Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El toro Jocinero de Míura, mata a Pepete; Antonio Sánchez El Tato sufre la amputación de una pierna, que fue expuesta en una botica madrileña ra ejecutar lodat las euerles. Fue de loo primeros toreros autfinlicamente deportistas que han Frecuentaba los gimnasios seviiianoSr Aprendió de los lidiadores portuguesea la? babllidddes peculiares do eslos singulares toreros. Inventó el quiebro en la suerte de band Tillear, esperando al toro, marcando la salida con el pie y recuperando su sncerior poshjra para clavar magistralrner ifl. Llegó a raallzarla con una perfección tal que nadie, antes ni ahora, ha Jlsg do a superar. La ejecuió apoloósicamenTe por primera vet en la pieza de Madrid en el mes de abril de 1 5 T a m ü l la llevó B cabo en silla en la rrHsma plaza el 20 de junio de 1862, con un toro de la ganadería colmenarefla de don Vkiente Msriinaz, Cuatro días después repetía y formaba un nuevo alboroto. M brindar un par de ban (3 erlllas al marqués de Salamanca, Aste le arrojó dos habsnos envueltos en un billete de mil pes tas- Llegó a quebrar a los toros con los piís melidos en un aro. Su seguridad en esta suerte queda demostrada con el dato de que en mes tía novecientas diez corrldas y después de haber estoqueado dos inri ochocientos treinta loroSn se retiró sin haber sufrido una sola herida por asta de toro, caso sólo igualado por nuestro contemporáneo Papóte Bienvenida. Se le reprochaba un estilo un tanto movido, de torear sobre las piernas, de más habilidad que reposo, aunque no lalío de buana técnica y de indudable poderío. Él triunfo de la revolución de septiembre de 1 S 68 llevó sí poder a los elementos de la unión liberal y a los progresistas que constituyen el Gobierno provisional presidido por el duque de la Torre. Er 30 de marzo se presenta a las Cortes un proyecto de constitución que, dividido en once títulos, garantiza el ejercicio público y pnvado de cualquier culto religioso sin más limi tac ton es que las Impuestas por las reglas unlveraalee de la Moral y el Derecho, La soberanía pasaba a residir esencialmente en la nación, confiaba la elección de Ic 3 senadores a las provínolas, y prescribía que tas Corta fia fin flfl ifütíir rflifpirinii n lo menos cuatro meses cada añoEran los tiempos de la bnllenre oratoria erudita de Castelar, Maniatóla, Ftios Rosas, Monesclllo, Olózaga y Cánovas. En esta ambiente, Ja fiesta de los loros sufre una kriportarite mutación. Pierde su- monopoNocomo espectáculo para compara ir la predilección de los españoles con otros como el teatro, la ópera, ÍM carreras de caballos: paro fio M puede hat Lar de decadencia, ni mucho manoi. LA CO? ylPETENCIA ENTRE LAGARTIJO Y FRASCUELO FraficuelD nutó ifoi toros en T o l o a la vez: ot qulnlo, qiw le correspondía, y BI saxlo, que a présenlo de Improvíu. Un galleo de iCúchires a la salUfl de un quite en una calda al descLblerlq, (CoL J. Palacios. perdido- y eslo adjetiva lo acompaf arla ya, c o o apodo, hasta el final de ufi dfaa. La carrera de Domínguez Iranscurríó en una continua y desigual paf a con las ionji, pues su es Mo reaullaba tarrJb emente audaz, aunque no desprovbro üé cierta técnica. El afía 1357, alia mando con el Jgto en Ja plazo de El Puerto dti Santa María, un turo de la ganadería ds Concha y Sierra le sacó un o a dfli Uíl pitnna o Fl fmpnrtnnr. le árgano visual j Quedó colgando fuera de la órbítan sa empvñó en pasar por su pie a la enfermería, sijjelindofo con un pañuelo y tranquil izarida a Todo el mundo con jt fre 3 que, casualmeme. guardaba relaclún con su apodo: -Bah, no son mAs pue desperürcioa- No S Í fue de la profesión. SiguJá en ella crecido y plolórico t e valor. An es de dos mesoa ya estaba lo- reando otra vez. Le empezaron a Humar la jaca luerta- y fue capaz de mantener una aeria oompelencia can el- Tato- Toreó hasia caá! fos sesenta años. Se re quhso dedicar un homenaje banúlico, pues vivJa muy modestamente en la sevillana calle de Celinde, pero su coráciar orgulloso y soberbio no lo permlilú. Fue el inventor del farol, y C uJ; á ej primero que loreü de rodilla, An sE de onlrar d lEvno fin la singut r pareja que Integran- Lagarlljo- y- Frascuelo- hemos de hacer una obligada parada en ese gran artista da sevillano barrio de San Bernardo. que se jlamó Antonio Carmona- El Gordilc- r Va sua hermanos mayores, Uanoto y Pe (ie, se dodlcado a a profesión de burlar las embestidas de los toros. Tenía una enomio facíMdad pa- Estos doe diestros llenaron uria gpooa del íoreo, una de t u competencias más harmoaas. autén 1l cas y apaslonanics da la historia. FEafaei Molina- Lagar ti jorepresentaba la elegancia, el buen e ilo, el total dominio de la profesión, mientras Frascuelo era t valor seco, angustioso, dra ni Ático, que enardece a las masas, aunque no termina ds convencer a toa entendidos, qtfo siempre estuvieron en manifiesta irti noria. -LagarTijo- era hijo de un antiguo novillero apodado- Niño de Dios- Su madie era hermana de torílero de la plaza de Córdoba. En ambiente de lo mis laurino, en pleno barrio cordobés de La Merced, fue moldeando su afición el formidable calila cordobés- -Lagartijo- ha sido uno de los toreros más largos y compietoa de loa casi tres siglos de vida de la tauromaquia a pie- A partir de 1866, se agiganta su ligura- Se retira- El Tato fiTiiere Cúchares en La Habana, -Desperdicios- se encuentra en pleno deciive, también Cayetano Sanz se halla on los eal nores de au carrera, y al Gordíto- a un paso de la relirade, no asta ya para sostener una competencia con et ímpetu juvenil de- Lagartijo- Durante cecea de treinta aíVos, el gran torero de Córdoba exhltie por los ruedos toda la gama de un estilo majestuoso, plelórico de gartio, dominio y arte deslumbrante y peisonallslmo. Luce su magisterio en todos los lerdos y Iónicamente en la suerle de matar se muestra tiabilidosíllo. La media estacada recibe el nom re de- lagariijera- pero ello no empaña el empaque, ta majeza, el señorío y (a majestad de este Inconmensurable torero, que inmortal i ta la larga cordobesa, llamada temblón- IS gartljera- con las banderillas domina todas tas suertes, andando ros ps oa con elngular elegancia y con Id muleta derrocha seguridad, temple y una estética que llegaba can enorme facilidad a los grade ríos, asombrando con su í fmlca y cor tínua creación de belleza. Se dad a quH se podía pagar el dinero de la entrada por sólo verle hacer í ¡paseíllo. Estoqueó cerca de cinco mil toroSn y sólo recibió una cornada araven Era un 31