Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M A R T E S 27 DE DICIEMBRE DE 1977. nencia dedica todas sus posibilidades de acción, desde la cumbre del Estado. Una vez más, públicamente y con sincera cordialidad, el Rey se ha colocado en medio del pueblo, con palabras dirigidas al corazón de todos. Y una vez más, por el humanísimo contenido de su mensaje, se han sentido los españoles agrupados, con intensa emoción, en torno a su Rey. PAG. 2 blo, el alemán, a los dos lados dei muro de Berlín, y toda duda desaparece. Tampoco pensamos, naturalmente, en que la economía actual pueda ser la del siglo XIX. Hoy nadie duda, después de las grandes crisis económicas de los años 30 y 70, que el Estado tenga un papel importante en la vida económica. Todas las economías occidentales son sistemas mixtos con un sector público importante, con servicios sociales extensos La Constitución debe dejar clara la economía social de mercado, debe tranquilizar y dar estímulo al inversor y al empresario, debe afirmar la planificación Indicativa, debe dejar claro que no vamos ni al capitalismo puro ni al socialismo colectivista. Debe ofrecer a todos los trabajadores estabilidad económica, medios para mejorar la productividad, un amplio sistema de seguridad social, medios de acción colectiva y arbitraje justo del Estado. No debe abrir la puerta a nuevas inseguridades, por encima de las que ya planean sobre nuestra escena económico- social. Debe, sí, abrirla a una esperanza nacional de relanzamiento y desarrollo, para bien de todos. ABC DIRECTOR: Guiillwn LUGA BE TENA SUBDIRECTORES Miguel TORRES I t ¿el REAL Santiago A R B O S B A L L E S T E R E D A C C I Ó N ADMINISTRACIÓN Y TALLERES: SERRANO, 61. M A D R I D APARTADO 43. TELEFONOS. -Redacción y Talleres; 2251710 y 2759408. Administración: 22 S 5020 Editor: PRENSA ESPAÑOLA, 5. A. UN MENSAJE DE ESPERANZA Las palabras del real mensaje navideño, iluminadas todas por una clara luz de esperanza, son nobilísimas palabras de paz y de libertad; de prosperidad y de unidad; de convocatoria y de estímulo; de confianza y de reafirmación. Palabras, evidentemente, las más apropiadas al solemne y entrañable momento en el cual se pronuncian y a la limpia y elevada finalidad que las inspira. Nunca desciende el tono del mensaje al análisis pormenorizado de los episodios políticos- -que resultaría desviación inadecuada- -y siempre el discurso se mantiene- -porque esa es su verdadera esencia- -a la altura de las ideas principales que son fundamento de la convivencia nacional y firme razón de las instituciones y valores que la presiden. La idea de España, Inseparable de la imagen de todos los españoles, de cualquier condición, destaca en el mensaje del Rey Juan Carlos como primera preocupación. A España dedica Su Majestad ¡as afirmaciones más emocionadas: Para una España más fuerte, más libre, más estable, más hermosa, estamos convocados todos... Y con tono de amorosa prudencia, de clarividente sensatez, recuerda a los españoles: La paz, la democracia y la prosperidad de las sociedades industriales desarrolladas, a las que pertenece España, no se construyen fácilmente, sino que son la consecuencia del trabajo y de la voluntad de superación... Han sido dos años difíciles los que dejamos atrás. No era previsible, ni en la estimación humana ni en la lógica política, que fuesen fáciles o anodinos. Y el Rey, con sobrada razón, señala que son más los logros que los fracasos advierte que nos queda mucho camino para recorrerlo juntos; y reafirma la función tutelar, arbitral, amparadora de la Monarquía. Con una muy oportuna alusión a su perspectiva ¡ntegradora desde la cual se contempla la pluralidad de las regiones conjuntadas en el mismo destino patrio Desea la Corona, fiel a su dinámica dimensión institucional, un futuro que podamos corrpartir sin miedo, con esperanza y con razón y en el que tengan cabida todos los derechos Un futuro- -reiteran las palabras del Rey- de seguridad en la paz, en la continuidad, en el ejercicio- -recíprocamente limitado- -de la libertad Lograr este futuro no es una responsabilidad de la Monarquía, sino que es la gran responsabilidad de todos los españoles, en el ámbito de libre convivencia, de unión y de orden, de democracia y de justicia, que la Monarquía propugna y a cuya consecución y perma- EL SISTEMA ECONÓMICO Y FINANCIERO Una de las magnitudes