Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Rubén y Cajal Mi amigo el doctor José M. a Rodríguez Tejerina, presidente de la Reai Academia de Medicina y Cirugía de Palma de Mallorca, me pone en la pista de unos versos prácticamente inéditos de Rubén Darío: los que leyó el 3 de marzo de 1907 en el teatro Principa! de aquí, de Palma, en el homenaje que se le tributó a Ramón y Cajal con motivo de la concesión del premio Nobel. Dicen así: Va cavando con paciencia El minero cerebral, Uena ejstá de fe y de ciencia La conciencia de Cajal. De la mina en lo profundo Nos atrae, pero nos Da una inmensa hambre de mundo Y una inmensa sed de Dios. Ese sabio es un poeta, Va con Psíquis la fatal. No le, rompa la piqueta Las dos alas de cristal! Gran cuidado, buen obrero, Gran cuidado en la labor: Si hallas luces, gloria! pero No dar sombras es mejor. Cada cual lleva en sí mismo La honda mina de Cajal; Más al lado está el abismo. El abismo de Pascal. Canto al sabio, si me inspira Que mis sueños verdad son: Que en el mundo de la Lira La verdad es Ja Ilusión! Estos versos no están recogidos en ninguno de sus libros, ni tampoco en las diferentes ediciones de Obras completas o Poesías completas; aparecieron en un número extraordinario, sin fecha y prácticamente desaparecido, de la Revista balear de ciencias médicas. Cajal no estuvo entonces en Mallorca; vino en 1910, invitado por Odón de Buen, fundador del laboratorio biológico marino de las Baleares. De su viaje se tienen muy pocas noticias. 13