Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO 6 DE MARZO DE 1956. PAG. 1 AYER, EN MADRID ANTONIO ITURMENDI, UNA VIDA CONSUMIDA AL SERVICIO DE ESPAÑA La vida recién extinguida de don Antonio Iturmendi Banales podría acaso presentarse como paradigma de existencias consumidas en el servicio del país. Pocas veces se ha entregado un hombre con tan absoluta e ilusionada dedicación al bien común, ni le ha sido dado participar desde más diversos puestos, en todos los niveles y en etapas trascendentales, en la dirección de los asuntos públicos. Su consagración a ellos la inició Iturmendi muy joven, cuando, cursados sus estudios de Derecho en la Universidad de Deusto y ganadas las oposiciones al Cuerpo de Abogados del Estado, se 4 e nombraba teniente de alcalde del Ayuntamiento de Bilbao. Era el año 1926. Más de cuarenta años de vida política le esperaban. A través de ellos, Iturmendi ocuparía sucesivamente dos Gobiernos. Civiles, una Dirección General- -la de Administración Local- -y una Subsecretaría- -la de Gobernación- hasta asumir, en 1951, la cartera de Justicia, aue habría de desempeñar durante catorce años, llevando a cabo, a través de ese Departamento, nna fecunda tarea que interrumpió al ser llamado en 1965 a la Presidencia de las Cortes y del Consejo del Reino. La obra de Iturmendi en aquellos altos cargos está en la memoria de todos. Los juristas españoles, especialmente, saben bien del esfuerzo eficaz y tenaz de don Antonio p a r a configurar desde dentro del Régimen un auténtico Estado de- Derecho. Quienes durante lustres tuvimos la fortuna de colaborar con él, recordamos siempre su personal y meticulosa supervisión de todos los proyectos, sus trabajos para renovar la legislación española, su amor hacia la Administración de Justicia y sus esfuerzos p o r robustecerla y agilizarla, respetando e incluso garantizando de modo creciente su independencia. Su paso por el Ministerio de Justicia dejó, por un lado, huellas tan importantes como la modificación parcial del Código Civil por la Ley de 24 de abril de 1958, que revitalizó en España la institución de la adopción y cambió totalmente el estatuto jurídico de la mujer; la ley de Expropiación forzosa o la reguladora de la Jurisdicción ContenciosoAdministrativa que asegura, c o m o el propio Iturmendi dijo al presentar la ley ante las Cortes, la fiscalización eficaz de la actividad administrativa y la existencia de un régimen administrativo propio de un Estado de derecho Por otro l a d o huella también de Iturmendi es la promulgación de las compilaciones del Derecho Civil especial o foral de España, que él puso en marcha cuando en 1947, aceptando los deseos expresados en las conclusiones del Congreso Nacional de Derecho Civil de Zaragoza de 1946, dispuso la formación de Comisiones de juristas que habrían de llevar a cabo la labor, prevista y no realizada desde la codificación del siglo pasado, de esclarecer, ordenar y actualizar las instituciones f o r a 1 e s. Hoy, cuando el Gobierno y España vuelven lo: ojos a las regiones y se propugna un mayor reconocimiento de sus legítimas particularidades dentro de la unidad de la patria, este Derecho foral ya compilado, vivo y vigente, constituye una primera importante realidad regional, que en no pequeña medida hay que agradecer a Iturmendi. No menos fecundo, aunque más breve, fue también el paso de don Antonio por las Cortes y el Consejo del Reino. Baste recordar que ligados a él quedan en la historia contemporánea española hitos tan importantes como la promulgación de la Ley Orgánica del Estado y la proclamación de Don Juan Carlos de Borbón como Príncipe de España, sucesor a título de Rey en la Jefatura del Estado. Por otra parte, es notorio que Iturmendi llevó a las Cortes un aire nuevo que inició la evolución del alto organismo legislativo. Al actuar así Iturinendi era consecuente con su formación e ideario, que fueron los de un tradieiona lisia convencido de que la tradición requiere un avance permanente y constituye base del progreso. Cuando a petición propia cesó en 1969 en la Presidencia de las Cortes y del Consejo del Reino, Iturmendi se retiró sin ruido a la vida profesional y a la familiar, tanto tiempo sacrificada a la vida pública. El