Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. V I E R N E S 29 DE FEBRERO DE 1 S 80. PAG. 71. 1 S 1 CARTAS AL DIRECTOR IH 1 La huelga Señor director: Suponemos que son justas Jas pretensiones que los trabajadores o empresarios presentan correcta y legalmente. Si por no serles concedidas declaran la huelga habría que exigir responsabilidades a los que toleraron una situación injusta, y, por añadidura, al no ceder dan motivo a una huelga con los perjuicios consiguientes. Si las peticiones fueran viciosas, con la autorización de la huelga se tolera que la fuerza quiera imponerse a la razón. Si dichas peticiones se conceden es corno si- dejáramos que el niño consiguiera sus inadmisibles caprichos por temor a los destrozos que causara con sus rabietas. Por la misma razón rechazamos la huelga como presión para las conversaciones próximas a celebrarse. Una avenencia entre los huelguistas no significa mutua conformidad, como sería el caso del empresario que ante una situación angustiosa s viera obligado a transigir como un mal menor. Los huelguistas en los que se demuestre una intransigencia egoísta deberían ser sancionados para evitar que ellos o Ips demás vayan a otras huelgas que tantos perjuicios acarrean. La huelga es una consecuencia de negarse a una petición de derechos. ¿Por qué no ha de resolverse la Cuestión por vía judicial, es decir, encomendada a personas moralmente solventes, profesionalmente capacitadas y que por 110 estar vinculadas a intereses ajenos, pueden mejor que nadie conceder a cada Una de las partes lo que en justicia les corresponda? ¿No están para esto los Juzgados y las Magistraturas de Trabajo? Es necesario el arbitraje de personas im paxciales, puesto que, dado el egoísmo humano, es de esperar que la parte más poderosa, que puede obligar a la otra, se niegue a concederle sus justos derechos. ¿EB que los cambios o modificaciones producidos como consecuencia de las huelgas: no podían haberse efectuado sin ellas, como si fuera imposible imponer la justicia pa: cíficamente? Lo cierto es que las huelgas ho debieran existir, dado que el Gobierno puede evitarlas y tiene el deber de hacerlo. -Inocencio GUTIÉRREZ SÁNCHEZ (Madrid) cia sean quienes la miran, no con visión binocular y armónica, sino con visión simple que sólo advierte lo estrictamente material; no los auténticos realistas, sino quienes se mueven sólo oor las nubes del limitado mundo natural, tan aburrido sd no se percibe lo que con su existir pregona, si no se sabe detectar lo tjue paüpita en siu trasfondo. Relea, por favor, el lector de ABC ese espléndido artículo; o búsquelo, sd lo pasó por alto. Y medite un poco sobre la frase final, de Malraux: Ett siglo XXI será místico o no será. Pero, cuidado: sustituya místico por realista da igual y es miás exacto. -Alejandro CORNIERO (Madrid) Mal rumbo de la política española Señor director: No me cabe más que asombro ante el rumbo inusitado que lleva la política de nuestro muy querido país, España. La defensa de sus intereses no está ni siquiera garantizada, ni siquiera protegida; esto empieza a convertirse, si no lo es ya, en un escándalo. No hay seguridad en las calles de esta villa, ni de noche ni de día, ni siquiera en el Palacio de la Moncloa... -Se ha perdido el concepto que vertieron aquellos hombres de la generación del 98, del verbo españolear Se ha perdido todo. Pero siempre queda algo: la esperanza de que el rumbo de España vaya hacia derroteros más pacíficos. -El marqués de la TORRE DE CARRUS (Madrid) que estuvo en la batalla de Trafalgar, ea 1805 y en la batalla y rendición de la Escuadra francesa en Cádiz, en 1808. Hermanos del abuelo de don Norberto de Mella fueron los cardenales de la igle sia de Santiago de Compostela don Antonio, don Ignacio y don Fernando de Mella Várela (1680 88 90) sepultados en ía catedral, con lápidas sepulcral- es cor, el escudo de los Mslla. Referente al obispo de Zamora y cardenal, de apellido Mella, que cita el señor Campoamor, se trata de don Juan de Mella, defensor en Roma de don Diego de Anaya, arzobispo de Sevilla, embajador del Hey Juan II, confesor y consejero de Alfonso V; Calixto III le promovió a ía púrpura en 1456, y en- 1458 le designó el Rey para obispo de Sigüenza, siendo el primer prelado presentado por la Corona de Castilla. Don Antonio Taboada Roca, refiriéndose a los- anteriores parentescos dice que son muy remotos y que provienen del pazo de Fuentevila en San Esteban de Pantiñobre, Arzúa (La Coruña) He leído que los Mella de Zamora descienden de los hijosdalgo de Galicia que acudieron a la conquista de Zamora. Los escudos labrados en piedra en diferentes lugares de Galicia, con cientos de años de antigüedad, tienen que ser raíces de un mismo tronco. También en Arzúa hay otra parroquia con el nombre de Rivadiza de Mella. Don Juan Vázquez de Mella y Fanjul fue premiado por don Carlos de Borbón y Austria- Este (Carlos VID con el título dé conde de Monterrcso (lugar de Monterroso, Chantada, Lugo) Fue diputado a Cortes por Navarra (1893- 1919) Testó en Santiago de Compostela el 19 de diciembre de 1918, ante el notario don Jesús Fernández Suárez, dejando heredera del razo y tierras de Galicia a mi madre, doña María de Mella