Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Bob Dylan y sus canciones son un dato fundamental en el desarrollo de lo que se ha dado en llamar contracultura Un símbolo de la lucha contra el sistema, contra los integrados. Una bandera enarbolada por todos y con la que, varias veces, se ha visto obligado a romper. ternidad durante muchos años. Volvió a editar discos, rompió con su editora de siempre y firmó de nuevo con ella. Su vida fue haciéndose día a día más oculta, rehuyendo cualquier tipo de contacto con la Prensa. Fue atacado y alabado profusamente. Cada uno de sus discos fue objeto de minuciosos análisis. Su vida ha sido contada en decenas de biografías. Sus entrevistas se cuentan con los dedos de ambas manos. En el último año ha concedido dos: a la revista Rolling Stone y a Playboy. que ya había hablado con él en 1966. Entrevistas históricas por lo escasas y esperadas. Y cuando Dylan parece un burgués millonario a punto de echar barriga, siempre hay una sorpresa. Puede ser su implacable defensa de Rubín Hurrlcane Cárter o la denuncia por la muerte de George Jackson. O la salida al camino con la Thunder Revue. O la noticia de su divorcio tras doce añoj de matrimonio con Sarah. Ruptura que puede costarle varios cientos de millones, pues la fortuna acumulada por Dylan en estos años es sorprendentemente alta. Son noticias extramusicaies que se producen cada cinco o seis meses. Porque Dylan sigue defendiendo su intimidad a capa y aspada. Su 36 Desde hace más de un año, el cantante estudia la posibilidad de editar canciones en español, que, según él, es la lengua del amor nuevo disco es top secret incluso a nivel intento de su compañía editora. Su lanzamiento en todos los países del mundo no deba producirse con una demora superior a ias veinticuatro horas en los distintos merecidos para evitar ia inmediat- 3 proliferación de discos piratas Su editora recuerda con horror ios de ¡a Gian Maravilla Blanca q j e se vendieron en el mundo en forma de discos piratas mientras ellos no se decidían en lanzar comercialmente las cintas originales, que al final aparecieron en forma de doble álbum, pero cuando ya habían perdido cerca de dos millones de ejemplares a favor del mercado negro. res discos cuando el cantante f i r m ó por otra compañía, Dylan incluía e l t e m a español es la lengua del amor una vieja canción popular americana con muchas reminiscencias de la frontera mejicana. Canción en la que Dylan incluye alguna frase en nuestro idioma. Es su único intento, hasta el momento, de expresarse en otra lengua distinta de la suya. Pero, pese al sigilo que rodea todos los proyectos discográficos d e I cantante, se sabe que desde hace algo más de un año existe la posibilidad de que Bob Dylan empiece a editar sus canciones en español. Una posibilidad que ha de alegrar a los muchos millones de hispanoparlantes que han sido capaces de adentrarse en el mundo muchas veces oscuro de las canciones inglesas de Dylan. Para esta incursión en otro idioma, Bob Dylan quiere hacer bien las cosas. Y la primera condición que puso fue buscar él mismo ¿Bob Dylan, en español? En un álbum titulado tan sólo Dylan y que fue editado con sobrantes de anterio- el adaptador al castellano de sus canciones. Decidió que fuera Robert Graves, un poeta norteamericano octogenario, del que ni se sabía el lugar exacto de residencia. Tras unos días de gestiones se le localizó en una pequeña localidad de la isla de Mallorca, donde vive ya retirado. Pese al interés de Bob Dylan, Robert Graves declinó la oferta, pues a su edad no debía interesarle demasiado un trabajo de tal envergadura y responsabilidad. Al parecer, el propio Robert Graves sugirió a los representantes de Bob Dylan otro nombre para que se hiciera cargo de esas traducciones. Se trata de una poetisa salvadoreña, Claribel Alegría, casada con un novelista norteamericano, y especializada en el mundo de las traducciones. A la vez, el comentarista burgalés Diego Manrique Popgrama en la segunda cadena) máximo especialista español en Dylan, ha realizado otras versiones castellanas que e s t á n en estudio. En este momento el trabajo parece estar en marcha y es posible que pronto Bob Dylan pueda ser escuchado en nuestro idioma, lo que significará una sorpresa para muchos. José Ramón PARDO