Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A cualquier precio Por Vicente GALLEGO A FIRMABA ¡1 ¡lazarillo de Tormes: En la honra está iodo eJ cauda! de los hombres. Ocurriría eso én su tiempo, pero no en e! nuestro. El caudal se halla hoy en él caudal mismo, sea cual sea la forma de lograrlo. Nunca como ahora han existido tantos medios para enriquecerse en poco tiempo, en parte por razón del progreso y en mayor parte aún por la masificación de la sociedad y la ausencia de moral colectiva y en el individuo. Bernard Shaw presenta en una de sus comedias a un discreto y servicial camarero que se llama W i II i a m, como Shakespeare, y le acompleja tan ilustre nombre. En escena intervienen también un abogado y una intrépida y alegre pareja de jóvenes. Ella averigua que el letrado es h i j o del camarero. William- -4 e reprocha- ¿por qué no nos lo has dicho? El correcto servidor se ruboriza y da su explicación: Ha tenido que ser abogado- -exclama- -porque no servía para camarero. Esta disculpa, tan teñida de sociología, indica los grandes cambios que la sociedad viene experimentando. En la práctica, la antigua nobleza y la alta burguesía han desaparecido como elemento de influencia y dirección. Generosa con su dinero para mantener su rango, la aristocracia titulada ha perdido impor- tancia y dominio como clase social. Volaron de sus manos las elevadas funciones del Estado, el ejercicio de la diplomacia, los brillantes mandos del Ejército, las formas superiores de vida. La gran burguesía sucedió a la nobleza tradicional, pero el panorama ha vuelto a cambiar con la impetuosa irrupción de las nuevas clases medias y los progresos social izadores. La Universidad se masifica y los antiguos oficios son abandonados por ios jóvenes que sueñan con su redención social y aspiran a otras actividades más lucrativas. Con mayor sonoridad que exactitud, a eso se le llama igualdad de oportunidades. Cada individuo, sin embargo, n a c e con distinta aptitud y la fortuna le llegará en el mismo grado que su aptitud resulte más o menos rentable con arreglo a los caprichos y preferencias de las grandes masas. No todos sirven para camareros, ni tampoco p a r a abogados. En términos generales, por e l estudio no se alcanza la riqueza apresurada, que es la gran deidad de nuestros días, la suprema aspiración con que se sueña. La cultura y la sabiduría tienen p o c a cotización económica y las variadas formas de conquistar rápidamente ja fortuna no se cursan en la Universidad ni en las escuelas especiales. Contaba un gran escritor, ya desapa- recido, que oyó a un padre que reprendía a su hijo. Le decía: No me importa que faltes ai colegio, pero no tolero que abandones los entrenamientos. Se trataba de un padre humilde, preocupado por el bienestar de su vastago. La vida le enseñaba que en un campo deportivo se puede cobrar más dinero en p o c o tiempo que ejerciendo un oficio o una carrera universitaria. Un gran jugador de fútbol o un renombrado entrenador tarifan en millones su actividad. Se argumentará que son casos excepcionales, pero más excepcional es un premio Nobel y nadie le ofrece, ni remotamente, una cantidad parecida por su fíchate Ante esta realidad, agravada por lo que sucede en algunos negocios, la juventud se desorienta y se agita, irritada por verse incluida en una sociedad de tal subversión de valores y de horizontes tan confusos e irrazonables. Ve que los estudios son difíciles y le abruma la concurrencia competitiva. 7 que añade ciencia añade dolor dice el Ectílesiastés. Con muchos libros en la cabeza se va a escasos sitios y uno de ellos es la emigración de cerebros hacia países más remuneradores. El honesto cultivo de una profesión liberal no rinde lo suficiente para vencer las crecientes dificultades de cada día. Y él panorama no se aclara; se enturbia. ABC es independiente en su linea de pensamiento y no acepta, necesariamente como suyas las ideas vertidas en los artículos firmados ABIERTO AL TRAFICO UN NUEVO TRAMO DE LA AUTOPISTA ALICANTE- VALENCIA Los múltiples vehículos c ¡ue a diario utilizan la autopista Ali- que ha supuesto la construcción de este tramo se calcula en Icante- Valencia verán reducido considerablemente su tiempo y unos doscientos millones de pesetas ¡eil kilómetro. Solamente la láíiviado el cansancio del viaje, con el nuevo tramo que se ha inversión efectuada en los dos túneles de Mascarat represen ¡abierto a! tráfico, entre Altea y Ondara. B! valor aproximado ta un desembolso de alrededor de mil millones de pesetas. 13