Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABO. MIÉRCOLES i D E AGOSTO D I I97 Í. FA repórtales I IJ iit rii. i V. I MO clt! n 1 uní i, uv -t. sciic 1 i i v n? t c u pésame a ios iiivs iic C u u A! i i- c i. H iiio T I iito d i cinc H coi ijo fúnebre em t li 1 dicha t, c t i ili- o 1 is Alonso. INHUMADA EN EL CEMENTERIO DE LA ALMUDEÑÁ MANIFESTACIÓN DE DUELO EN EL SEPELIO DE CECILIA La cantante había insistido en regresar a Madrid porque tenía que grabar un programa para RTV. E. A las cinco menos cuarto de la tarde de ayer salía la. comitiva fúnebre que transportaba ios restos mortales de! a popular cantante Cecilia, desde los velatorios de Servicios Funerarios de ¡a oaile Galileo, 39. Alrededor de las cinco llegaban Sos restos mortales de la malograda cantante al cementerio de Nuestra Señora de la Almudena. era 1 grabación de un álbum con poe mas de Valle- Inclán. Atrás Quedan las experiencias de sus viajas a Inglaterra, Filadelfia, Portugal y Jordania; sus primeros pasos musicales en un grupo íoik de Jordania; su carrera de Derecho, abandonada por la música; sus pinitos como pintora de estilo naif Una vida corta de tiempo pero larga en experiencias ue su sensibilidad de artista supo plasmar en sus canciones, inspiradas en la TÍ da y en la gente. Una hora antes de la inhumación t la joven habían sido trasladados al cementerio de Nuestra Señora de la Almudena los restos mortales del músico Carios Iglesias Leiva. componente del conjunto musical ue acompañaba a Cecilia, que encontró la muerte en el mismo accidente ue la cantante. -Ángel PUERTA. Gra número ele ijersonas esperaba jun- anónima gritó: ¡Viva Cecilia! ¡Vivan to a lá capilla donde habían de dar el sus padres! La multitud, cerca de mil responso. Hombres, mujeres y niños co- personas, respondió a los vivas. Entre los asistentes al entierro se hamentaban la llegada de algunos de los famosos. El cantante Juan Erasmo Mochi llaban muchos famosos, compañeros de profesión de la cantante, entre ellos se fue tino de los primeros en llegar. Un pequeño tumulto anunció la llegada de la encontraban Mari Trini, Julio Iglesias, comitiva; los agentes de tráfico contro- Massiel, Lolita, Encanuta Polo, Ramón laban contó podían el tránsito de los au- Kiva, Julio Sci. ias, componente de la Charanga del Tío Honorio, Ismael, Juan Cartomóviles. los Calderón, JLuis Eduardo Aute y alguCuando el caclie etue transportaba el nos ejecutivos de casas discográficas. Acuféretro con cí cadáver de la infortunada dieron también a manifestar su pésame cantante estacionó a la puerta de la a la, familia de la desafortunada cantante capilla del cementerio, una multitud de José Alberto Echevarría Taverna, reprecuriosos se agolpó en torno a él. Algunas sentante de Cecilia: el doctor Iglesias jóvenes lloraban la muerte de Cecilia. Una Fuga; José Ramón Alonso, director del furgoneta de la funeraria se detuvo de- diario Pueblo familiares S- amigos. Allí trás del coche fúnebre y se hallaba llena Quedaba definitivamente Cecilia. a rebosar de cororáas de flores, entre ellas QUERÍA SE 3 B GRANJERA. -Su ilusión. se podía leer en alguna de las cintas los nombres de los ttué ofrecían el último más grande era convertirse en granjera, homenaje a la finada: Julio Iglesias, Lu- criar gallinas y cultivar coles. Todos sus ciana, Wolf y aífiruiias más de familias y sueños uedaron truncados tras sufrir el amigos. Terminada la breve oración de desgraciado accidente de tráfico ue le responso comenzó de nuevo la marcha de causó la muerte. Según las manifestaciovehículos y personas hacia el lugar don- nes ue ayer hizo al diario ¿La Voz de de habrían de descansar los restos mor- Galicia el empresario de la sala Nova Olimpia, en la que Cecilia realizo su últales de Cecilia. tima actuación, éste insistió cerca de la ¡VIVA CECILIA! -En la tercera cantante para ue pernoctase en Vigo, peisuerta, frente al cementerio civil, recibió ro ella no accedió porque tenia ue gracristiana sepultara. En el momento de bar un programa para Televisión Espaeeíiar ia p- riiaera paía de antena, una voz ñola. Oteo de los proyectos iamt i tm EN DOS HORAS, CINCO NIÑOS DESTRUYEN UNA CASA París, 3. (PyresaJ Sorprendente y. alarmante: una banda de- cinco niños, de edades comprendidas entre tos tres y los diez años, ha devastado completamente una villa de cinco habitaciones en la localidad de BarLe- Duc, en eí departamento de Meuse, al norte del pais. La operación ha estado dirigida por una niña de cinco años, a ía que otra niña, hija de los propietarios, le había negado el derecho a jugar con sus muñecas. La niña organizó la venganza y reunió a cuatro chavales. Aprovechando que la familia Impía salido de excursión, la banda asaltó la villa y destruyó todos los juguetes que había en la habitación áe la rival Pero a renglón seguido, destruyeron cortinas, mobiliario, vajillas, cuadros y hasta el Daño, que rompieron con una piedra. Por áítimo, se fueron al garaje y macha earon la carrocería del automóvil del dueño de la aasa,