Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA, SOCIEDAD ANÓNIMA MADRID FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA ABC pa se Je fugó a lomos de un don Juan, aquel toro helénico llamado Zeus, que la depositaría en Grecia y la pasearía por otras islas y penínsulas y costas a las que diera su nombre Europa Arip Erebo Occidente donde tramontaba el sol) O sea: Europa como libertad frente a la mano desesperada del padrecito ruso, asiático, continerítálico, masivo, que pugnaba, y pugnaría siempre, para retornarla al hogar originario Frente a la estepa uniforme, Igualitaria y despótica, sería Europa. ¡Islas, penínsulas, tierras defendidas por el mar! De ahí que las más liberales resultaran las archipielágicas como Grecia y las totalmente isleñas como las británicas. Y, mitad y mitad, penínsulas como Italia y España para una mezcla de autoridad y libertad. Lo que, en ellas- -durante el Medievo- se denominaría catolicismo. (Pues la implacabilidad bíblica de Jehová al llegar a Roma con Cristo se había hecho libertad, universalidad. Y, tras la guerra de 1914 surgiría, en lo político, esa nueva catolicidad social que denunciara Lenin, a européizadora del comunismo eslávico. Cuando ahora Santiago Carrillo, en su clamoroso libró Eurocomunismo y Estado proclama que tas libertades elementales políticas y los derechos humanos son un logro histórico irrenuncíable del progreso humano parece estar oyendo aquel apodigma mussoliniano: Hay que tener fe en la bondad del hombre y en el desarrollo de la Humanidad, y solamente así se podrá concebir toda la grandeza y el significado de las ideas socialistas. Y cuando, hoy, el eurocomunista español, tras su experiencia personal de nuestra querrá civil y su derrota, insiste en la realidad concreta en la práctica y en el problema del Estado nos asemeja escuchar al Mussolini que reiteraba aquello de ¡Todo en el Estado! la praxis y la creencia de que cuanto más se desarrolle el fascismo tanto más se irá haciendo liberal (o sea, eurocomunista) para la conquista de un verdadero socialismo Por eso, en el nuevo doctrinal de Carrillo se rechaza, como en el anterior mussolinesco, que la democracia sea igual a capitalismo y el socialismo igual a dominación soviética Siendo ésta su nueva concepción eurocomunista como aquella romana precursora: Una experiencia independiente, con. un socialismo más evolucionado, que tendrá influencia positiva en la evolución REDA G C ION, ADMINISTRACIÓN Y T A L LE R E S SERRANO, 61- MADRID democrática de I os socialismos existentes hoy. Tareas pol ¡ticas colectivas más libre albedrío Asegurando nuestros países y conjunto europeo en una perspectiva socialista. Por eso intuye que Europa- -tal que en la fábula mítica- se hará independiente Una Europa de los pueblos orientada al Socialismo, en la que España conservará su personalidad propia. Es decir, su genio. Con un Socialismo: nacional. Aún más: si el anterior doctrinarismo nacional y socialista tuvo precursores en un Corridoni y un Sorel, también éste de ahora en un Gramsci y un Garaudy. Marxistas europeos que un día sintieron la angustia de Europa bajo el puñoasiáti- co y lanzaron sus conciencias a salvarla. Ahora bien, tornando a nuestros lares españoles: si el hoy lúcido Carrillo se sintiera ya, viejo para Hderizar un eurocornunísmo hispánico o temeroso de ser detenestrado, tal vez Felipe González, por estar nuevecito, pudiera asumirlo. Ante todo por carecer de barriga como su antecesor Indalecio Prieto que hubiera sido el Führer español de haber aceptado nuestra propuesta, al ver que Azaña no pasaba de ateneísta. Propuesta que se la reiteramos en La Conquista del Estado y y luego José Antonio en el Parlamento ofreciéndole la Jefatura de la Revolución. Pero a Prieto, además de gordo, aunque listo, le faltón genialidad y, aunque decidido no fue un héroe. De haber encarnado nuestro Movimiento social y nacional del 31 no hubiera habido guerra civil y, por tanto, luego, la mundial. Fue el responsable y se lo demostré en la Prensa colombiana polemizando con él, haciéndole callar y darme la razón. Ahora, Felipe González, que tiene ojos leonescos y atracción de masas y hasta empuña una rosa arrancada