Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO 22 DE ENERO DE 1971. PAG. 8. DON FELIPE DE BORBON, TRIGÉSIMO EL REY JUAN I DE CASTILLA INSTITUYO EL TITULO EN 1388 Históricamente, el Príncipe heredero de JUBILO EN ASTURIAS Ya está preparada la tradicional medalla que ofrece! a Diputación del Principado Oviedo, 21. (De nuestro corresponsal, por teléfono. Asturias ha recibidlo hoy, 21 de enero de 1977, la más agradable sorpresa de muchos años como región estrechamente ligada a la Monarquía española. Porque con sorpresa auténtica van recibiendo los asturianos la buena nueva de la proclamación de Su Alteza Real Don Felipe de Borbón y Grecia como Príncipe de Asturias, el segundo de este siglo y el primero proclamado en los últimos setenta años. Cierto que en mayo de 1976, con oca- horas, todo el Principado se entere de la sión de la primera visita oficial de los Re- grandísima nueva. Porque a lo largo de la yes Don Juan Carlos y Doña Sofía a tie- historia la Monarquía a traído buenarras asturianas, todos los habitantes de ventura a Asturias. Así como ejemplo, como esta región, por boca del presidente de la último ejemplo, la visita de los Beyes Don Diputación de Oviedo, señor Vallina Ve- Juan Carlos y Doña Sofía han promovido larde, pidieron a Su Majestad la procla- un impresionante incremento el turismo mación de Don Felipe como Príncipe de hacia Covadonga, a donde el año pasado Asturias. Cierto también que esta petición han ido dos millones de visitantes, es decir estaba apoyada en el clamor popular y se un 40 por 100 más que en la anualidad demostró en todo el entusiasmo aue toda la región hizo patente ante la idea. Pero anterior. Desde ahora mismo, Asturias se prepara también es verdad que nadie pensaba que el nombramiento se produjera hoy, por- cuidadosamente para el acto de investiduque precisamente en esta jornada, que ha ra de su Príncipe, a cuyo efecto ya está sido luminosa en el Principado, como pre- preparada la tradicional medalla, que será sagiando la importante nueva, todo estaba entregada a Don Felipe, una hermosa obra tranquilo al respecto del nombramiento de de orfebrería, que ha costado trescientas Su Alteza como nuevo Príncipe de As- mil pesetas y que, realizada en oro, lleva turias. en su anverso la cruz de la victoria, escudo heráldico de la región, y en el reverHACE SETENTA AÑOS Hace, pues, setenta años que no tenía- so el lugar para la fecha del acto, aún mos Príncipe, que ahora nos llega entre el por determinar, lógicamente. aplauso del entusiasmo general. Un entuUna rica medalla para el Príncipe de siasmo que se siente desde dentro y que Asturias, tierra de buenos vasallos para será clamor cuando a medida que pasen las los mejores señores. -MÉNDEZ. murió su hermano Fernando VI, sin hijos, y vino a España para sucederle, y porque Alfonso XIII nació siendo ya Rey. DON FELIPE DE BORBON, TRIGÉSIMO QUINTO PRINCIPE DE ASTURIAS Los príncipes de Asturias hasta la fecha son 34, es decir, cuando el Príncipe Don Felipe sea investido oficialmente con el Principado de Asturias, será el trigésimo quinto, no el trigésimo sexto, como han publicado erróneamente algunos, que colocan el número 34 al Infante Don Alfonso de Borbón- Dos Sicilias y Borbón, hijo de la Princesa de Asturias Doña María de las Mercedes, hermana mayor de Alfonso XIII, y del Príncipe Don Carlos de Borbón Sicilia, el cual Infante Don Alfonso, efectivamente, desde el año 1904, fecha de la muerte de su madre, hasta el año 1907, fecha en que nació el primogénito de su tío Don Alfonso XIII, fue. de hecho, heredero de la Corona española, aunque sin recibir jamás el título de Príncipe de Asturias en espera de la próxima boda y de la sucesión de su tío Alfonso 3011. LA INVESTIDURA. UN SENCILLO ACTO DE RECONOCIMIENTO La investidura de los Príncipes de Asturias es muy sencilla. Desde 1833, año en que fue jurada la última Princesa, futura Isabel H, no ha habido nuevas ceremonias especiales de jura de los Príncipes de Asturias, sino que se ha reducido a que automáticamente, cuando ha nacido el primogénito de los Reyes, ha sido declarado Príncipe de Asturias, y la ceremonia de la investidura, prácticamente, tampoco existe ni se tiene que hacer ante las Cortes, La ceremonia, sencillamente, se reduce a un reconocimiento, a un acto de homenaje por parte de los delegados de la Diputación