Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
II I I II I II UII UIII MI IMII H m m i -I H -HiH Carmela García Moreno es una mujer Dopular en España. A su vocación política, a su belleza a su simpatía, se une en su personalidad un nuevo y dinámico concepto de la joven mujer española que rompe moldes y mitos, al tiempo que aparece comprometida con la sociedad de su tiempo. Carmela García Moreno, una mujer de hoy, esposa, madre de dos hijas y directora general en el ATURAL y sencilla como la vida misma, enormamente segura en sus Ideas y rsaJlsta a la hora ds seguir el camino que debe conducirlas a B práctica: asi es Carmela García Moreno treinta y cuatro añoa licenciada en Ciencias Políticas. Va para tres meses que Carmela tomú ñ batuta de una de las Direcciones más complejas y dificultosas de la Administración: la de la Juventud y Promoción Socio- Cultural. Desde entonces no ha tenido un SOID momento de respira, consciente de que la actividad ha do regir su ardua tarea: Pesa 3 todo, voy 3 salir quemada, porque a q u í se quema hasta más verde caña ds bambú- Esto y otras muchas cosas nos ha confesado Carmela Garcia Moreno en la Intimidad de su hogar, brevamente alejada de su despa chot en compañía de dos preciosos hijas que do cuando en cuando, entre pregunta y pregunta, advierten; -Mamá, a ver qué dices, no i ayas a resultar cursi- Ministerio de Cultura, se ha ganado a pulso el titulo de Miss Congreso con el que cariñosa y familiarmente la conocen ya millones de españoles. Y a eila no le molesta, porque detrás de la oretendlda frivolidad del titulo, por otra parte muy merecido, asoma la eficacia, la responsabilidad y la preparación de esta joven parlamentaria que dice no ser la niña bonita de UCD. drid, en un- guateque de aquellos que tanto se daban a finales de los sesenta. Nos casamos también en Madrid V nos vinimos a vivir a este piso, primero de alquiler claro, hasta q u e conseguimos que fuera nuestro. Yo acabé la carrera de Políticas siendo ya madre de las niñas. Después, como necesitaba hacer algo, me dedjqué a dar clases; me gustaba la enseñanza y, sobre todo. traba ar. EL SECRETODE LA CONVIVENCIA ES EL RESPETO A LOS OEfVlAS- ¿Cuál as la norma quQ ha regido tu matrimonio en todos estos aiios? Si es qua existe alguna norma que pueda regir la convivancla entre dos personas, -Si: yo creo que s secreto de toda convivencia as el respeto mutuo porque, con el tiempo, todo se serana. y debe siempre permanecer ese respeto entre uno y otro. Pero no sólo la pareja, sino en todos los sectores de la vida. Por desgracia, nuestra socls dad adolece de falta de respeto, es mucho menos tolerante con dstermlnados comportamientos. Por poner un ejemplo que nos atañe: es evidente que esta sociedad ha sido y es menos tolerante con el comportamiento de la mujer que con otros. ¿Y esto es fácil de solucionar, Carmela? N o es fácil, claro. Es preciso lograr una total equtpaf clún legal para la mujer, que ha tenido durante muchísimo tiempo un papel subordinado. Incluso en el medio ruratn pese a ser la administradora de 0 que su marido ganaba en el campo, la mujer ha ocupado siempre ese segundo plano. No niego que también ha existido algo de despreocupación por parte da ÍES propias mujeres, pero as que no han encontrado esa principio de igualdad de oportunidades necesario. ¿Es ésta una postura feminíala? -Mira, yo creo que en esto del feminismo es preciso matizar muy bien. Entiendo el feminismo como humanismo c o m o profundo humanismo que logra esa 3 quiparación egat de que antes te hablaba. Es ésta la tarea que yo me he Impuesto. ptJrqua al íemlnismo radical, al de Q pancarta, a ese renuncio, es ya otra cosa. ¿Ereg una mujer- progro- Bueno, yo ms definiría como una persona normal, dentro de un régimen de Ih bertadfis. Naiuralmante, luego pueden venir las limitaciones y, dentro da algunas teorías, yo puedo ser- pro- N la, de siete, son las dos hijas de ta directora de la Juven t u d. Estudian en el Licao Francés con vri resultado da buenas notas, según cuenta su madre, aunque, al parecer, sea Estela quien se lleva la palma en horas da aplicación. Esteban Artacho. al marido da Carmela, no se encuentra hoy en Madrid debido a compromisos de trabajD -M i esposo es ingeniero agrónomo, iMenos mal que viaja mucho! esto disimula ranibjén mis ausencias- -dice Carmela con b u e n humor, mientras contempla una gran fotografía de su boda. V recuerda a q u e l hermoso día, hace ahora once años- ConOLÍ a Esteban en Ma- Vive la directora de la Juventud en una tranquila cafle madrileña, en un piso grande y soleado. Itenc de cuadros y de plantas. Me encanta la pintura, pero hace falta mucho dinero para Invertir an cuadros: casi todos los que a q u í cuelgan son regalos. También me gusta cuidar las plantas; creo que para! poco qUQ estoy en casa no se encuentra muy destartalada, ¿verdad? comenta Carmela, poco untes del almuerzo. Porque hoy la directora ha encontrado un hueco en su actividad para Ir a la peluquería V almüfiar en familia, -Parece mentira, paro ssi es: llevaba cuatro meses sin poder ir a la peluquería y cortarme el cabeflo. De todas formas, me he Ifevado a la secretaria conmigo y mientras me pemaban hemos sagú i do despachando. Al fondo del piso, unos ale. gres gritos advierten la presencia de mama en casa. Estela, de nueve años, y Carma- L Oireolor dn la Juventud consu tiija mflnc r, GarniQla- ze