Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
COLABORACIONES; Okinawe T ¿ls. Bon ¡n OE Is- Kazarr MAGALLANES ARCHtR ADMINISTRACIÓN US. A. I. Marcus r W T isOtol s. H. a 0 Eniwetok j ISLAS MARSHALL f -o O r alaos Todavía hoy C ISLAS CAROLINAS ¿POSESIONES DE ESPAÑA EN MICRONESIA? En fecha reciente la Prensa informaba de que el Senado norteamericano aprobó la Incorporación de las Islas Marianas a los Estados Unidos como Estado libre asociado, igual que Puerto Rico. Y esta noticia me ha hecho recordar un asunto que me interesó e impresionó hace ya muchos años. Se trata de la información lanzada en los periódicos, especialmente A B C sobre la existencia de unas Islas españolas en el Pacífico. La información era escueta y su lectura dejaba muchas preguntas en el aire. Pero detrás había una curiosa historia que merecía la pena reconstruir. turales, sentimentales y comerciales con Filipinas No se trata de una utópica reivindicación más, sino de que España se instale en ellas como le corresponde Una provincia en el Pacifico, bases navales, comercio libre... Hermosa realidad, misión, acción, para la España eterna dicen los periódicos de aquellos días. Y el Consejo de Ministros en sesión de 12 de enero de 1949, ante el tema recordó que es cosa cierta y de antiguo sabida que según el artículo 3. del Tratado de 1 de julio de 1899, España se reservó una serie de derechos en Micronesia, y que, por otra parte, la especificación de Como consecuencia de los estudios reali- los territorios que España cediera en 1899 zados por don Emilio Pastor y Santos, se lle- deja al margen determinados grupos de isgaba a la conclusión de que España tenia las en la misma zona. Estos derechos subuna provincia desconocida, en Micronesia, sisten plenamente y como, en el momento acno lejos de Filipinas: Os- Gue fes, Coroa, Pes- tual, todos estos territorios se hallan en régimen de fideicomiso, es oportuno recordar cadores y OCea y una serie de derechos la posesión española, sin perjuicio de volver comerciales y de navegación sobre otras islas. Emilio Pastor y Santos, después de pasar años buscando manuscritos, investigando crónicas y mapas, relatos de viajes, datos históricos, llegó a la conclusión de que en el Tratado de 1899 que firmó España con Alemania, cuatro grupos de islas fueron olvidadas y seguían siendo de soberanía española. Y en el citado Tratado- -merecería estudiarse el valor actual de esa cláusula EL SEÑOR que no está renunciada- -España se reserva el derecho de asentarse para usos de coD. EMILIO PASTOR SANTOS mercio, navegación y vida civil en los arEl promotor de la tests de los territorios de sochipiélagos de las Palaos, las Carolinas o beranía española en Oceanía o la España de Milas Marianas. cronesia. Fundador y presidente de la Hermandad Hii- pano filipina Ha pasado mucho tiempo y un acelerado FALLECIÓ EN MADRID proceso de descolonización ha sacudido al el día 17 de marzo de 1956 mundo. Lo poco que España conservaba lo Habiendo recibido los Santos Sacramentos y la ha cedido sin brillantez, en medio de tenbendición de Su Santidad siones que han llegado a ser muy desagraR. I. P. dables, tanto en Guinea como en el Sahara. Su afligida madre, doña Ernesta Y no parece que es exactamente la hora de Santos (viada de Pastor) hermano, reivindicar unas posesiones españolas en el D. Armando; hermana política doña Pacífico. Sin embargo, sí merece la atención el repasar hechos ocurridos desde enTeresa; sobrino Ernesto, tíos, primos, tonces cuando el tema no llegó a apasionar sobrinos y demás familia y me entrevisté, en circunstancias singularRUEGAN a sus amistades mente dramáticas para él, con don Emilio una oración por su alma. Pastor y Santos, fallecido en 1956. Era el promotor de la tesis de los territorios de soEl funeral que se celebre el día 7 de beranía española en Oceanla o la España de Abril a tas 10 de la mañana en la Iglesia Micronesia según se lee en el recordatorio de Santos Justo y Pastor (Maravillas) de su muerte. ¡Plaza del Dos de Mayo) será aplicado La España triunfalista e imperial de 1949 por el eterno descanso de su alma. recogió la noticia con emoción. Deben constituir una provincia española y serán un punto avanzado de España en las relaciones cul 36 BRETAÑA SALOMÓN ISLAS ELLICÉ sobre el asunto, según lo demande la conveniencia nacional, cuando internacionalmente se decida sobre esta cuestión Parece que entonces se estudió el asunto desde el punto de vista del Derecho Internacional, y se recordó que no existe prescripción. Pero los momentos que España vivía en 1949 eran muy especiales. Se habló de que los derechos subsistían, pero que existia la imposibilidad de plantear el problema ante las Naciones Unidas, puesto que España no era miembro. El Tribunal Internacional de Justicia, la negociación con Estados Unidos, que era la potencia administradora, la ocupación de hecho de los territorios, ...nada era pensable. Parece que se decidió esperar otros tiempos que q u i z á traerían la mejoría de las relaciones internacionales. Y sin que tengamos constancia de ninguna actuación de Ja política española d e s d e aquellas fechas- -tal vez, una vez más, actuó el olvido- -sí que es preciso recordar que con el Estatuto de Autonomía de las islas Marianas, se está construyendo Micronesia, un estado basado en enormes distancias, pero que ya recorrían los navegantes de bambú y que hoy unen los aviones de Continental Air Micronesia Se trata de un área más grande que Europa, con muchas gentes con nombres españoles como Cruz, Santos, Castro, Tenorio... El idioma chamorro está pleno de léxico castellano. El primer turista que llegó se llamó Magallanes, las Marianas fueron llamadas en honor de la esposa del rey de España... Tosiwo Nakayawa, presidente del senado de Micronesia, decía recientemente: A pesar de que Micronesia posee diferentes culturas, diferentes idiomas, diferentes sistemas sociales, estas diferencias tienen que ser vistas como un arco iris en el cual los diferentes colores contribuyen a su belleza. Ignoro si los Estados Unidos, ahora tan interesados en islas da tan excepcional posición estratégica en el mundo, se han referido al tema en sus conversaciones con España. Porque los Tratados son los Tratados y el Derecho es el Derecho. Quizá, a estas alturas, no se trata de negociar o vender algo. Pero quizá sí ¡podría intentarse ejercer, por nuestra parte, un protagonismo, aún mínimo, en el nacimiento de esa nueva comunidad. ¿Cómo? Aunque simplemente fuera teniendo la oportunidad de renunciar. José Mario ARMERO