jurista aue llevaba dentro- encontró allí todavía ocasión de meditación y estudio, y fruto de ello fue su magnífico discurso de ingreso en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación acerca de las Compilaciones Forales. Don Antonio Iíurmendi, a través de toda su vida, nos h. a dejado el ejemplo üe un acendrado patriotismo, sentido re %io so de ia existencia, laboriosidad, lealtad, caballerosidad y amor a la justicia, su hombría de bien, en na palabra. Ahora, tras penosa enfermedad, la vida de Iturmendi, quemada al servicio de España, se ha extinguido. Para él toda nuestra gratitud y que Dios premie sus méritos. -Marcelino CABANAS. SEPELIO DE DON ANTONIO ITÜEMEHDi Su Majestad el Rey acudió a la capilla ardiente La Inhumación de los restos mortales de don Antonio Iturmendi Báñales, ex presidente de las Cortes y del Consejo del Reino y ex ministro de Justicia, ha tenido lugar a las cinco dé la tarde en el cementerio nradrileño de Nuestra Señora de la Almudena. informa Cifra. El cortejo fúnebre salió a las cinco menos cuarto del. domicilio del finado, en la calle de Serrano, 40. Presidió el duelo oficial el presidente de las Cortes Españolas y del Consejo del Reino, don Torcuata Fernández- Miranda y Hevia, a quien acompañaban el vicepresidente primero de la Cámara, don José Finat y Escrivá de Romaní, conde de Mayalde, y los secretarios de las Cortes, señores Romo jaro y Puig y Maestro Amado, así como el letrado mayor, señor La Rica. Entre los familiares del señor Iturmendi se encontraba el ministro de Presidencia, don Alfonso Osorio García, hijo político del fallecido. PÉSAME. -También figuraban en el cortejo el presidente del Consejo de Estado, don Antonio María de Oriol y Urquijo; vicepresidente del Consejo del Reino, don Manuel Lora Tamayo; ex presidente de las Cortes, don Alejandro Rodríguez de Valcároel; gobernador civil de Madrid, don JesúsLópez Canelo; primer teniente de alcalde, don Jesús Suevos, en representación del alcalde de Madrid, así como numerosos ex ministros y procuradores en Cortes. Numerosas personalidades, entre ellas ex ministros, procuradores en Cortes, consejeros nacionales y altos cargos de la Administración, han acudido a la casa mortuoria a expresar su pésame. También llegaron muchísimas coronas de flores enviadas por personas y organismos oficiales, entre ellas las enviadas por las Cortes Españolas. EL REY, EN EL DOMICILIO DE ITURMENDI JOAQUÍN GARCÍA MORATO, 30- UNO Y CUATRO DORMITORIOS. -CUATRO PiSOS POR PLANTA. -D O S ESCALERAS INDEPENDIENTES. -TRES ASCENSORES DE SUBIDA Y BAJADA. -ESTRUCTURA METÁLICA TOTAL. -CALEFACCIÓN Y AGUA CALIENTE CENTRAL. -COCINA LUJO CON MUEBLES METÁLICOS. -ENTARIMADO CON MADERA DE GUINEA. -CARPINTERÍA E X T E R I O R DE ALUMINIO. -CARPINTERÍA INTERIOR DE MADERA VISTA. -PORTERÍA CON VIVIENDA Y PORTERO AUTOMÁTICO. u Ma jestad el Rey visitó ayer el domicilio diel que fuera presidente de las Cortes Españolas y ministro de Justicia, don Antonio Iturmendi. para testimoniar su oondotenícia a los familiares del fallecido. FUERZAS ARMADAS LOS SOLDADOS CASADOS SERÁN DESTINADOS A SUS REGIONES Las Palmas d Gran Canadá, 5. (Clfoa. De momento he resuelto el que los soldiados ima vez terminado su período de instenjccióa- -los aue estén casados y tengan por lo menos un hijo- -se les deatlnajrá a cuerpo en su misma región donde han tfeallaado la instrucción básica ha declarado el ministro del Ejército, teniente genera! Félix Al varez- Arenas y Pacheco, a! matutino El Eco de Canarias Por lo ctue respecta a mi Depaffftamento- -añadió él señor Alvarez Alternas- -existe por paite del Ministerio del Ejército el máximio interés en mejorar, en todos tas aspectos posible, la vida, la instrucción y la eficacia de todas lias unidades de este archipiélago, como en general o c u r r e con todas las ginarntolones del Él ministró del Ejército en su programa de hoy tenía previsto visitar los dependencias nimbares de la zonta de La Isleta, el Regimdeniijo die Infantería Canarias número SO el Regímienito de Artillería numeró 94 y el Batallón de Ingenie ¡ros, y, después dé almorzar, con las autoridades militares, las obras del nuevo hospital miütar y el castillo de San Francisco. INFORMACIÓN EN EL MISMO EDIFICIO JE NUNCA, en