Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO 2 BE ENERO DE l f t í l UN COLECCIONISMO QUE PENETRA CON FUERZA EN ESPAÑA PAG. tt. MERCADILLO DE MINERAJES Y GEMAS EN EL RASTRO MADRILEÑO Los vendedores son, en su mayoría, estudiantes de Geología que ofrecen desde un limpio cristal de cuarzo hasta un codiciado topacio Bullanguero y variopinto Rastro, ¡i qué no habrá en el Rastro, zoco artesano y artístico, urbano y pueblerino a la vez! Sí, había de todo menos minerajes, menos piedras preciosas. Pero también le llegó el turno a este mundo de ilusión, un mundo en el que cada día aumenta el número de aficionados y coleccionistas. Porque el mundo de los minerales, de la cristalografía, de las gemas o piedras preciosas se mueve entre la codicia del que las busca, considerándolas como un tesoro, y el que acude allí en plan de estudio, como un amante de la Naturaleza que no desdeña el llevarse a su casa un trozo de la maravillosa cortesía terrestre. ¿Esa fluorita? Vale quinientas. Pero si Este aficionado bien sabe que ese cristal de cuarzo llegado de Galicia o de Brasil, de se la lleva, se la dejo en cuatrocientas. Luego, la habilidad del comprador hará los Aloes o de Sudáfrica; esa violácea y bella fluorita traída desde Asturias o desde que quede aún más rebajada. Inglaterra o ese buscado apatito de Portugal No con temor. Hay minerales o de Méjico, no se ha hecho en un día, para hay que ir bolsillos. Para el escolar todos los de la noche a la mañana. Ha sido preciso que comienza su colección con trocitos, con que transcurrieran millones de años, a veregalado yeso, la calcita y la galena, ces cientos de millones, que se registraran el casi el que busca esa deslumbrante diophasta unas gigantescas presiones en el interior de tasa de Tsumeb (Sudáfrlca) que le puede la Tierra, que se alcanzara la temperatura costar de cinco mil a diez mil pesetas. O adecuada y se combinaran diversos elemen- esos apatitos de Panasqueira (Portugal) tos... Y todo ello, para formar a veces una piedra diminuta como es, por ejemplo, un que tanto han subido de precio últimamendiamante, aunque éste sea por excelencia te. O las violáceas amatistas- -las que antes consecuencia de un único elemento, el car- 7 se conocían como piedras de los obispos por llevarlas éstos en sus anillos- cuya bono puro cristalizado. cotización descendió en el mercado munEn la plaza de Vara del Rey, justo detrás dial a raíz del descubrimiento de abunde la Tenencia de Alcaldía de la Arganzue- dantes yacimientos de este mineral en la, todos los domingos, a partir de las nue- Minas GeraiS, en Brasil. Quizá lo que tove de la mañana, unos jóvenes estudiantes davía se cotiza bien son las geodas de amade Geología comienzan a extraer de sus tista, esos cuencos, a veces tan grandes bolsas una serie de paquetes de no más de como media sandía, cuajados de cristales un puño de tamaño. Están envueltos en pa- morados, cristales hexagonales que parecen pel de periódicos. Uno a uno, con gran cui- engarzados por la mano del hombre. dado, van desenvolviéndolos. Son los minerales, que precisan de un cuidado especial, MINERALES PARA TODOS LOS BOLy por separado. Yo diría que son como las SILLOS langostas y las bogavantes, que no pueden convivir juntos porque uno a otro se des- -Dna buena geoda puede valer mucho trozarían. No es que luchen entre i los mi- dinero. Veinte, treinta, cien mil pesetas. nerales. Es consecuencia de la ley de Mosh, Depende de su tamaño y de la intensidad ese enunciado que dice que el mineral más del color. Pero aquí las hay hasta por mil duro rayará al más blando, arañará a su- -nos dice Fernando, uno de los vendecompañero situado por debajo de él en la dores que ofrece en el Rastro más variedad escala de dureza. Así, el diamante raya al y cantidad de mercancía. rubí; éste al topacio y a la esmeralda; ésta, En su guarda una colección de a su vez, a la amatista, y así sucesivamente. minerales casa es un auténtico tesoro, del que que difícilmente se desprendería por muTODO AUTENTICO cho dinero que le dieran. Son esas piezas Cuando los minerales quedan al descubierque salen de tarde en tarde- y que sólo un to, colocados sobre endebles mesas, la luz verdadero aíiclonado sabe apreciar en todo solar choca con sus aristas, atraviesa sus su valor. Fernando nos enseñó en cierta planos y se quiebra en mil colores, que ocasión una piromoríita de El Horcajo atraen a los visitantes de este lugar como (Ciudad Real) que era una auténtica slnsi de los mismísimos tesoros de Alí Baba se íonía de