Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, DE AGOSTO E 1971. PAO. ABG DIRECTOR: José Luis CEBRIMT BONE SUBDIRECTORES: Miguel TOkRES GIL tó 1 CEAL Santiago ÁRBOS BALLESTE R E D A C C I Ó N ADMINISTRACIÓN Y TALLERES: SERRANO, 6 1 M A D R I D APARTADO 43. TELEFONOS. -Redacción y Talleres: 2251710 y 2759408. Administración: 2255020 í Editor: PRENSA ESPAÑOLA, A, CONSIDERACIONES SOBRE UN CONFLICTO El conflicto del pan se ha resuelto gracias a la enérgica actuación del Gobierno Civil de Madrid. Decididamente enérgica, indudablemente poderosa. Los industriales de la panadería han izado bandera blanca. ¿Daremos entonces, y sin más, el asunto por cancelado? No sin algunas consideraciones que la libertad democrática de la Prensa nos permite hacer. Y que- -O éstos no han leído mis declaraciones a la Prensa diciendo uve soy de la e mpalman como sigue. quierdas, o son todos fascistas, o la política no sirve para nada. Cualquier delito cometido por quien eea- -en su condición de empresario o en de hacerse para llegar al conflicto de es- -de cooperativas y autogestiones- -so u condición de obrero o en su más ge- tos pasados días de agosto? bre la fabricación del pan; fabricación nérica condición de ciudadano- -debe, en la que puede haber personas que quinaturalmente, ser examinado y sancioNos alegramos- ¡cómo no! -de la zá hayan incurrido en delito, pero que nado, si procede, de acuerdo con la ley vuelta al suministro normal de pan. Pe- en sí misma y aunque proporcione gay dentro de sus límites y con todas las ro nuestra satisfacción sería infinitamen- nancias a quienes se dediquen a ella no garantías de defensa a que cualquier acu- te mayor si tuviésemos la seguridad de eado tiene derecho. Resulta particular- que la libertad- -la libertad de iniciativa, es materia criminal. Tan étjco es ganar fabricando pan como fabricando mente interesante, en este aspecto, deli- la libertad empresarial, la libertad ciuda- quier otro bien o proporcionando cualcualmitar con claridad cuál es el ámbito de dana, la libertad económica, la libertad quier otro servicio. las jurisdicciones; para que quede bien a secas, fundamento de la democracia- -establecido dónde comienzan y dónde El pan, tarde o temprano, subirá en no ha sido atropellada, ni disminuida, ni terminan las alteraciones del orden pú- parcialmente interpretada, en ninguno de su precio. Lo que debernos desear- -queblico. Así como cuáles son, en los su- los episodios de este conflicto del pan. de a un lado el porcentaje de subida- -ministros y servicios, los conceptuados es no pagar el pan con trozos de liberde primera necesidad. Aunque el bareLo decimos porque ha durado, aun tad. Con libertad siempre hay pan. Pemo sólo sirva a sensibilizaciones polí- siendo breve, lo bastante para que se ad- ro con pan sólo no se garantiza la liberticas. viertan sus bastidores, sus entretelas, pu- tad. Bien lo sabían los clásicos tiranos ofrecían El Gobierno- -consideración que no ramente políticas. Lo bastante para que que circo pan y cruentas sesiones debe perderse de vista- -ha proclamado se hayan deslizado demagogias rutilantes de una política económica de mercado. Y, a renglón seguido, anunció también el bloqueo de determinados precios- -bien que por tiempo prefijado- -y la drástica sanción de las correspondientes infracciones. En el caso del pan, si nos ate- Es sabido que nuestra por Malcolm Muggeridge, ctue estriba en la nemos a la economía de mercado, tal y Ur 1 IMlamU época a b u s a tanto del urgente necesidad psicológica de creer en el catastrofismo. como se entiende eft todo el mundo, se- MODERADO g Ahora, Colin Clarek, ue ha dedicado iU ría libre la fabricación, comercializ- ación de científico línea muny fijación de precios y calidades del con crisis cada vez más acusadas de pesi- vida a desmontar de primera de profecías dial todo tipo el extremo de haber pan. Pero si se mantienen definiciones mismo, hasta derecho a la muerte llegado apocalípticas y míticas sobre la inflación a defender el o la oficiales de precios, calidades, pesos, au- muerte con dignidad que hizo célebreaun galopante, la contaminación del medio amtorizaciones de establecimiento indus- criminal norteamericano, Gilmore, y, muy biente, la escasez de alimentos y el pretendido trial, etc. la solución es distinta. recientemente, haber dado también carta climaexceso de población, ha abordado ese psicológico una de naturaleza en la Prensa Internacional sa, con su granenarma entrevista de Prende convicción, el La escalada del encarecimiento del pan al llamado deseo mortal así calificado sentido común: no es asunto de estos días. Es el resul Hay personas lo suficientemente ilusas tado de precios incrementados de la hacomo para creer que es posible una socierina- -o del trigo- de costes crecientes dad perfecta en China. Pero nunca conElectrificaciones de mano de obra aprobados en conveseguirán construir una sociedad perfecta nios colectivos y, en fin, también son en la Tierna: del Norte, S. A. consecuencia de la inflación; de la de Lo mejor que podemos hacer es arreglar algunos de los defectos de este munpreciación de la moneda. ¿Intervino aldo. Apuntamos hacia la verdad y la justiguien- -en todos estos escalones previos sabiendo que no podremos del encarecimiento- -para advertir que el necesita para su Departamento de Exte- cia, pero en su total perfección, en alcanzarlas este riores: pan subiría? mundo. Para Colin Clarek, en el fondo, lo míe Creemos recordar que el problema no ocurre es que la utopía de los paraísos arha aurgido inesperadamente. Estaba ya tificiales propuestos por algunos ideólogos planteado antes y con los mismos intermal puede llenar la falta de religión, inlocutores por parte de la Administración cluso por muy oscura que ésta se presente: Todas las civilizaciones- -la cristiana, la T por parte de los fabricantes cuando se Islámica, la pagana, -han dependido de la Condiciones ¡onómieas interesantes. habló, hace bastantes meses, de la subife. Sin ella la gente sufre un fuerte sentida del pan y de la reestructuración del Interesados, escribir a: ELEONOR, S. Á. miento de banalidad y de falta de sentido eector panadero. ¿No fue así? Y enton- al Sr. Barriuso. Calle Gran Vi núm. 6 bis. en sus vidas, y esto les lleva hasta el daBILBAO ces, ¿qué se ha hecho o qué ha dejado seo de muerte (M- 5 S 3.8 S 2) BREVERIAS ELECNOR OFICIALES CABLEADORES ELÉCTRICOS