Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES, 28 DE JUNIO DE 19 7 9. PAG. 8 MIRADOR LA MIRADA INMÓVIL De Ramón J. Sender Editorial Argos Vergara, S. A. Barcelona, 1979. N la primera novela publicada por Sender, Imán, relataba el entonces ¡oven escritor sus experiencias de soldado en la guerra de África. En La mirada inmóvil, su última novela por ahora, publicada cuando su autor ha cumplido setenta y ocho años (nació en febrero de 1901 en Chalamera, no en Alcolea de Cinca en 1902, como se asegura en la solapa del libro) vuelve al tema. y al escenario úe la tragedia de 1921: el desastre de Annual. Antes y ahora el suceso esfá novelado, aun cuando en La mirada inmóvil, debido quizá al transcurso del tiempo- -cerca de medio siglo separa a los dos libros- el novelista deja correr la imaginación sin trabas de ninguna clase y el caudal narrativo arrastra una parte de ganga histórica al dar por ciertos sucesos y anécdotas dudosos, no avalados por testimonios dignos de crédito. ESCRITO EN GALLEGO CEN CHAVES DE SOMBRA De Valentín PAZ- ANDRADE E Los trágicos acontecimientos de África Inspiran solamente una parte de la novela; mejor dicho, constituyen el núcleo de una novela intercalada en otra novela, cada una de las cuales se refiere a época distinta de la vida de Agamenón, el protagonista, trasunto más o menos v e 1 a d o del f- autor. La mayor no- y vedad del relato es el j procedimiento us a d o I de disociar al prota- gonista en cuatro fi- guras. O más b i e n c i n co. Agamenón se transfigura en o t r o o t r e s personajes- -el héroe, el poeta, el sabio- a los que da el extraño n o m b r e de c o d u e ncosmas, sus diaños personales; o alteregos, o fantasmas de sí mismo q u e le acompañan c o m o la RC; I AT, f sombra al cuerpo. El R a m o n J quinto en discordia es un amigo de Agamenón que de tarde en tarde toma el papel de narrador. Los cinco son facetas de un mismo cuerpo poliédrico en el que el autor entre luces y sombras se muestra o se esconde, asoma y desaparece tras borrar cuidadosamente sus huellas. Quien conozca, la obra de Sender, en parte autobiográfica, no se extrañará de esos juegos y reconocerá rasgos, ideas, creencias y obsesiones que circulan por las páginas de sus libros, desde los primeros hasta los de inás reciente edición. Uno de los estudiosos de su obra, Sherman H. Eoff, a juicio del cual Sender se anticipó al existencialismo sattriano, señala dos características constantes, dos focos de atracción del novelista: una, la presencia misteriosa que acecha tras la existencia corriente y la otra, la convicción de que el fondo de la realidad se muestra escondido en una calidad no racional y fantasmagórica La mirada inmóvil persiste en este continuo acecho de lo misterioso y en el afán de aproximarse o vislumbrar su existencia por yía intuitiva, dada la impotencia de la razón. En el centro de este presentido misterio está Dios. La idea de Dios es obsesiva en ender. Ningún otro de nuestros novelistas tiene una tan arraigada y viva preocupación religiosa. Se declara cristiano. Pero es el suyo un cristianismo parecido al de los primeros gnósticos que creían en la naturaleza divina, pero no en la naturaleza humana de Cristo. Sender cree en la divinidad de Cristo- -Cristo, arquetipo divino- pero no está convencido de su existencia histórica. Inveterada incertidumbre de la que solamente podría sacarle la aparición de un nuevo testimonio que asegurara sin lugar dudas la residencia de Jesús en la tierra. ¿Podría una simple prueba documental encender la fe en un alma? Sender se agita dentro de un círculo vicioso. Como se agi- Ediciós do Castro. Sada, 1979. Como dice el pintor Laxeiro, estupendo ilustrador de este libro, Valentín dalle a todo e seyipre oén. Porque, en efecto, desde hace muchos años las actividades de. FazAndrade están presentes en todas las áreas de la vida, cultural gallega, ya sea en el campo sociopolítieo, ya en el literario: escritor, periodista. ensayista y poeta. Un título suyo, Galicia como tarea, constituye taba Unamuno. No le hará gracia a Sender en realidad un lema de su vida intelectual, este recuerdo de Unamuno, que no es santo proteica y varia. Como poeta, su obra es más bien escasa de su devoción, pero yo asocio sus nombres en virtud del principio de las atracciones pero substancial. Hace unos años publicó magnéticas de contrarios semejantes que, Pranto matricial, un canto elegiaco a la en opinión de Agamenón- -léase Sender- esperanza, y Sementeira do vento, del que rige el universo entero. Unamuno y Sen- dijo Rodríguez Lapa que era un breviario der son incansables rastreadores de las