asturiana aue, casi siempre, han acudido al Palacio Real de Madrid a efectuar esta ceremonia de reconocimiento al Heredero de la Corona. MIENTRAS SE HACIA PUBLICA LA NOTICIA la Corona de España le conesponden los títulos de Príncipe de Asturias, de Gerona y de Viana; Duque de Montblanc. Conde de Cervera v Señor de Balaguer, privativos todos ellos del inmediato sucesor al Trono. Hasta finales del siglo XIV los hijos primogénitos de nuestros Reyes fueron conocidos con la denominación de Infantes Primeros Herederos. Se trataba de distinguir de alguna manera al presunto sucesor, respondiendo a la jerarquía que, naturalmente, se establece en la Monaiquía hereditaria. ENRIQUE 111, EL PRIMER PRINCIPE DE ASTURIAS Pero en 1388, Juan I de Castilla instituye el Piincipado de Asturias en favor de su hijo, el futuro Enrique III. como término a los enfrentamientos entre los herederos de Pedro I el Cruel o el Justiciero y Enrique II, fundador de la dinastía de Trastamara. Don Pedro el Cruel murió en combate contra su hermano Enrique de Trastamara, que ocupó el Trono con el nombre de Enrique II La heredera teórica de Don Pedro, su hija Constanza, estaba en Inglaterra refugiada, y allí casó con el duque de Lancaster, hijo del Rey Eduardo III de Inglaterra, teniendo una hija. Catalina. En 1386, el duque de Lancaster invadió las costas gallegas al mando de un contingente armado para intentar proclamar a su hija Catalina como legítima heredera del Trono castellano. Juan I, hijo de Enrique II de Trastamara, reinante a la sazón, concertó con el duque de Lancaster un acuerdo, firmado en Bayona, por el cual se estipulaba que para terminar con el pleito dinástico casarían la Princesa Catalina de Lancaster con el Príncipe Enrique, heredero del Trono castellano, futuro Enrique III de Castilla. Este es el origen del Principado de Asturias. Esta costumbre de reservar un título específico a los herederos presuntivos de la Corona se había introducido en los restantes Estados peninsulares aproximadamente por las mismas fechas. El 1351, Pedro IV de Aragón había designado ya duque de Gerona a su hijo, el futuro Juan I de Aragón. En 1414, otro Monarca aragonés elevó dicho Ducado a la categoría de Principado, a semejanza- -señala un autor de la época- -de las costumbres del Reino de Castilla, donde se había ya dado al sucesor el de Príncipe de las Asturias. Los títulos de Duque de MontWanc, Conde de Cervera y Señor de Balaguer correspondían, Igualmente, a los herederos de 3 a Corona catalano- aragonés. En Navarra el Principado de Viana fue creado en 1423 por Carlos m el Noble. Tras la unión de los Reinos de España bajo Isabel y Fernando el Católico la denominación de Príncipe de Asturias, de Gerona y de Viana, evidentemente, era una sola, a pesar de su diversidad, pero el primero de los títulos fue adquiriendo un predicamento especial y una representación global de la nación. Desde la creación del Principado 34 han sido los Infantes e Infantas declarados expresamente con el título. LOS REYES NO 1 0 FUERON Puede decirse como anécdota, por ejemplo, que ni Carlos n i ni Alfonso XTII fueron Príncipes de Asturias, a pesar de haber reinado, por la sencilla razón de que Carlos III era Rey de Ñapóles, ya cuando EL PRINCIPE JUGABA EN SIERRA Sierra Nevada, 21. (De nuestro enviado especial. Jugando a los bolos durante casi una hora, junto a su padre en el hotel Meliá Sierra Nevada, ha celebrado el Príncipe Don Felipe su nombramiento como Príncipe de Asturias. Nada más llegar al nuevo hotel Meliá, el Príncipe pidió dinero a su padre para jugar en las máquinas y futbolines junto a otros niños que pasan sus vacaciones en la nieve. La Familia Real española ha iniciado así su fin de semana, sin protocolo, como unos turistas más, en la estación de esquí de Sierra Nevada. Los Príncipes Felipe, Elena y Cristina han correteado luego por los salones del hotel y han jugado junto con otros niños. CALUROSO RECIBIMIENTO. -Su Majestad el Rey Don Juan Carlos conduciendo él mismo un Ranger Rover, que llevaba a bordo a toda su. Real Familia, llegó al hotel Meliá Sierra Nevada a las cuatro treinta de la tarde, siendo objeto de un cariñoso recibimiento en el vestíbulo del hotel por parte de numerosos turistas extranjeros. Los Reyes piensan pasar el fin de semana esquiando en las pistas de Borreguiles. -José Luis YAGUE.