Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MARTES, 22 DE ENERO DE 1980. PAG. 16. RELACIONES EXTERIORES DESDE LA NORMALIZACIÓN- DEMOCRÁTICA EN AMBOS PAÍSES Apunte internacional PRIMERA VISITA A ESPAÑA DE UN MINISTRO GRIEGO DE EXTERIORES E G EORGES Raí lis, ministro griego de Asuntos Exteriores, inicia hoy una visita a España que será el primer contacto oficial entre los dos países desde hace muchos años, especialmente desde que ambos recuperaron la normalidad democrática. asimilable a la realidad española. En este preciso momento, la situación geopolítica helena permite un conocimiento de primera mano sobre las circunstancias en que viven los Balcanes. Y ya en el terreno económico, España y Grecia tienen prácticamente todo por hacer. Grecia siempre, ha dado importantes facilidades para la inversión en el país y tiene una serie de sectores en los que España podría tener eco: productos químicos, maquinaria agrícola, recambios y accesorios para automóviles, material- electrónico, camiones, autobuses y equipamiento ferroviario. Mientras, España podría importar minerales diversos y otras materias y productos semielaborados, cuyo proceso, se p u e d e concluir en España, fórmula adoptada frecuentemente por Grecia en sus relaciones comerciales con otras naciones. En cuanto a la cultura, el panorama es bastante triste, aunque se ultima la constitución de una asociación cultural hispáno- griega que quizá pudiera sacar la relación bilateral de. su total Oscuridad en este aspecto. -Matilde HERMIDA. Las relaciones h i spano- grüegas se def 1 nen por una curiosa indiferencia mutua, sorprendente si se t i e- ne en cuenta que las dos naciones presea tan una serie de rasg o s m u y similares a u n que se trate cié entidades tan diferentes en tamaño. EL VINCULO MEDITERRÁNEO Ante todo, Espa ñ a y Grecia son dos países situados en zonas extremas del mar Ms diterráneo, un mar que nunca ha dejado de ser conflictivo, y menos en los últimos años. Son también países con un nivel de vida similar- -en 1977, seiscientos dólares separaban nuestras rentas per cápita y la proporción se mantiene Países de fuerte tradición agrícola, conocieron un eufórico y a menudo desequilibrado boom en los años sesenta que apuntalaron también en el recurso al turismo y a las divisas de sus emigrantes. Aunque sea a niveles distintos, los dos dependen mucho del exterior -U S A y CEE- presentan una gran fragilidad en el tema energético y, cada uno por razones diferentes y casi anecdóticamente, alardean de amistad tradicional con los pueblos árabes, SIN CONFLICTOS Por otra parte, no ha habido nunca motivos de fricción entre las dos naciones. Frente a la opción comunitaria, Grecia- -tanto por boca del presidente T s a t s o s como del premier Caramaniis- ha mostrado su esperanza de que España ingrese en fechas próximas en la CEÉ. Para los griegos, el acceso a la CEE representa- -a pesar de los inevitables ajustes internos- -un seguro económico importante, pero también político. Potencia frágil en un n n c ó n particularmente conflictivo, puede correr menos riesgos si. pertenece a la CEE que hasta ahora mismo. Por otra parte, para Grecia, el ingreso en la CEE representa un primer paso efectivo para corregir el actual desequilibrio nórdico de la Comunidad que justifica el alejamiento con que Europa enfoca a menudo la comjpieja situación del Mediterráneo. Sóío que él sur que representa Grecia ha sido mucho más fácil de digerir en la CEE que! a realidad más conflictiva que puede suponer España. AMPLIAS POSIBILIDADES En cualquier casó, España puede tener es árecia un buen interlocutor sobre el te a comunitario y un aliado, no por modesto desdeñable en el futuro. Es también un país ¿son ana peculiar relación con la OTAN, digno de tenerse en cuenta aunque no sea L año pasado, el septuagenario primer ministró g iego, Constantino Caramaniis tuvo tiempo para visitar ios grandes países de la Comunidad Económica Europea (Alemania, Italia, Francia