Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES, 19 DE DICIEMBRE DE 1979. PAG. 4. LEVI, ARRABAL, DRAGO (Y es entonces cuando la socióloga progre con gafas de socióloga progre, ésa que siempre se resiste a que le hundan la coartada criptomenopáusica, se apodera de la tarima y el micrófono y le lee la cartilla al buhonero de la camisa bianca. ¡Oye, tú, Le vi; te creerás muy listo, pero nos estás dando gato por liebre, confundiendo el marxismo con el estalinismo, olvidándote de la infraestructura y eludiendo la critica de la democracia burguesa! Tras ios aplausos euros de rigor, un silencio morboso se apodera de la sala. En el subconsciente del unitario de izquierdas se enciende la luz de la esperanza: te han cazado, tío; menudo revolcón; a ver cómo sales de ésta; vas a aprender tú a ir de guapo por la vida. Y es entonces cuando el látigo liberal, que esta tarde ha tomado el ropaje de la acracia, restalla con la fuerza humanista de los místicos. Aunque las palabras le salen a Leví con la brusca intermitencia con que se escupe la metralleta, el aprendiz de traductor apenas acierta a perseguirle. Tampoco es necesario: Losrefugiados- de- Camboya- no- saben- cuál- esla- díferencia- entre- el- marxismo- y- el- estalinismo... ellos- saben- que- en- la- puerta- desu- campo- de- concentración- hay- grabadascitas- de- WIarx... yo- sé- que- en- el- d i a r i o Pravda -se- publican- todos- los- días- interpretaciones- c i e n t i fie a s- de- las- citas- deMarx... la- mitad- de- la- Humanidad- desconoce- la- diferencia- e n t r e- el- estalinismo- y- elmarxismo- porque- carece- de- preparaciónpara- entrar- en- ese- d e b a t e- académico... pero- para- la- mitad- d e- la- Humanidad- elmarxismo- es- una- quemadura- insoportable... ¿La- democracia- burguesa? Yo- no- sé- loque- es- la- democracia- burguesa yo- sé- loque- es- la- democracia- ese- sistema- que- permita- a- Ios- individuos- circular- libremente- ya- los- trabajadores- manifestarse- libremente... yo- no- sé- si- esa- democracia- es- burguesa- o- proletaria... si- es- reaccionaria- o- progresista... yo- sé- que- ésa- es- la- democraciapor- la- que- lucho. Ocurrió el sábado en el teatro Martín. Por espacio de más de cuatro horas, Fernando Arrabal, Fernando Sánchez Dragó y Bernard Henri Levi, profetas regionales del viento de individualismo iconoclasta que felizmente recorre el mundo, predicaron el evangelio del libre albedrío ante un millar de jóvenes convocados a través de la simple transmisión oral del evento. Ninguna publicidad convencional se había hecho del acto- -inserto en las Jornadas Culturales de la CNT- -y la Prensa pasó de puntillas sobre lo que allí se dijo. Al cabo de dos años y medio de parlamentarismo democrático y de tres campañas electorales con tanta sal y pimienta comme il faut nunca había asistido, sin embargo, a una reunión política tan vivificante y regeneradora. Tres ideas fundamentales unifican este discurso intelectual: 1- -El siglo XX pasará a la Historia como. el siglo de los totalitarismos. No hay totalitarismos buenos y totalitarismos malos, de la misma manera que no hay cadáveres progresistas y cadáveres reaccionarios. Llevaba razón el disidente soviético Bukovsky cuando, a punto de ser intercambiado por el comunista chileno Corvalán, aseguró que los intercambiables eran Breznef y Pinochet. Las dictaduras de derechas son fascismos ortodoxos; las dictaduras de izquierdas, fascismos heterodoxos. 2. ¡Abajo la revolución! Es la hora de la rebelión individual y la resistencia. Revolución siempre significa estructuración de una nueva mayoría totalitaria. Rebelión individual (Dragó) y resistencia (Leví) significan defensa firme de la privacidad y la autonomía personal frente a los embates de los políticos amontonados a la grupa del Estado. Los políticos no tienen derecho a invadirlo todo: deben quedar relegados a su parcela natural- -el Parlamento, las campañas electorales, las Convenciones partidistas- -y permitir a los ciudadanos invertir su única vida como mejor les plazca. 3. -Los individuos deben perseguir sus propias utopías más allá de. la esclerotizada sociedad convencional. La vida carece de sentido sin utopías ni ideales. Lo importante no es alcanzar las metas anheladas, sino invertir tiempo y energías en su búsqueda. Es la filosofía barojiana de la acción por la acción, que mueve a Zalacaín, el aventurero Los españoles debemos lanzarnos de nuevo al camino y practicar el nomadismo Nomadismo físico y, sobre todo, nomadismo intelectual, reivindicando la posibilidad de ir solos por la vida Es probablemente cierto que la libertad hace conservadores a los hombres, pero tampoco lo es menos que mientras lo que se les ofrece a quienes demandan la libertad sea un conservadurismo