Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GOYA EN LOS SELLOS E L 15 de junio de 1930 se ponía a la venta y circulación una amplia serie de sellos para el correo que llevaban esta denominación: Quinta de Goya en la Exposición de Sevilla. Aparecían, pues, durante la Exposición Iberoamericana, de la cual quedan todavía en la capital h i s p álense muchos edificios, unos perfectamente conservados y en a c t i v o otros casi abandonados. más de los sellos expendidos para la correspondencia existen ejemplares con la inscripción Muestra que fueron los enviados a la Unión Postal Universal de Berna o con los que se obsequió a la Prensa; también hay algunos con la s o b r e estampación CU. P. P. que fueron los regalados a los miembros del Congreso de la Unión Postal Panamericana celebrada en 1931. Doña Isabel Cobos de Porcel Don Francisco de Goya (según el óleo de Vicente López) El pelele Marianito Goya la vendimia y El bebedor Como dato curioso de este grupo de signos postales, señalemos que el cuadro de doña Isabel Cobos de Porcel figura reproducido como si se la viera en un espejo. Ha de decirse, además, que siendo una serie, aparecida ahora hace veinte años, tiene un precio en el mercado filatélico sobre las 200 pesetas, cuando su nominal es de 10,95 pesetas y su tirada de sólo tres millones de series completas, cifra que entonces parecía muy alta. Otro sello con cuadro de Goya es el real izado en 1967 (5 de diciembre) con ocasión del segundo centenario de la canonización de San José de Calasanz, en el que, como es lógico, figura el cuadro de La última comunión del Santo De este sello, estampado en huecograbado multicolor ya tuvo una tirada de seis millones de piezas. Además, y dentro de las series dedicadas a pintores, la de 1973 se refiere a Vicente López Portaña (formada por ocho sellos) y en ella, en el efecto de siete pesetas, figura una vez más el cuadro que este artista pintara a Francisco de Goya; pero esta vez el sello va en los mismos colores que el cuadro. Si la serie de Goya de 1958 tenía una tirada de tres millones de series, ésta de López Portaña se eleva ya a ocho millones. En e s t e año, cuando se cumple el CL aniversario del fallecimiento de Goya, se debería haber hecho un sello conmemorativo. No ha sido así y es una lástima. Goya sigue siendo tema para la realización de sellos, si se aprovecharan sus grabados de la tauromaquia, lo cual, además, no ofrecería ninguna complejidad técnica desde el momento en que se podrían realizar unos sellos calcográficos tomados de un grabado. Estos efectos postales son de magnífica calidad: fueron estampados en calcografía, de acuerdo con las planchas originales de uno de los mejores maestros grabadores que ha habido en España en este siglo, José Luis Sánchez Toda, y realizados en la firma británica Waterlow Sons, de Londres. La serie se constituye a base de dieciocho sellos para el correo ordinario y catorce para la correspondencia por avión. Los motivos son varios, ya que en la serie ordinaria hay quince sellos con don Francisco de Goya, según él cuadro que le pintó Vicente López (algunos de estos ejemplares no van en calcografía, sino en litografía) y en los tres restantes se reproduce el cuadro de La maja desnuda En cuanto a la serie de correspondencia por avión, hay cuatro de los magníficos grabados de G o y a Disparate volante Manera de volar Buen viaje y Volaverunt Recordemos que para este grabado sirvió de modelo! a duquesa de Alba doña María del Pilar, Teresa, Cayetana, nacida e ¡l 10 de junio de 1762. De esta serie, los tres valores más altos de la emisión para el correo ordinario llevan como motivo el cuadro de La maja desnuda (cuyo primer propietario, junto a la Vestida fue Godoy, cuando ambas se llamaban Gitanas 0 Post Office Department de los Estados Unidos los estimó obscenos y dictó una circular por la cual se ordenaba devolver a España toda la correspondencia que llegara a Norteamérica franqueada con dichos sellos. Desde un punto de vista técnico y filatélico, esta serie es de muy alta calidad. Ade 40 Pasaron bastantes años antes de que Goya o alguna de sus obras volvieran a figurar en sellos. Esto ocurrió en 1958, cuando la Comisión IV del Consejo Postal, que entonces era la encargada de la programación de las emisiones filatélicas, decidió que cada año se pusiera en servicio una serie dedicada a un pintor y su obra, cosa que, felizmente, aún se sigue haciendo. Quizá sean estas emisiones de tema Pintura las que más han prestigiado al sello español en el extranjero. Esta emisión se forma con un total de diez sellos, impresos en huecograbado unicolor, llevando todos en su parte inferior una banda en oro donde figura la palabra España. Se puso a la venta el día 24 de marzo y en cada uno de los diez efectos figuran los cuadros: El quitasol La librera de la calle de Carretas El conde de Fernán N ú ñ e z EJ cacharrero Don Francisco de Goya, mejor dicho, sus cuadros, han servido para hacer sellos en otros países, y así, el catálogo que sobre ellos se puede confeccionar se compone de: República del Níger, su Autorretrato Hungría, La aguadora y El afilador República de Burundi, La maja vestida y A orillas del Manzanares Austria, Don Laureano del Toro República de Ruanda, el tantas veces dicho cuadro pintado por Vicente López; Panamá, La aguadora El conde de Floridablanca El doctor Sabasa San Bernardo, su autorretrato Doña Isabel Cobos de Porcel La maja vestida Don Manuel de Osorio más varios en serie para correo aéreo y una hoja b l o q u e Paraguay, también una larga serie de ocho sellos y una! hoja bloque; Dubai, El duque de Wellimjton Doña Isabel Cobos de Porcel y ei Doctor Peral Sultanato de Omán, La maja desnuda Arabia del Sudeste, El príncipe Sebastián Ajman, La maja desnuda y La maja vestida y finalmente, el recién aparecido sello de Costa Rica con Marianito Goya Del orden de un centenar de sellos, como se ha visto, se han confeccionado con cuadros de Goya o con referencia a él. Bl más reproducido, casi veinte veces, es el retrato que le pintó Vicente López. La maja desnuda (1930) uno de los tres valore emitido Luis María LORENTE FOTOS: CARCHENI 1 XA