y Reino Unido) tres naciones balcánicas (Yugoslavia, Rumania y Bulgaria) y las dos máximas capitales del comunismo internacional: Moscú y Pekin. Según Caramaniis, los intereses nacionales- griegos exigen una diversidad de acción diplomática. Y ahí está la prueba: Ostpoiitik (para neutralizar posibles apoyos de Moscú a Ankara en el contencioso greco- turco) política de colaboración regional (para apuntalar ia frágil estabilidad en tos Balcanes) y, sobre todo, política europea, pues- -como reza el tema del partido Nueva Democracia, de Caramaniis- Grecia pertenece a Occidente En este sentido, Grecia coronó, felizmente, sus negociaciones con la Comunidad el pasado año, y uno de los Consejos Europeos se- celebró, con tal motivo, en Atenas. En esa ocasión, Giscard comentaría: Europa redescubre su propia N ntHad al venir a Atenas. EN LA COSTA AFRICANA INCIDENTE ENTRE UN AVIÓN MARROQUÍ Y UN DESTRUCTOR E! Cuartel General de la Armada hizo pública una nota pasadas las ocho de la noche de ayer, en relación con el ametrallamienio del destructor español Almirante Ferrándiz según recoge Efe. El texto de la nota es el siguiente: En reíación con la noticia aparecida en un diario de la Prensa canaria respecto a un incidente producido el pasado día 17 en las proximidades de las costas del Sahara, es conveniente puntualizar la manera en que se produjeron los hechos, que no merecían en ningún momento ei calificativo de alarmantes. El destructor español Almirante Ferrándiz que navegaba en esa zona en misión de apoyo a los buques de pesca españoles que allí faenan, fue sobrevolado repetidas yeces por un avión Mirage de las Fuerzas Aéreas marroquíes. E! avión, en su última pasada, efectuó una ráfaga de disparos de advertencia a distancia del destructor y por la proa del mismo, con la intención de señalar al barco, a juicio del avión, que se encontraba en ¡a proximidad indebida de la costa. En ningún momento -dice la nota oficial- -se consideró el buque hostilizado y consecuentemente no hizo ninguna maniobra para repeler una agresión que no existió. Aunque los hechos tuvieron lugar el día 17, este Cuartel General no publicó ninguna nota sobre el mismo por haberse dado un oportuno intercambio de comunicaciones entre marroquíes y españoles, que dejó satisfechas a ambas partes. Pues bien, los vínculos de España con esta Grecia democrática) con reciente retorno de un sistema dictatorial, mediterránea y con el ingreso en la CEE en el bolsillo (la entrada oficial será ei 1 de enero de 1980) son, prácticamente nulos. En el terreno bilateral, las perspectivas son interesantes pero tampoco hay que exagerar los términos. En ¡o que no sólo resulta útit, sino, necesaria, la orquestación entre Atenas y Madrid es en el terreno de sus políticas comunitarias. Los negociadores griegos ya han roto buena parte de las dificultades que se cernían meses atrás sobre los productos mediterráneos de los países aspirantes al ingreso en la CEE. Las cláusulas relativas a los melocotones y tomates no sen una simple anécdota, sino un capitulo de alto interés para sectores amplios de nuestras respectivas agriculturas. Otro tanto se puede decir del aceite de oliva y vinos de mesa. La diplomacia española, que todavía tiene un largo camino que negociar con la CEE, se encontrará que a partir del año próximo tendrá que convencer no sólo a los nueve miembros actuales, sino a un décimo: Grecia. La ¡legada, hoy, a Madrid de Georgios Rallis, ministro de Exteriores y número dos de Caramaniis, puede s e r u n a oportunidad de excepción para poner en marcha una cooperación útil y fructífera entre Atenas y Madrid. Grecia, que meses atrás se s a l i ó del dispositivo militar de ¡a OTAN, es consciente de que su espacio- -sus tres mil islas- -es vital en la geoestrategia dei Mediterráneo oriental, de la misma manera que España lo- es en el Mediterráneo occidental. Otro motivo para arbitrar una más activa concertación. -A n t o n i o ALFÉREZ.