Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. D O M I N G O 19 DE SEPTIEMBBg PE 19 Í 6. x as Basa i m fes M MOTOR Sección a cargo de Giménez Alemán HABLA EL PRESIDENTE DEL GRUPO NACIONAL DE AUTOESCUELAS Pide también exámenes más completos y que el Gobierno aborde este problema, porque, en definitiva, es todo el país el que paga las consecuencias de los accidentes de tráfico SANZ- RODRIGO, A FAVOR DEL PERMISO PROVISIONAL DE CONDUCIR LQ permanente actualidad de los exá, menes de conducir nos lleva a solicitar unas opiniones de la vos autorizada de don Ignacio Sanz- Rodrigo, presidente del Grupo Nacional de Autoescuelas. -En un reciente editorial de ABC se defendía la tesis del permiso de conducir provisional, en el sentido de que su. obtención sea revalidada al año. ¿Es usted partidario de este procedimiento? -Sin duda alguna, soy partidario de dicho procedimiento, ya que es realmente una fórmula que soluciona varias facetas de la práctica, del aprendizaje realizado en las witoescuelas. Prueba de ello es que lo venimos defendiendo desde hace muchos años y últimamente fue propuesto por España y aceptado en el Congreso Internacional de Autoescuelas. Primero, porque con ello tenemos la garantía de 4 ue la inmensa mayoría de las personas que se presenten a realizar prácticas de conducción de automóvil, lo harían con verdadero interés de conducir de una manera más o menos continuada, pero sí f r e c u e n t e Caso contraria no se molestarían en acudir a la autoescuela para pasar el examen que les dé acceso al permiso provisional, si no pensaran continuar circulando para, al cabo de un año más o menos, presentarse a revalidar sus conocimientos y obtener así el permiso definitivo. Segundo, porque esto nos proporcionará conductores con una experiencia que actualmente no tienen; pues, lamentablemente, después de pasar el examen actual, están durante uno o varios años sin conducir, con lo cual pierden totalmente los conocimientos primarios adquiridos, y el día que temerariamente cogen el volante de un automóvil, son un auténtico peligro de muerte en las carreteras, LAS AUTOESCUELAS Y El SEGUNDO EXAMEN -Caso de llegarse a una fórmula seme jante, ¿qué papel podrían jugar las autoescuelas eri ese segundo y definitivo examen ál año justo del primero? -Én el segundo examen creo que las autoescuelas, por razón de condicionamien- x tos y limitaciones económicas por parte de los aspirantes, jugaríamos un papel muy reducido, pues realmente nosotros no tendríamos que intervenir para nada durante ese período de prácticas una vez que el aspirante haya obtenido el permiso provisional; salvo, naturalmente, en los casos, que ya actualmente suceden, de que haya personas que por un interés de perfeccionamiento y por considerarse inseguras con los conocimientos elementales adquiridos, soliciten de la autoescuela un reciclaje ¿En qué otro sentido orientaría usted la posible reforma del examen de conducir que parece abordará la Dirección General de Tráfico? -Yo no conozco en estos momentos cuál es el proyecto de nueva orden ministerial reguladora de los exámenes para el permiso de conducir. Normalmente estas cosas suelen llevarse con mucho celo por los funcionarios encargados del tema y no solemos tener información al respecto, pese a que, sin duda de ninguna clase, creo que estamos como mínimo a la misma altura de conocimientos que pueda estar la Administración, debido a nuestros contactos y a nuestros estudios, tanto propios como en relación con los países extranjeros que consideramos más avanzados. LA COMPETENCIA DE LAS AUTOESCUELAS, ACREDITADA- ¿Es suficiente la preparación Que dan hoy al aspirante las autoescuelas, tanto en un aspecto teórico como práctico? -Mire usted, entiendo que hay que hacer una distinción: para lo que se pide en los exámenes, está más que acreditada la competencia de las autoescuelas en estos momentos y su sistema docente. Sin embargo, siendo coherente con mis propios principios, tengo que decirle que lo que no nle convencen son los exámenes. El examen teórico debería de consistir en un examen mixto. Compuesto, de una parte, cpmo se hace ahora, mediante test o cuestionarios, y otra, mediante problemas que que podrían ser planteados de manera audiovisual y que debería contestar el aspirante para, de esta forma, llegar a tener un conocimiento más exacto de lo que esta persona sabe en cuanto a las normas de circulación; puesto que contestar, como se hace ahora, solamente a unas preguntas que en muchos casos son aprendidas o memorizadas las respuestas, con un desconocimiento absoluto de lo que significan, entiendo que no es válido. En cuanto al examen práctico, siempre he propugnado que se disminuya el número de maniobras que se hacen en circuito cerrado, pues ello hace perder un tiempo excesivo con los alumnos en clases de este tipo, y luego son muy pocas las clases que se dan en circulación abierta por vías urbanas, debido a que este examen también es insuficiente. Elt este sentido, creo que el examen de circulación debería tener una duración mínima del orden de los treinta minutos, pero supongo que para realizar unos exámenes más completos, tanto teóricos como prácticos la Dirección General de Tráfico tendría, por lo menos, que doblar el número de examinadores que actualmente tiene. Naturalmente, éste es ya un problema que a mí no me corresponde resolver, pero creo que debería ser seriamente abordado por el Gobierno, porque, en definitiva, es todo el país el que paga las consecuencias de los accidentes de tráfico. De lo que sí deseo dejar constancia es de que las autcescuelas venimos haciendo, desde hace bastantes años, inmensas inversiones económicas para remozar y actualizar todas nuestras instalaciones, hemos hecho cursos de perfeccionamiento pedagógico para todos los directores y profesores que existían hasta el año 1 M 9 y hemos realiS 5 zado unas campañas de formación de nuevos profesores desate él año 1970 hasta el mometiitc presente y de las cuales tienen los medios de difusión conocimiento suficiente. Todo lo cual nos permite decir que las autoescuelas están en este momento perfectamente capacitadas para qr. e una modificación sustancial de los exámenes, incluso llegando a límites como los que anteriormente he puesto como ideales, no suponga en modo alguno dificultades para los centros de enseñanza que represento. -G. A. división de opiniones JUAN DE AffiSPACOCHAüA El alcalde de Madrid es noticia en el mundo del automóvil Desde su llegada al Ayuntamiento de la capital de España, el tráfico urbano está sufriendo numerosos reajustes, limitaciones y prohibiciones. Del acierto de estas medidas dirán los conductores madrileños y el tiempo. De momento, la nueva política en materia de circulación rodada persigue una clara finalidad: robustecer el transporte colectivo de viajeros, y restringir el privado, de suerte que las comunicaciones de los madrileños sean más lógicas, más ordenadas 7 más rápidas. Quizá así se consiga no alcanzar los minutos que, en palabras del señor Arespaeochaga, separaban a Madrid hace unos meses de las doce en punto del caos circulatorio. Todo ello ha ocasionado la división de opiniones entre los habitantes de esta Villa, convencidos los unos de la utilidad de las nuevas normas; reacios los otros a abandonar su coche, eme, pese a iodo- -dicen- sigue siendo ísás cómodo, y eficaz.