Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 20- 5- 80 ESPECTÁCULOS ABC 63 Música XVI! FEbTlVAL DE LA OPERA DE MADRID FILARMÓNICA DE LOS ANGELES, EN EL CICLO DE Apoteosis en premio a! a impresionante versión de ia Sinfonía Patética Cuando parecía imposible que el Real acogiese un contingente mayor de aficionados ftue en los conciertos últimos, la presentación de la Filarmónica de los Andeles, coin Cario Maiia GMind, registró un lleno estrujador. Desaparecieron los pasillos de los pisos y sólo esa ejemplar voluntad que atestiguan los empleados todos para resolver problemas sin que se pierda el ord- an, pudo acomodar a tantos y tantos aspirantes a puesto, en fecha clave de sustancioso puente. Y es que cuando se anuncian artistas como Cario María Ghilini, con orquesta de prestigio y programa de gamcho, no hay precios ni circunstancias de ningún género que impidan el reflejo de la adhesión multitudinaria. Giullni, ante cuyos discos se agolpaban a la salida en las vitrinas de un establecimiento vecino docenasuy docenas de entusiastas, tuvo el curioso acuerdo selectivo de utilizar dos obras que clausuran los respectivos ciclos de sus autores: la Sinfonía Júpiter coronación de las cuarenta y una de Mozert. en- clima- luminoso, de vitad júbilo, y la Sinfonía Patética la sexta de T ehaikowsky. cuyo tiempo último, el Adagio tomentoso parece anuncio del sino que ha de. llevar a 1 músico a. la muerte inmediata. Buena, m w buena, la versión de Mozart, sobre todo por la claridad, la serenidad de los, te ¡mi ¡üs antes que por la intención y la püenitiuid. Ejemplo: el Allegro vivece inicial es, en la concepción de GMtoi, un Allegro sí, pero de signo pausado. Importa recordarlo, si añadimos que lo realiza con una orquesta americana, cuando estas centurias del Nuevo Continente siempre tienden a la vertiginosidad virtuosista. Giulinl se deja de gangas y hace música. Los instrumentistas responden con precisión y calidad. Sin embargo, fue después cuando, todos nos vimos arrebatados por la obra de arte: por la expresión profunda, el lirismo, la atmosfera densa, la grandeza, la brillanítez, la riqueza, del fraseo y la solidez sonora que se alcanzó en la Sinfonía Patética ¡Fue una maravilla! Personalmente nunca, jen mi larga vida, soñé un Allegro con gr zia más digno de la indicación, más liberado del peligroso ama, nexamlenito. más lógico y cantado. Cantado, sí, como el resto. Porque Giulimi frasea, exspresa, canta, mima las melodías y las desarrolla con naturalidad. Lo demás- -elvlgór, la plenitud; la precisión- -vienen como añadidura. Es el director artista, el maestro musical, que tiene de su raza latida lo mejor, es- a capacidad lírica, sin caer en abandonos ni en excesos. Por eso el dramatismo del primer Allegro no ue de serial, la, marcha un poco externa del Allegro molto vdvaee tercer movimiento, se engrandeció jerarquizada y el Adagio lamentoso tuvo la ideal unidad gradual que conduce a los com ¡pases postreros desvanecidos. Se dice aue la Filarmónica de tos Angeles no figura entre las primeríslmas orquestas americanas- -FUadelfia, Cleveland, Chicago, Nueva York, Boston- aunque viene inmediatamente después de ellas. ¡Qué envidiable situación sinfónica la de los Estados Unidos! La centuria que ahora nos visita, con madera de clase- magnífica en la primer clarinete- -y cuerda, llena, sonora, igual, homogénea, sustentada por magníficos contrabajos, tiene un poderoso redondo metal en el que los trombones lograron unos diseños graves de antología. Y todo conseguido por GM ni con un gesto de apariencia sencillo, con un simple juego elegante de muñecas, manos, dedos, sin apenas mover el cuerpo... La versión impresionante determinó el previsible clima de apoteosis. No concedió el maestro regalo alguno. ¿Ouál, después de la Patética Pero el público estaba electrizado y después de hacerlo salir entre los profesores, diez o doce veces cuando, por indicación del maestro, abandonaron el estrado, todavía el general deseo le obligó a comparecer por. dos Veces para recibir un homenaje tan encendido como justo. Estas jornadas sinfónicas de Ibenmúsica se han coronado así trlunf alimente. -AMtanlo FERNANDEZ- CID. UNA