de las cinco simbólicas, veremos a lo que llega: o a un socialismo nacional o a un fracaso. Pues, al fin, Socialismo y Comunismo, ¿qué pretenden? El mismo viejísimo sueño del Paraíso sobre la tierra y el ser como Dios El hombre será un Dios para el Hombre repetiría Marx. Proponiendo al proletario, igual que Lucifer a Adán la misma tentación: él desear el apetecer eJ gozar El Erítis sicut illi el serás como el burgués si pasas de tus cuatro elementales necesidades: Comer, beber, dormir y hacer prole (de donde proletario) a ¡consumir! todo lo que produzca la Era Industrial. A vivir como Dios ¡qué diría un madrileño, con nevera, coche, aumentos lineales y no trabajar. Por ello, la serpiente y Marx, que eran de ¡a misma raza, vieron su posibilidad de administrar todo ese Capital Hoy, la raza de Marx y de la serpiente bíblica tienen su puesto de mando donde sabéis. Y desde él, regulan democracia, socialismos, fascismos y eurocomunismos. E inquietan a Breznef con Derechos humanos para castigar el antisemitismo ruso y obtener visados de salida a israelíes. ¡Comunismo y Europa! Tiranía y Libertad integradas una vez más. Ayer por la praxis fascista. Y hoy, tímidamente aún, por la Eurocomunista. Ernesto GIMÉNEZ CABALLERO U N pe r i o dista me pregu nt a si creo liquidado el fascismo. A lo que respondo, sonriendo, que- -al contrarío- -torna cada día más pujante. Aunque sin ese manipulado nombre, Sino con uno nuevo que está encantando a muchas gentes europeas: el Eurocomunismo Una vez más- -aclaro a mi ínterrogador- -se comprueba que Europa no es apta para doctrinas tan antiliberales como la comunista. Repitiéndose lo que acaeció tras la primera guerra mundial del 14: cuando la Rusia de Lenin, como ahora la de Breznef, se disponía a comunistizar Europa. ¿Lo recordáis? Entonces, un marxista italiano- -obrero y campesino- -de puño cerrado y camisa roja advirtió, un día, que su mano se iba abriendo, hasta saludar a la romana, y el rojo de la camisa (a pesar del precedente garibaldino) se le teñía de negro, a lo Vaticano. Y sus creencias socialistas se le erizaban de críticas antiortodoxas. Por lo que Lenin, muy inquieto, increparía a sus camaradas dé partido: ¿Cómo habéis dejado escapar a ese hombre de nuestras Jilas? Estoy seguro que con sus huevas ideas hará peligrar un día el ngarxismo. Aquel hombre se llamaba Benito MussoJini. Con esto no quiero decir que, ahora, Breznef sea otro Lenin. Y su amonestado y escapista español C a r r i II o otro Duce. Como tampoco lo son, por ahora, para sus respectivos países europeos un Berlinguer y un Marcháis. Aunque Jos tres se encuentren en parecidas andadas al no saber explicar- -cómo tampoco sus contradictores- -lo que les está acaeciendo. Por faltar a todos ellos, en sus argumentaciones, la única clave que puede revelarlo: la mítica (La poética) Ignorando así lo que es, de verdad, Europa y lo que el comunismo de veras, es. De Europa se han dado ya tantas definiciones que ha quedado, al fin, indefinida. Aún recuerdo aquel debate del Convenio Volta, por 1932, donde se recordó hasta Séneca con sus gentes in quibus romana pax desinit Para el Príncipe de Rohan sé caracterizaba Europa por su base cristiana A lo que G. de Reynold añadió un estrato antiguo Y Avezzana, una espada y una cruz Y Weber, un culto señorial Y Orano, un fenómeno moderno Y Hellpach, Humanismo Y Bodrero, una lucha de antinomias Sólo Nicola Jorga de Rumania coincidió con mi visión. Esa Rumania donde nunca dejó de estar latente el eurocomunismo Vecina de Ja Yugoslavia donde haría su primera histórica aparición con Tito, por 1948. Como luego, en 1956, con Togliattí en Italia, y en 1968 en Checoslovaquia. (Y todavía hoy en Italia brotan espontaneidades como las de esos cincuenta mil estudiantes autónomos que arrojaron, hace poco, a los marxistas de la Universidad y saludaban tres dedos abiertos (libertad) y dos cerrados (autoridad) como la sabia Iglesia en sus bendiciones. Sí. Sólo Nicola Jorga apuntó igual videncia que la mía para explicar Europa la del Mito Europa era la adorada hija del Rey Agenor (el Lenin o Breznef de hace milenios) allá en Rusia. Pero, un día, Euro- COMUNISMO Y EUROPA MARTIN INMOBILIARIA, S. A.