Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO, 9 DE DICIEMBRE DE 1978. PAG. 37 EGTAC Crítica de teatro escena a 1 día A BAJRCELONA. -Para la noche del próximo viernes está anunciada la presentación por primera vez de Lina Morgan con su compañía ante el público barcelonés con La Marina te llama que realizará una temporada en el Apolo, de aquella ciudad, hasta fines de junio. PRIMERO AL PRINCIPAL VALENCIANO. -Y después al Alcázar madrileño irán Tomás Zorí y Fernando Santos. Como se recordará, reanudarán sus actividades escénicas el próximo día 25 en la capital del Turia, de donde vendrán a Madrid el 8 de enero. AURORA BAUTISTA. -A finales de la próxima primavera Aurora Bautista reorganizará sus huestes, con las que triunfó en Martin, en la peor época del año, con la obra de Arrabal Oye patria mi aflición para emprender larga gira por México, Venezuela y Argentina. Antes Martín Patino dirigirá la película con idéntico asunto y protagonizada por la citada actriz. iV COMPAÑERO TE DOY... UN TÍPICO ALONSO MUÍAN, EN BARCELO Andrés Resino, Marisol Ayuso, Rafael Alonso y Josefina Jartín Título: Compañero te doy... Autor: Alonso Millán. Dirección: el autor. Decorado: Santiago Ontañón. Reparto: Rafael Alonso, Andrés Resino, Sara Mora, Marisol Ayuso, Enrique Carrión, Josefina Jartin, Rosa Fontana. T atro: Bar- celó. Alonso Millán sale de su atareadísima pereza. Entre tantos guiones cinematográficos, tantas piececillas arrevistadas de café teatro, el autor de La vil seducción y tantas comedias aplaudidas, reaparece en el escenario del Barceló con una comedia que sería de figurón si no creara en ella un tipo agudamente recogido de la misma realidad española: Compañero te doy... Digamos para empezar que Alonso Millán utiliza con su característica facilidad un diálogo coloquial directísimamente extraído del tiempo y los modos expresivos actuales, que lo afila en afortunadas expresiones llenas de comicidad, de ironía y de sentido crítico, del que ya se hablará, y que, en cambio, descuidando la medida de su propia facilidad, incurre en algunos alargamientos que a veces reducen ía tensión de las situaciones cómicas o descriptivas. Eso carece de importancia. Bastará un discreto peinado del texto para darle la agilidad necesaria a la acción. La trama es leve. Quizá, si mis recuerdos que durante la representación no conseguí precisar no me engañan, ya ha sido utilizada en su punto ele partida por el autor en anterior oportunidad. Es graciosa. Lucio, un vividor, un picaro que ha encontrado mil expedientes para existir sin currar como él mismo dice, se introduce, a favor de un atropello de automóvil, en el hogar de Armando, un joven disoluto, irreflexivo, un forzado del amor ocasional, un hijo de mamá prototipo de ciertos sectores parasitarios y felices de la sociedad burguesa. Pero lo que podría ser una crítica social de ese sector, lo convierte con viveza e ingenio Alonso Millán en una crítica del renverseiment social que se ha producido aquí al descubrir los trabajadores, ayudados por los abogados laboralisías hasta qué punto las leyes llamadas sociales les permiten explotar a quienes durante siglos fueron sus explotadores. Lucio es un tipo finísimamente dibujado. Por lo que dice, por lo que hace y por lo que oculta, ya que en las escenas finales Alonso Millán, como hacía en Juegos de sociedad abre, aunque esta vez sin dramatismos, el cajón de las sorpresas en una coda más complaciente que de auténtica necesidad dramática. Estamos ante una obra de pequeña, pero bien lograda sátira, ante una obra reaccionaria, que suena divertidamente a derechas, sin pretender por eso derribar los nuevos estamentos porque lo que quiere y consigue en alta medida es distraer y hacer reír. Como otras veces, deja la impresión de que el autor podría haber hecho mucho más. Rafael Alonso, en ese género, es un actor imbatible. Crea un tipo que nos arrolla con su humanidad y simpatía. Juega con las formas prosódicas del tipo madrileño, de manera deliciosa y sostiene en vilo la comedia. Andrés Resino, a quien liemos elogiado, se muestra un poco pasado, un tanto sobreactuado. Puede arreglarlo. Marisol Ayuso da fuerza a una abogado laboralista que resulta machista Sara Mora sigue verde, pero es muy atractiva. Oarrión, Rosa Fontana y Josefina Jartin sirven bien sus personajes secundarios. Típico decorado cíe Ontañón, más picadero moderno que hogar matrimonial. Una comedia muy graciosa para que los burgueses y los que no lo son se rían a gusto los unos de los otros. -Lorenzo LÓPEZ SANCHO. AMELIA DE LA TORRE. -Está rodando la serie de trece películas, con guión de Víctor Ruiz Iriarte, para Televisión Española. Con Carlos Estrada encabezará la compañía que Paco Salinas ha promocionado para estrenar próximamente en el Infanta Beatriz la comedia de Santiago Moneada Siempre no es toda la vida JOSÉ LUIS SAENZ DE HEREDIA. -El prestigioso director cinematográfico que además consiguió grandes triunfos como promotor teatral, será quien dirija la nueva comedia de Torcuata Luca de Tena que sucederá en el teatro Marquina, en su día, a Tío Vania ABRE EL OJO -Fernando Fernán Gómez prosigue los ensayos de la citada obra que el Centro Dramático Nacional tiene programada para la presente temporada. Parece que el popular actor está altamente satisfecho del desarrollo de los meticulosos ensayos. -A. L. Crítica de cine LA BATALLA DE ERLIN DE JURI OSEROV Prod. Mosfilm- Defa- De Laurentüs (U R. S. S. F. F. A Italia) 1971. Director: Juri Oserov. Guión: Yuri Bortdarev, Osear Kurganov y Juri Oserov. Fotografía: Igor Slabnevich. Color y blanco y negro. Duración: 135 minutos. Princip- ales i n t é r p r e t e s Mijeil Uüanov, Vasili Shukshin, Nikolai Olianin y Larisse Golubkina. Sala de e- strsno: Luchana. La batalla de Berlín constituye uno de los capítulos capitales en la versión soviética de la segunda guerra mundial. Para sus ocasionales aliados, franceses, británicos y norteamericanos, Berlín sólo representaba el final de un conflicto, la victoria, en suma. Para los soviéticos de Stalin, Berlín era la ocasión de la revancha, la devolución de la cruenta invasión nazi de su territorio. Por ello no es extraño que el cine soviético abordase, una vez pasado el culto a Stalin y pasado también su condenación oficial, el tema. Porque, aunque se trate, burocráticamente, de una coproducción a tres bandas, la película, relativamente objetiva, es soviética de arriba abajo, a lo