TURANDO! CON ACLAMADOS PRIMEROS PAPELES Desdé las funciones que, como ya es tradicional en estos festivales, se reservan a la compañía completa de un teatro estable, se ha vuelto con la ultima ópera puccinlana Tunan- dote a la fórmula deí acopio eventual de elementos. Y no sé si parque el postrero de los título representados por el teatro alemán invitado, el Don Giovanni resultó ei. de reproducción más débil, o porque el nivel cantor de las primeras figuras no presentó éto Turandot fisuras como la que, por; ejemplo, SUÍPUSO la segunda doña Ana pero. la verdad es qúe ¡en mi opinión, fue menos palpable este año paso de un régimen a otro. Mu 1 sicalmente, al menos. Porque, con todo, la coherencia narrativa conseguida a través del: binomio escenografía- dirección escénica- -y aparte las diversidades de criterio que puedan mantenerse en relación conr los conceptos adoptados en tales puntos por la compañía germana- sobre ser también discutible en su adecuación al espíritu de la fábula, tal como la quiso aprovechar Puccini, estuvo, tan ayuna ds imaginación como sobrada de ciertos absurdos, cuando no ridículos detalles. Cierto es que el montaje apresurado y, para mayores dificultades, en un escenario de tan precarias condiciones como el de la Zarzuela, de historia tan compleja -mezcla de elementos trágicos, grotescos y fabulosos- -como controvertida desde su propia génesis, se halla erizada de problemas, pero no lo es menos que pudo intentarse algo mejor. Pienso, ai escribir esto, en la excesiva ocupación del escenario, en el primer acto, por elementos que, originando la división de afluéa en compartimentos estancos, además de dificultar notablemente el movimiento multiplicaban la sensación de ahogo v de falta de espacio. Pienso en las poco apropiadas características generales de los decorados, sí complicadas en su disposición y proteicas en su plasticidad, sólo exo orientes de cierta fantasía, no de atmósfei- a alguna de onírico misterio, también preciso. Pienso, aisimismo, en la nula presencia de un ingrediente tan absolutamente necesario, como el de la comicidad grotesca que, como contrapunto de los componentes dramár ticos, debe presidir las evp 1 eione 5 de, los tres dignatarios, Ping Pang Pong cuyo cuadro característico fu- fieniplo de falta de imaginación teahrsfl. Pienso, en fin, en la jue tampoco hnbr a la hora de mover a otros personaje? R I a de buscar diversidad de actitudes a las masas o a la de hacerlas accionar... Todo fue mucho mejor, sin embargo, en lo que respecta a las contribuciones musicales. Y no faltan en ellas tampoco ni las dificultades técnicas, ciertas, ni las de- enfoque earacterológieo de los orotagonistas. Unas y otras fueron muy trabajadas, muy elaboradas por Puccini en página en la LÓPEZ COBOS, DIRECTOR ASOCIADO DE LA ORQUESTA ÜAOONAl Con ocasión de la rederate gira por España del director de orquesta Jesús López Cobos, se: 1 formalizado su contrato como director asociado de la Orquesta Nacional de España. El maestro López Cobos accede al puesto a partir de este mes de mayo y compartirá con el director titular, Antonio Ros Marbá, las tareas técnicas y artísticas de la Orquesta, entrando a formar, parte de la Junta rectora y de la. Comisión de dirección del organismo autónomo Orquesta y Coro Nacionales de España La integración de Jesús López Cobos en la Orquesta Nacional y su actuación al frente de la misma se irán intensificando progresivamente, en la medida que sus compromisos internacionales lo permitan, hasta el momento en que asuma la titularidad de la Orquesta. El maestro López Cobos es actualmente director general de la Opera de Berlín y está considerado como una de las primeras batutas mundiales. Sus recientes éxitos en Barcelona, Madrid y Granada al frente de la Royal. Philharmonic Orchesitra, así como los obtenidos la pasada semana, ya al frente de la Orquesta Nacional, en Málaga, Cádiz y Sevilla, lo han evidenciado. ¿Cefalitis? ELIMÍNELA con 6 UANTE GEL JAB 0 N Y NUEVO DELSAGREM Laboratorios TEBIB. Castelló, 5 7 Tel. 2 S 5 40 88- MAORID- 1 TOBREL 0 BOWES Se alquilan chalets y pisos con piseta para temporada de verano Teléfono 859 19 32 De verita en Farmacias y Perfumerías