monolítico, aburrido y ramplón, las nuevas generaciones continuarán emigrando a los extremos falsamente heroicos del falangismo retro y el leninismo euro En España gobierna un colectivo que reclama para sí la etiqueta de partido de las libertades sin más justificación, a menudo, que la de servir de plataforma para que los propietarios de escuelas reivindiquen la libertad de enseñanza y los dueños de fábricas la libertad de empresa con el agravante de que unos y otros exigen la socialización de sus pérdidas en tiempos de vacas flacas. Mientras todo el tinglado se reduzca a eso, la juventud no podrá estar de su lado. Desde hace varias semanas el segundo puesto de la lista de best- sellers -inmediatamente detrás del inevitable tratado de dietética- -lo ocupa en los Estados Unidos un iibro titulado Restoring the American Dream Su autor, el libertario Robert Ringer sostiene la tesis de que la Restauración del Sueño Americano requiere constreñir al Estado a su misión originaria, la defensa de la vida y hacienda de los ciudadanos, y recortar las parcelas de poder de una ciase política que él ve engarzada en un partido único al que llama demopubticano Otros ejemplos parecidos en otros lugares del mundo occidental podrían venir a colación. A comienzos de ios setenta ios gobernantes prometieron la conquista de la luna, la victoria sobre el cáncer y el crecimiento económico continuado. En el cambio de década, ahora que todas esas promesas se han demostrado vanas, los gobernados comienzan a pedir que simplemente les dejen córner, amar, rezar y soñar en paz. Todavía los profesionales del aparato se apresuran a descalificar planteamientos como éstos, aludiendo desdeñosamente al caduco liberalismo manchesteriano Reuniones como la del sábado demuestran que, efectivamente, los telares de Manchester dejaron de funcionar hace ya tiempo, pero la demanda de autonomía individual continua viva entre nosotros. -Pedro J. RAMÍREZ. SAN JOSEP Tenia yo escrita, desde hace algunos días, una columna óe la que por rara inspiración habla empezado por el titulo. Y era precisamente el titulo! o que me hizo dejaría en e! rodillo de la máquina de escribir. Este era el mismo que ustedes tienen ante sus ojos: San Josep La razón ríe mis vacilaciones era tanto estética como filosófica. Realmente ei aspecto saludable de mi querido amigo se compaginaba ma! con la idea tradicional del santotipo. Por lo que uno sabe de iconografía no ha habido santos de rostro sonrosado y esférico. Y además, Josep Meliá tiene un estilo vibrante, notablemente alejado de la resignación y la paciencia. Y, sin embargo, lo que él está haciendo merece no su inclusión en el santoral- -que esto queda pars vidas d- e otra orientación no relacionada con ios problemas poüticos de este bajo mundo- pero si el agradecimiento del Gobierno. Gran periodista, muy inteligente y de amplio tíominio de ios temas de la actualidad nacional, Meliá se expone cada lunes y cada martes a ¡os flechazos de los periodistas, y consigue salir airosamente de los difíciles ¡anees en que le sitúan los chicos de la Prensa. Y he aquí que en vez de ser reconocida su bonhomia, su habilidad y su sacrificada entrega a la tarea que le ha sido confiada por el Gobierno, se le ataca injustamente como si Josep fuese el artífice cre dor de los problemas y de las confusiones que ¡os periodistas informadores tratan de centrar y despejar. Hablando de centrar se me viene a a memoria un caso semejante y reiterado: los alagues de los cronistas deportivos a los entrenadores de fútbol. Son los entrenadores quienes pagan las consecuencias de que sus jugadores no tiren a gol con la necesaria rapidez y puntería. Por eso cambian con tanta frecuencia sin que, al parecer, ese baile de entrenadores haya mejorado notablemente la calidad de nuestro balompié hermosa palabra olvidada! Josep Meliá no tiene culpa alguna de que no se produzca aquella transparencia de la que tanto se habla. Y tiene, en cambio, el mérito evidente de dominar unas funciones delicadísimas, universales, improvisando respuestas y explicaciones que no han podido ser preparadas documentalmente por falta de tiempo y porque además las preguntas le llegan sin previo aviso. Irrita un poco, por consiguiente, que se tome a Josep Meliá como blanco de los desahogos que en pura justicia deberían estar canalizados hacia tos departamentos o persona es que si llevan sobre sus hombros la responsabilidad de decisiones o indecisiones, origen de la sed informativa que hoy sentimos los periodistas en general, y los cronistas políticos en particular. Si Josep Meliá en vez de salir a un salón del complejo urbanístico de la Moncloa hubiera salido a una sala de la Casa Blanca, se habría ya ganado el Ututo de ministro ¡n pectore -Adolfo PREGO.