Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ADIÓS CON EL CORAZÓN L LEGO de Finlandia, treinta, cuarenta grados bajo cero y de noche. Sí, de noche; enero es noche, agosto es día; Karina Bento se había hecho día en Palma de Mallorca. Karina Bento- -nombre de cantante española lanzada al hit por el departamento comercial de esa rampa llamada sello discográfico -suena a Catalina Benítez, natural de Navas del Pisuerga; y no, nada de eso, era Karina Bento de verdad, del Norte polar, con un mes de vacaciones, soltera, Karina, sesenta años, muerta en una discoteca balear, en España, bailando con un ¡oven, cuando la estereofonía se desmayaba en melódico amartelante y Kariri bailaba despacio, dejándose íieva o el chico moreno que ¡a estaba llenando de sol y Bésame, bésame mucho de Solamente una vez se da en la vida Karina, están clavadas dos cruces en el Monte del Olvido, j attendré, Karina, junto a las orquídeas que florecen en ia lunar claridad siento en ia noche quemarme la piel tu boca junto a mí... Cosas así, recetas de cajón, no querrán que invente el diálogo, a ver qué va a decirle al oído un mozo mallorquín, qué le va a susurrar a una señora por muy zaragatera y lozana que aparezca en la frontera irreversible de los sesenta, sesenta, sesenta, sesenta años. A la vera del mar las discotecas en invierno tienen programas menos vibrantes, ritmos descafeinados y nostálgicos para la tercera edad que llega al Mediterráneo y se coloca en un burladero desde ei que ve pasar las cornadas del frío; el rock se aplaca y no hay fiebre iüei sábado noche sino a ramalazos breves para que el jubHado lo pruebe y noche; todo lo han asegurado v previsto menos un almario para el alma; tienen poca vocación de trasto, de estorbo, de Solitario, de enfermo; los nórdicos odian la tos, el telele, la chochez, e! reúma y el hastío. Cuando creen que a vida no da más de sí, se despegan de ella, la tiran, como I casco vacío de una cerveza; ia tiran sin pena, aunque el casco es su propia carcasa humana. Algunos se van sin dramas ni disparos ni veneno; algo que nos debería explicar Vailejo Nágera; otro Placer de Morir que no tiene nada que ver con I de Mishima, tan aparatoso, tan japonés, tan barroco señorial, encopetado y ostentoso; porque la decisión del nórdico no es puramente suicidio, sino desistimiento, como salirse del teatro antes de que termine la función, no tiene nada de dramática; el suicida siempre es un poco megalómano, quiere llamar 4 a atención con im pistoletazo, con su burrada barbitúrica o su soga pendular tan siniestra. y llamativa. El nórdico se va simplemente; dos botellas de ginebra y a dormir tarareando esas canciones que cantan las gentes del Norte en sus tabernas enmaderadas y civilizadísimas. Karina se ha ido bailando en brazos de un lat m iwer. Quizá el corazón le enviaba avisos urgentes, oye que no puedo más, que esto será todo lo melódico que tú quieras pero es mucho tute y, encima, venga de echarle adrenalina al torrente circulatorio cada vez que ese chico te mira a tos ojos; Karina, descansa o no respondo. Desde abismo de círculos concéntricos que utilizan Sos directores de cine para eso de sentirse morir, Karina le hizo un corte de manga a su propio corazón. Y al Invierno boreal. Para siempre. Ángel PALOMINO despierte deí danzón y de la conga que son ia cota más alta de su frenesí. Pero no basta, no bastan el sol ni Bíng Crosby ni el mozo moreno ni el aire templado; Karina ha bailado el adiós a la vida con ritmo de blue o de bolero quizá porque prefirió morir de día, es decir, en un sitio en e que el sol sale de día, no como en su tierra boreal, donde anda en plan golfo, dando la cara de refilón, sol de medianoche en verano y ni verio en invierno, tos nórdicos han perdido a Dios en eí confort de sus viviendas fortificadas para la lucha con los dioses míticos, el cierzo, el trueno, la ESPECTÁCULO MUSICAL EN Ha sido puesto en escena en d madrileño teatro Muñoz Seca el espectáculo Muñecas de Enrique Barreiro y Alfonso Sanüsteban. Ba ¡c ia dirección de Andrés Magdateno intervienen, entre EL TEATRO MUÑOZ SECA otras figuras de la comedia musical, Susana Estrada, Eva Leói y Miguel Ángel Godo. Corresponde S coreografía a G iorgh a Aresu. Sobre estas líneas, una escena del espectáculo musical