claves de un sistema político- social es la organización económica. Puede, en realidad, hablarse de una constitución económica de la nación. La definición clara del sistema económico- social y de sus reglas es parte básica de la constitución política. Importante como es la organización de las Cámaras o de los Ayuntamientos, lo que verdaderamente distingue un Estado de otro es la distribución del poder económico: que la propiedad esté dividida o concentrada, que exista facilitada la creación de nuevas empresas o dificultada por monopolios y privilegios, que la Administración se limite a dejar juego libre a las fuerzas económicas o intervenga más o menos, o sustituya al mercado mediante la planificación central económica es una de las esencialidades del propio sistema político. Y resulta indudable ¡a relación de esta cuestión con el problema de la libertad. Si una gran mayoría de los ciudadanos es dueña de su casa o de una parcela de tierra, si puede obtener de su trabajo unos excedentes sobre lo que consume e invertirlo como le parezca, si los acumula de nfodo que le permitan mejorar la educación de sus hijos q viajar adonde quiera para completar su ilustración e información es probable que la sociedad disfrute de un alto grado de libertad real. Si, por el contrario, el Estado controla la economía, si puede reducir los ingresos de todos al nivel mínimo de subsistencia, sin dejarles ahorrar ni invertir por su cuenta; si puede dedicar libremente ios fondos así detraídos a lo que quiera el Gobierno, sean tanques, o sputniks o grandes servicios colectivos; si no deja opción de vivienda, de escuela o de empleo del ocio a los particulares es muy poco probable que e! nivel de libertad sea muy elevado en ¡a práctica. Nótese que no hablamos aquí del problema de la eficiencia en el plano propiamente económico. Pocos dudan de la mayor eficiencia productiva dei sistema de libre empresa en una economía de mercado. Aquí planteamos un problema político. Sin propiedad privada, sin herencia, sin libre empresa, sin economía libre, no hay Estado libre. Compárese un mismo pue- LA PAZ, POR ISMAILIA El comienzo del acuerdo de paz egipcio- israelí aparece, ciertamente, como uno de los más brillantes frutos rendidos por él año internacional que acaba. Dos decisiones convergentes, expresivas de un valor político nada común- -la de Beguin, comprometido hasta la inhumanidad en el alumbramiento del Estado judío, y la de Sadat, único dirigente árabe capaz de detener el vuelo victorioso siempre de las alas militares israelíes- un compartido compromiso en quebrar la inercia de las emociones y la sangre, del rencor, multiplicándose hasta lo más profundo de toda cuestión y cosa... abren un ancho paréntesis de esperanza en la geopolítica de un problema largamente asentado sobre el gozne de tres continentes durante tres décadas de beligerancia insomne. No se nos escapa, sin embargo, ai saludar el acuerdo de principio logrado en tierra egipcia entre Sadat y Beguin, la casi evidencia de que ello va a ser el principio de un desacuerdo expreso entre los egipcios y muchos de los árabes; desacuerdo aflorado ya, con claridades menos dramáticas qué sólo histriónicas, en Trípoli, al hilo mismo de la reciente y espectacular visita que el rais egipcio hiciera a Jerusalén. Hecha la soja excepción de Siria e Irak, la resistencia árabe a la Iniciativa de Sadat ha tenido y tendrá más explicación en cualquiera cosa que en el título inexcusable de la propia sangre vertida en las tres guerras sostenidas con los israelíes. Lo que se viene abajo, con celeridad que ilustrarán posiblemente encadenados cambios de política interna, es toda una generalizada dialéctica de justificación, en el contencioso con Israel, de errores y arbitrariedades sin cuento. El Estado judío, en brevísimo plazo, no podrá utilizarse ya como chivo expiatorio del caudal de aberraciones y desmanes en que algunos regímenes árabes se definieron desde el propio momento de su constitución. La lucha exterior contra el sionismo no podrá seguir siendo coartada para la acción interior contra cualquier suerte de humanismo y todo género de libertades. Asimismo, lo que, por consecuencia de SERRANILLOS PLAYA VÉNDESE PARCELA RUSTICA Teléfono 80 03 10, prefijo 925 Empresa solvente y responsable dedicada a construcción, aportaría ayuda económica y de dirección. Apart. 50.013