Betancourt. -Enrique CRESPO DE MELLA (Madrid) Vázquez de Mella y Galicia Reforma sanitaria: no sólo a los médicos Señor director: No parece que el proyecto emprendido por la UCD sobre la Reforma Sanitaria haya tenido aceptación en la clase sanitaria, si nos atenemos a las polémicas suscitadas y no exentas de hechos y datos fehacientes, que ponen en entredicho el citado proyecto. Sin lugar a dudas, uno de los puntos más controvertidos ha. sido el olvido en contemplar la figura del farmacéutico y veterinario en su. justa medida. ¿Se puede acaso ignorar la amplia repercusión que ambos profesionales sanitarios tienen en la Salud Pública y en una concepción global y de equipo dentro de la Sanidad, sobre todo en el medio rural? El papel tan importante que desempeñan dentro de sus competencias: análisis clínicos, control de alimentos, sanidad ambiental, microbiología... que en buena medida indica el grado de desarrollo en materia sanitaria de un país, no ha tenido eco en el texto. Muy posiblemente no estaba dentro de los planteamientos de UCD el hacerlo, quizá la precipitación en la elaboración de la reforma ha originado semejante desatino, ha sido el PSOE quien ha aprovechado esta circunstancia y tomado cartas en el asunto. dando cabida en su justo término a estos profesionales universitarios en su proyecto de Reforma Sanitaria. No en vano declaraba a la revista El médico en su primer número, el diputado socialista Donato Fuejo Lago Existe una excesiva atención en el proyecto de reforma a los aspectos médicos, desconociendo el carácter multidisciplinar de la Sanidad Solo trece líneas se dedican a farmacéuticos y veterinarios, pareciendo ignorar sus competencias, sobre todo en el caso de los primeros. Poco ecuánime resulta esto planteamiento. Al Igual como ocurre en Europa occidental, en este país las nuevas generaciones de profesionales sanitarios tendrán que aportar mucho, a la Salud Publica ¿No- es craso errar Ignorarlo? -Jar vier CAMBRA MORA V lladolid) Señor director: En Cartas al director don José María de Campoamor dice: que Vázquez de Mella era asturiano, y en efecto, nació en Cangas de Onís, el 8 de junio de 1861. Con lo que no estoy de acuerdo es en todos los demás datos referentes al apellido Mella de la citada carta. El padre de Mella, oriundo de Galicia, se llamó don Juan Antonio Vázquez de Mella y Várela, de profesión militar, fue destinado a Asturias, dónde contrajo matrimonio con doña Teresa Fanjul Blanco, que Sobre un artículo de era de Cangas de Onís. Rof Carballo f Mi madre era asturiana, mi padre ga- Señor director: Acepte mi enhorabuena llego; yo nací en Asturias, pero tengo san (por el maigistral artículo del profesor Roí gré gallega (extracto del discurso Mella Oarballo, publicado el pasado día 23, sobre en La Corana el 2- IX- 1916) las dos realidades en las que nos moMella estudió en el colegio Valdediós, a vemos. Un dedo bien puesto en la llaga; cinco kilómetros de Villaviciosa. Huérfano porque toda la clave del éxito en la con- de padre, tuvo que cobijarse, juntamente clucta humana reside, justamente, en la con su madre, en casa de unos tíos paterconciencia de esa realidad dable, natural nos, pazo de Pilgueira de Boimorto, Ayuny suipranatural, en dedica- rse a la búsque- tamiento de Arzúa (La Caruña) casa mada de lo real que es, precisamente, el triz de los Vázquez de Mella desde tiempo títuto del libro que. escrito por el físico inmemorial, pazo y fincas que heredó Meatómico Barnand d Espagiiat, comentaba lla a la muerte de su tía Antonia. tan ciportanamente el doctor Rof. Su formación universitaria comenzó en Tan oportunamente. Porque, con ignooctubre de 1877. Se matriculó en Derecho, rancia de que la realidad de nuestro munpero hubiera optado por Filosofía y Letras do es bidimensional y no reducida a lo sensorialmente perceptible, cuando se habla de haber existido dicha Facultad en Sande literatura realista no se piensa en San tiago. ciudad es la ciudad de mte cariños, Esta Juan de la Cruz, simo en Zoila (o en Cela) que puedo y si de arte se trata. parece que es realismo a la títulos que considerar mi ciudad con más otra ninguna, porque el de Solana pero no el de Fray Angélico; y ella he pasado los primeros años de en te. si al modo de vivir se alude, no se llama vida de mi adolescencia y de mi juvenrealista a quien ajusta al suyo a un patrón tud (discurso de Mella del 31- VTT- 1918) dictado por exigencias sobrehumanas, sino Varios de sus antepasados fueron milial que le somete a los Imperativos del ditares y marinos, y estuvieron presentes con nero, el estómago, el sexo o el poder. las armas én múltiples empresas naciona Es curioso pensar cómo nuestros sentidos les, lo que citó en discurso pronunciado suelen quedarse en la puira realidad exterior, en el círculo del Ejército y de la Armada sin advertir la otra: aquella que está me- en Barcelona. tiéndose por loa ojos y oídos a través del trino del carnario, la Vía Láctea o el campo Don Antonio Taboada Roca, especialisen primavera. ta en genealogías gallegas, cita como paY no Irá bien jlas cosas mientras quie- riente de Mella a mi bisabuelo, don Ñornes más proyecten; sobre la vida su Influen- berto de Mella Barbeito, capitán de navio,