Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La feroz competencia entre Cuchares y El Chiclanero dividen taurinamente a madrileños y sevillanos po qu la IníariTfl LulM Fcrnonda conirftla matrJfTLomo con el duqufl i30 Mon 1 ns 4 ar. quinto hi o de Luis Felipe d OrteAns. Er ffsta poca surge la otci coTTipEiencffl tíf ro- C L- B Í M- y Chiclanaro- Cdin ¡ra Tan la sabrlfldad. ulamlcidad y seriedad del- Chiclanero- con la gracloaa y rto mflnos iran posD escuela de- Cúc iares- El pública mfldHlefio i d manile aQa partidario BC frlmo dof Chlc 1 arioro- t mlanEras d avillano pteferia lA luminosidad de- Cuchares- En un momenlo do soberbia, el- ChTcIanoro- declaró: -Vo aoy FBdondo camo mj ape iido- Hasta última hoira manluvo la rivalidad con- Cüc area- H pa o su saiud V 9 esiabD muy quebrantada. Ei Chiclanero- enTífma da tuf erculosia. rall dó en 1853 a I M Irelnle y cuatro anos de edad. Ciento cuatro coches, q e encabezaban ef gobernador civil y diverso grandes de Esparta, asintieron a su er l fro. a jugar al toro. En cierta ocasión loreú dos novllloa del du qufl de Veragua on Aranjuez, y en preaencia dei propio duque. Gli taion al ganadero las manejas de Cayetano, y le recemandó al bandenNero- Capita que D enseí á lo secretos de la profesión. Toreaba al aprendiz con empaque y alegancle desenvueltas maneras y magriffjco sentido do la l o c a c i ó n y el temple. Repele era lodo lo contrario de Cayetano Sai z. Uno do esos toreros de oa ue loa aficionados suelan decir: Carne de loro- Sabido es que los públlcoa se dan con gran facilidad a fos toreros torpes, a aquellos que se encrferrtran Consiento mente a merced de Joa loros. Por eilo Repele dlíTruró desde el principio de generales simpatCas. Su constlluclón era ancha, lucia grandes patirfas, duros müscu los: hombre rudo paro bonachón Y generoso, quien, por circunstancias da I destino. resultarJa padrino de pila naJa miís y nada menos que del colosal Rafael Guarra Seta rano- Guerrita el mejor y máa Importante torero Lfl muerte de P pe 1 e. El toro- Jo Eniro- de Mlura, I quitarla ta vfda n la plaza de Madrid. NUEVA DECADENCIA Con fa dtisapariclAn dal ChV cianoro- en plana mitad del Blo XTX, so pasa a otro período docatJanle, Lirt n sua habilidades Antonio Sánchez- el Tato- que era yerrKj de- Cincharas Arrtonlo Carmona Gordjtoy Pepeie, primero de loa toreros que caá en los pilones de un toro de Mlura. Se distinguen también Manuel Domínguez Desperdidos- V Cayetano SanzlEstfl periodo tív decliuQ de Is fiesta sa ref o a sn Is copla popuEflr: Ya M murTA Curro Montes, ya se murió el- Ghlclaneroya no quedar) en el mundo ene. valor nf u l e r o El arto 59 tfifümlna. El valor descercbra y avasalla. Repele el- Talo- y Deapardldos- sa enlregan a unos excsios que onardecEn al púCiflco- -como apraclará el lecior de hoy nada hay ruievo bajo el sol- pero en esto Ifarripo el lorac pierde u belleza, au raaún de ser. Se Impone un eslJto a empellones. Una tras otra, surgen las cogidas, ef terror en los Tendido la pelea d sígiral, el Inaenaato deseo de aar máa bruto que el loro olvidando que por muy cerril que preíenda ser el torero slernpre le aventajará ei toro en fuerza, tozudez y violencia. Se salvan Cayetano San; y el Gordito- Cayetano es madrllefio, aprendiz dé zapatero y gran an cío na do del siglo XIX. LA MUERTE DE PEPETE En l flí, alLemaban en Madrid Cfiyetano Sanz y el diestro que nos ocupa. Era una soleada lardo del 20 de abril. Se lidiaban tres loros de Salido y tres de don Antonio Míura. Et segundón B esia ganadería, do nombre Joclnero- de pinta ensabanao y berrendo en negro, boEineío. corraoao y zancudo, se arrancó de tnrprovJso al picador Anión lo Calderón, que esperaba en el redondel la salida del astado, g ú n F costumbre de ana tea, pues todavía no se babía knptantado que ios picadores salieran al ruedo después de previamente capoteado el toro. -Jocinero- mató ai caballo Calderón cayü ai descubierto. Pepaie acudió presto al quite, paro e astado se le cruzó levantándolo con ei pitón derecho por el muslo Izquiardo, pa drHjoselo af pitón contrario cara propinarle una cornada en el pecho que la alravosú el corazdn. Pepete Intentó Incorporarse, paro 10 fue jmpaslbFe Enrrú prácticamente muerto en la enTernierla. Antonio Sánchez, el- Tato H procede de la f uadrina de Juan Lucas Blanco, en la que actüa como puntilFero. -Cuchares- le corvtrala para su cuadrilla, pero no termina de asimilar la escuela del variadFslmo dieslío. pues SB inctJna también por determW Le rivalidad de Cuchares- y- El Chiclanero apasionó a la afición. dividJ ndole, Aquí s disputan ttoqucar un loro en la plaza de Madrid por te antigüedad de lua respectivas aliamatiyaL nadas cosas da la personalidad del- Chlclanaro y toma otras da- Desperdicios Es un lorero, pues, hecho de diversas Irv iuencias, largo con el capote regular con la muleta, vulgar con las banderillas y muy aaguro en la suerte de matar a ios teros a volapié. Entraba en corto y por derecho, saliendo apurado en numerosas ocasiones. El 7 de junio da lfi 69. el toro- Peregrino da la ganadería de don VIÍ- HUIO Maiüntii, ¿Inn- rió una cornada al entrar a malar, eras después se Je presentó a gangrena gaseosa, atribuyéndose a ia intección del pilón n o habfa penicilina en aquel tiempo- y fe tuvo que ser amputada la pierna. Era tal su hombría y entereza ante el dolor, que no pormhió que se fe anestesiara, y soportó la operación tuméndose un habanOr La admiración que por entonces se sentía hacia loB toreros era tan luerle, que la piorna amputada fue exhibida durante ai os. conservada en alcohol, en el escaparate de una botrca de la madrilei a calle del Dasengafto, muy cerca de Fuencarral. Dos artos después, Talo- Intentó reaparocar en la plaza de Badafoz. actuando con una pierna onopédica, paro tuvo que desistir de su propósito al enconjrarse a merced de ios toros. ManvDl Deminguvc rnrrló n si mismo pueblo donde verla la luz bastantes artos después el gran Joseilio, De Gelves, como José. V con una intuición natural para este arta. Tarr bién fue aprendiz del- Sombrerero- y alumno do la Real Escuda do Tauromaquia de SevJlla El maestro Pedro Romero, al comprobar la buena marta que se dat a para el toreo de salón, dijo; -Este muchacho no llene des- 30