hue- de patriotismo gallego, compuesto por un llas de Dios, non tenacidad y esperanza hombre de madurecida experiencia, que exasperadas. Sender no sabe si Dios existe, cree en su pueblo y en sus empresas futuras. ni quién pueda ser. ni dónde pueda habi- Un poeta que canta a su gente en un lentar, pero cree en él. En Dios se salva la guaje rico, fuerte y bien timbrado, donde individualidad. Porque Sender es también, están por igual ausentes el artificio y la como el rector de Salamanca, un individua- banalidad. lista recalcitrante, que cree salvarse o diAhora nos obsequia con Cen chaves de solverse en un todo que él asocia a la idea sombra un libro en el que confirma su de Dios. calidad de poeta, dueño de generosos reexpresivos que consiguen imbricar lo La novela es en realidad una sucesión cursos con lo testimonial. Poemas de un encadenada de reflexiones sobre los miste- lírico- -dice el rios de la vida, del sexo y de la muerte. luchador escribió Lorenzo Vareía en depróque pocos meses antes Constituye una síntesis de su pensamiento y logo Poemas de un hombre con coraje moa la de su búsqueda de las raíces de la vida. Los rir. de pelear. Pazfantasmas de Agamenón representan no un hora de escribir y a la horapoeta cívico que Andrade es- -añade- -un caprichoso recurso de técnica narrativa, no renuncia a de poeta sino la revelación de las tendencias pro- lírico. Simbiosis sus sentimientosotra parte, esta fundas e inconfesables de la naturaleza hu- caracteriza a la poesíaque, por de todos los gallega mana, en el fondo de la cual, como decía tiempos: A Terra en min mandou e a liGoethe de sí mismo, laten en germen to- berdade e teño de cadeas e saudade dos les vicios y todas las pasiones. El hom- dos desterros, recheo o memorial. bre es capaz de todo, podría ser el lema El libro se compone de cuatro partes: de Agamenón, aun cuando él se sienta y lo sea un ejemplar h u m a n o bondadoso. Ora na hora; As cinzas de Marte; Romanceara de Casteligo y Agora eres canzón. Uno de sus alteregos confiesa que fue él quien provocó intencionadamente la catás- Todas cuatro se complementan formando trofe de Annual, que ocasionó veinte mil un solo cuerpo dentro de su variedad temuertos, abriendo las puertas del recinto mática. Con estas cien llaves de sombra se fortificado al enemigo. Y que en la misma abren otras tantas puertas de luz sobre ocasión remató de su propia mano a un un paisaje ancho y dilatado como la poesía soldado moribundo. Actos ambos ejecutados misma. Y trasluce la vieja voz de Ponda! por amor; en el primer caso por recuperar el bardo de Ponteceso: Agora eres canzón a la mujer amada y en el segundo por aca- de orballo e folla ñas derrotadas ponías bar con los sufrimientos del agonizante. dos salgueiros no ouro das camdeas choLas sombras de Baskolnikoff y de Julián radizas e dos ourizbs grávidos das carSorel cruzan por estas páginas. La Inven- balleiras druídicas do luar Y de Curros, ción novelesca sobre el tejido de la realidad profético: Da cor das armas eran as cahistórica pone de relieve la opinión deso- misas solfeiridas do sangue das cunetas ladora que le merece a Sender la condición Puxir pra se esgueirar a morte na alhumana, su escepticismo, la imposibilidad borada das cunetas. Y también el imagide conocer la verdad- -motivo central de nismo de Juan Bautista Andrade y de Amala novela, inspirado en un pensamiento de do Carballo: Aomonte van as ovellas- de Simone Weii sobre la amargura de poseer cabalo do mencer, Bernardido vai con la verdad que se refleja en los ojos de los elas Renxe o carro na carrúa que locos y de los idiotas, amargura que Sender rube pra Casteligo. Adianta os cornos a ve pintada en los ojos del Bobo de Coria lúa. de Velázquez, en su mirada inmóvil y En resumen, un bello libro en el que la su concepto de la felicidad humana como poesía se cobija sin afeites ni artificios exilusión de la mente y sortilegio del sexo. El perimentales. Al estilo clásico. -Celso Emisexo es otro de les polos de atracción de lio PERREIRO. las meditaciones de Sender. Las formas del arte de narrar y las grandes líneas del pensamiento de Sender confluyen en esa novela para encarnar en unos personajes esperpénticos, menos gesticulantes que los de Valle- Inclán- -éste sí, santo de su devoción- -y para Integrarse en el ágil curso de la n ¡irraclón. Las referencias a unamuno y Valle- Inclán no aluden a ninguna clase de dependencia o vinculación estéticas. El arte literario de Sender brilla con luz propia. Manuel CEREZALES NECESARIO VENDER PARCELA EN LA MEJOR ZONA D i VILLAFRANCA DEL CASTILLO 1.500 m 2, a 1.400 ptas tn 2 Teléfono 254 85 88