cristales en verde. No la vendía, tratara. por supuesto, pero hay quien le oíreció entonces cincuenta mil pesetas- ¿Son auténticos todos estos minerales? Porque parecen pintados- -oímos decir a- -Es que El Horcajo- -nos aclara Feruna señora. nando- -sólo hay uno. Y de allí proceden El vendedor, el estudiante, por respeto a las mejores piromorfitas del mundo. Bueno, procedían, porque el yacimiento está la dama, calla unos segundos, pero dice agotado desde hace muchos años. Lo misdespués: mo que el de malaquitas de Guadalajara. -Son auténticos, señora; aquí nada hay Junto a estos minerales, que en variefalso. Todos los minerales mroceden del indad pueden pasar de 200 ó 300, usted pueterior de la Tierra; de todo el mundo. ¿Y hay también minerales de España? de adquirir piedras pulimentadas: rodajas de ágatas, que no son sino formaciones- -insiste la mujer. Sin vacilar, la mano del estudiante de concrecionadas de sílice, casi todas procedentes del Brasil. Asimismo, se venden Geología se posa en una macla de perfec- cabuchones de malaquita, de ojo de tigre, tos cubos de fluorita, y la muestra orgulloso. de calcedonia, de ónix, rosáceas placas de- -Procede de Asturias. Pero las hay vio- redrocrosita argentina y de redonita rusa; letas, a veces muy inoradas como esta mis- sodallta brasileña de Intenso azul y, en ma. Son de Carabias o de Berbes, también ocasiones, hasta el lapislázuli, esa piedra en la región asturiana. que tanto gustaban de lucir los faraones- ¿Cuánto valen? Este es otro tema, otro aspecto para el que en el Rastro madrileño hav que disponer de una especial condición. Cierto que estos jóvenes estudiantes no abusan y piden precios bastante ajustados. Pero, ya B O U TI Q ü E se sabe, en el Eastro quien no regatea no Liquidación por fin de temporada disfruta. Aunque sean diez duros, diez pesetas. Depende de la pieza... Y también de Ciar del Rey, 56 (Metro Alfonso XIH) la paciencia de vendedor y cliente. Teléfono 41 S 89 82 egipcios. O ambas del Japón o de los mares arábigos. Y todo auténtico- -diría que garantizado el fuera hecho por la mano del hombre- Y a precios asequibles para todos los bolsillos. Es normal, y hasta comprensible, qae muchos domingueros del Rastro- -como 1 que esto suscribe- si no conocen ¿I mundo de la mineralogía, piensen que puede ha ber en ello más trampa que en el caballo de Troya. Pero para los que comienzan a escudriñar las artes de este nuevo coleccionismo en España- -viejo ya n otros países- se echan la lupa a los ojos, mi ran, remiran y después piden precio. La autenticidad está, fuera de toda duda. Ahora, lo que queda es el regateo... Y n hay acuerdo, la pieza pasará a engrosar la colección de la vitrina, con tuces indirectas de neón o simplemente metida en el cajón de la mesa con compartimei tos para cada mineral. LA LIMPIEZA, EL COLOR Y EL TAMAÑO, FACTORES EN EL PRECIO- -Y diamantes, ¿también se v e n d e a aquí? Bueno, yo no sé si se ha vendido alguno, pero sí alguna, que otra esmeralda, aguamarina o topacio de buena calidad. Nuestro negocio no es la piedra preciosa para engarjear como joya? sólo Tendemos a coleccionistas que buscan aquella pieza que les falta o que les agrada a la vista. Hablando con estos vendedores uno M entera de mucho. Se entera que, por ejemplo, la limpieza de un cristal, el color y el tamaño son factores decisivos en ¡precio de un mineral. Lo mismo que en una joya. Así. una esmeralda de diez VI 4 lates puede valer dos millones de peseta si el verde es Intenso y tiene mucha transparencia. Esa misma gema, si se le aprecian inclusiones excesivas, lo que se conoce por jardín hace que su color sea de un verde lechoso, y entonces su valor desciende en picado, al extremo de poderse adquirir por cinco o diez mil pesetas. Durante el verano el mercadfllo de minerales tuvo menos movimiento- Era lógico, las vacaciones estivales siempre dejan al Rastro un tanto trastrabillado, sin su ambiente habitual. Es la época oue aprovechan estos jóvenes estudiantes de Geología para viajar por España o el extranjero, siempre en busca de. nuevas piezas, que luego saldrán a la venta en Madrlo. Algunos, más aventureros, se echan la piqueta a la mochila, y a escarbar en la tierra... Conozco a un tal Paco que descubrió un filón enorme de piritas en una provincia norteña, en el lecho de un río. El hallazgo le permitió unas saneadas venias en el Rastro. Eran piritas limpias y relucientes como el oro, de las ejue ya quedan pocas. Pero su trabajo le costó al muchacho arrancarlas del lecho de un río. L. LÓPEZ