Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
tfc TRIBUNA PUBLICA L OS f u rt cionanos procedentes de la A g r u pación Temporal Militar q u e estamos en destino civil con anterioridad al 1 de enero de 1965 hemos dirigido repetidos escritos denunciando nuestra anómala situación a las más diversas autoridades de (a Administración Pública; Asimismo hemos mantenido entrevistas con personal de a Asesoría Técnica del Secretario de Estado para dicha Administración, recordándola el escrito que elevamos el día 1 de febrero del presente año, a, través de la Asociación Sindical Independiente de Funcionarios Civiles de! Estado, acompañado de un amplio dossier que revelaba nuestra precaria situación. El silencio o contestaciones vagas- -dicho sea con todo respeto- -es cuanto hemos conseguido hasta él presente. Amparados en nuestra condición de funcionarios de carrera en activo, requisito previsto en ei artículo 10,1 de la ley 29- 75 Sobre Seguridad Social de los funcionarios civiles del Estado venimos insistiendo en el inalienable derecho que nos asiste de pertenecer a la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado, cuya Gerencia no accede porque sostiene el criterio de que pertenecemos a a Administración militar, olvidando que en parte pertenecimos a la Á. T. M. Así lo ha entendido la Administración militar por medio de su representante, el general gerente del instituto Social dé las Fuerzas Armadas, quien ha estudiado nuestra situación antes y después de pasar a la situación de retiro militar, reconociéndonos la opción a pertenecer a l a Mutualidad que. estimemos más oportuna, También Mamamos la atención sobre la desigualdad en Jas retribuciones básicas -sueldos y trienios- pues mientras los de la Administración civil del Estado percibimos el 50 por 100, los de ¡a Administración local perciben el 75 por 100 y los de la Administración Institucional el 100 por 100. La acomodación del régimen retributivo del persona! de la Administración Local y de la institucional a la de la Administración Civil del Estado se realiza en 1973. manteniéndose los porcentajes indicados por decreto 2.70365. Este hecho acarrea que en la actualidad exista una injusta desigualdad en la percepción de emolumentos de 5.000 a 7.000 pesetas mensuales. Mucho hamos insistido en ia reivindicación sordos mero 217, de 10- 9- 71) sobre reconocimiento de írie- nios por servicios prestados en dí- i de la antigüedad que nos fue arrebatada por versas esferas de! á Administración dice el mencionado decreto 2.703- 65, olvidando la en su punto segundo: Cuando estos servicios Ley de 30 de marzo de 1954, la cual estable- siendo computadles, no lleguen a completar cía al respecto que nuestra antigüedad serla un trienio, serán considerados, al pasar a otra considerada a partir de la lecha de toma de Administración como prestados en ésta, para posesión en el destino civil. Precisamente en ser asi tenidos en cuenta a efectos de triedefensa ds esta reivindicación, don Juan An- nios, según la legislación que resulte aplitonio Cremades Royo, procurador familiar por cable, siguiendo el orden cronológico de la Zaragoza, formuló en las anteriores Cortes un prestación de los sucesivos servicios. ruego al Gobierno. La contestación se publiAteniéndonos a lo transcrito, consideramos có en el Boletín de esas mismas Cortes, que nos es aplicable a efectos de trienios del día 19 de noviembre de 1976. Desde esta esta fracción de tiempo sobrante, debido, por perspectiva- -se decía en su parte esen- una parte, a la dualidad de situación miiitarcial- -el Gobierno entienda que no existe civil físicamente situación civil y administrainéonvenient alguno para que se modifique tivamente a caballo entre ambas) y, por otra, el decreto de 11 de septiembre de 1965, con; a estar sometidos exclusivamente a la jurisforme a la petición formulada por el señor dicción- civil, a partir de la toma de posesión Cremades Royo, por lo que se va a proceder del destino civil. Asimismo los sucesivos seral estudio de la cuestión para que, en su vicios no pueden darse con mayor claridad: caso, pueda desembocar en la norma coestábamos y continuamos estando en la misrrespondiente... Hace dos años de esta con- ma silla de trabajo del destino civil. No haytestación y el Gobierno no ha dado a la iuz lapso alguno cuando se produce el definitivo todavía ia norma modificadora de antigüedad. tránsito físico- administrativo. Por tanto, no deComo consecuencia de la antigüedad qui- be quedar en suspenso e! reconocimiento de tada un crecido número de nosotros no po- esta fracción de tiempo, por componer Ja demos acogernos al derecho de opción de misma una sucesión de servicios, esto es, seguir o no prestando servicios, previsto en la unicidad de ia Administración del Estado, principio recogido en el Apartado segundo ei art. 27. 1- 2 de! decreto 1.120- 66. de 21 de abril sobre derechos pasivos que transcri- de la citada Orden ministerial de Hacienda de 12- 8- 71. bimos: Los que hubieren ingresado con anterioridad a 1 de enero de 1965, podrán optar Hasta aquí la síntesis del escrito dirigido entre continuar en el servicio hasta cumplir al secretario de Estado para la Administrala edad que para su jubilación forzosa esta- ción Pública. Y ahora, para terminar, añadiba establecida en la legislación anterior, o remos que el silencio casi sepulcral al que cesar en el servicio activo por tener cum- pmás arriba nos hemos referido, hace caso plidos los sesenta y cinco años... Parece ob- omiso de los mensajes de la Corona en que vio hacer resaltar e! gran perjuicio que ello se decía: Que nadie tema que su causa sea nos irroga. olvidada. Que un espíritu de justicia informe En cuanto a la Orden ministerial de Ha- ia actuación del gobernante y a la par ayude cienda de 12 de agosto de 1971 B. O. nú- a los más débiles. En nombre y representación de numerosos funcionarios de carrera, con más de cuarenta años de servicios en la Administración de! Estado, pedimos que desaparezcan las desiABC es independíenle en su gualdades económicas y las negativas incidencias administrativas señaladas. Lo pedilínea de pensamiento y no acepmos en nombre de esa justicia y esa prometo necesariamente como suyas sa a que se refería Su Majestad el Rey en las palabras que acabamos de reseñar. las ideas vertidas en los artícuRufino LÓPEZ MARTÍNEZ DE LIZARDUY los firmados. (Funcionario de carrera- de la Administración Estado) 19