra. En su lugar nace una nueva figura que, en el diario incautado, va a desarrollar una labor en favor de Unión Republicana partido al que pertenece, y del ejército del pueblo Su chiste, de trazo enérgico y personal, no le impide ser un notable cartelista. Se llama Anibal Tejada y es un argentino radicado en España. Encarcelado al fin de las hostilidades y puesto en libertad poco después, Tejada trabajaría en la empresa de publicidad Gisbert de los cuarenta a los sesenta, bajo el pseudónimo de Pampa falleciendo oscuramente más tarde. Su obra está recogida, día a día, en la colección del ABC republicano, en el que permanecería hasta el final. NOMBRES DE LA POSGUERRA llustración de Aníbal Tejada en ABC republicano. Número extraordinario dedicado a la Unión Soviética, que apareció el 14 de abril de 1937. La mejor etapa del Sileno dibujante es, quizá, la de la primera Guerra Mundial, y la mejor como caricronista político, la de los años treinta tor social español: ese terrible y bello documento que se titula Los traperos dice bien claro cuál es la línea critica de Sancha, testigo de su tiempo, que unía a un temperamento refinado y culto, una honesta posición ante la realidad. Pero no fue Sancha, repetimos, ese caricaturista político del tipo de Sileno o de Mingóte, capaz de plasmar una corriente de opinión a través del periódico. Por cierto, que no sólo Francisco Sancha es quien frecuenta las páginas de las publicaciones de Prensa Española también su hermano Tomás, que firmaba sus dibujos como Lengo desde 1905, en Gente Menuda y Blanco y Negro (uno de los precursores de la historieta) es conocido en este mundo. ¿De dónde le viene, pues, a Sancha su fama de dibujante satírico? Tal vez de su labor en Le cri de París Le rire Frou- frou y L Assiette au beurre o de la obra que realiza en Londres durante la Guerra Europea; o de las muchas ilustraciones que, poco a poco, levan situando entre los artistas críticos Se olvida, sin embargo, la profunda amargura que esconde, en ocasiones, un dibujo aparentemente humorístico. TOVAR Y TEJADA: DOS INNOVADORES Manuel Tovar (1875- 1935) figura en la Casa desde principios de siglo y puede catalogarse como el ilustrador que ha colaborado, simultáneamente, en más periódicos y revistas. De su entrega al trabajo que inició a los quince años (edad en la que ya era económicamente independiente de su familia) es buena muestra el hecho de que en el mismo número del diario que anunciaba su fallecimiento- La Voz -figuraba, en primera página, el último chiste, el chiste del día. Pero tanto él como K- Hito (que por cierto vuelve a hacer chistes en ABC SANCHA O LA PINTURA SOCIAL Casi contemporáneo de Sileno es Francisco Sancha Lengo, nacido en Málaga en 1874 y muerto, en trágicas circunstancias, en Oviedo, en 1936. Es otro de los que pasan por el chiste de forma epidérmica, pues prima sobre su trabajo de ilustrador el de pintor. De Sancha se conoce, sobre todo, esa galería de tipos populares, que inicia en 1904 y que son como un espejo de la España Negra de una miseria escondida tras los oropeles de la Belle Epoque y que va viendo la luz en las páginas de Blanco y Negro y de ABC, donde se conservan, posiblemente, las mejores obras de ese periodo. Pero hay otro Sancha que, con dibujos, gouaches y óleos, se desparrama por Francia y por Inglaterra, en sus largas y fructuosas estancias. La intención crítica de Sancha no tiene comicidad ninguna y podría considerársele como el primer pin- La posguerra es difícil para la Prensa. El papel escasea tanto que apenas hay sitio para las noticias, y la colaboración literaria y gráfica se reduce al mínimo. No obstante, en el año cincuenta reaparece como autor de chistes Enrique Martínez de Tejada y Echevarría, conocido por Echea (18841959) Como la política interior estaba muy controlada. Echea se dedica al tema internacional, manteniendo la línea oficial de crítica a la política extranjera contra España. Echea, hábil dibujante, había ampliado estudios en Francia y Bélgica y, en sus comienzos, colaboró en El Duende Nuevo Mundo La Esfera y Blanco y Negro Su paso por el diario fue breve pues muy pronto, el 19 de junio de 1953, ABC publica por primera vez un dibujo humorístico de alguien que, desde entonces, se identificará totalmente con el periódico: se llama Antonio Mingóte. Mingóte (Sitges, 1919) forma parte, desde entonces, de ABC. Nadie como él ha sido capaz de hacer sonreír a a gente, durante más de un cuarto de siglo. Nadie como él pudo encontrar la posibilidad de ofrecer una posición crítica en años de censura difícil. Pero Mingóte, no es historia sino viva actualidad, que el lector encuentra cada mañana en las primeras páginas tipográficas de ABC. 17