Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS GRANDES DE LA FOTOGRAFÍA ESPAÑOLA JUAN COMBA El CRONISTA GRÁFICO DE LA RESTAORAGION Por José ALTABELLA UEDE calificarse a J u a n Comba, como el cronista gráfico de la Restauración. El abre y cierra una época. Tuvo unos comienzos artísticos rápidos. Comienzos que le permitieron entrar por la puerta grande de las páginas señoriales de La Ilustración Española y Americana revista ¡lustrada que llenó toda una época del periodismo gráfico español. En uno de los primeros días del mes de marzo de 1872, su maestro y amigo, el pintor Rosales- -notable colaborador artístico de la citada publicación- -le lleva hasta el despacho del propietario y director de aquella revista, lujo gráfico del post- romanticismo. Se trata de Abelardo de Carlos, quien a la sazón hace poco que ha cargado sobre sus espaldas la dura empresa de ofrecer a España uno de los más señalados títulos gráficos de todos ios tiempos y que resiste con decoro la comparación con las diferentes Ilustraciones que se editan en Europa. De Carlos, que entre otros secretos de su éxito tuvo el de saberse rodear de buenos colaboradores, a c o g e complacido al joven Comba. Cuenta ya en su redacción con dos buenos maestros, los catalanes José Luis Pellicer y Tomás Padró. Pero ve en el recomendado de Rosales a un gran artista, capaz de seguir admirablemente a los intereses, no ya sólo artísticos, sino periodísticos, de su revista. Y así, como estímulo a la desbordante vocación del joven, le publica su primer trabajo, el día 16 de marzo. Se trata de una alegoría del día de San José. Tenía entonces Juan Comba dieciocho años, y un lápiz sereno y feliz, que habría de alcanzar grandes triunfos. P SU FAMA SALTO LAS FRONTERAS Cuanto de interesante t i e n e gráficamente la Restauración, la Regencia y los primeros años del reinado de Don Alfonso XIII es llevado a las páginas de La Ilustración Española y Americana por su certera visión artístico- periodística. Su fama saltó las fronteras, y su firma era frecuente en publicaciones análogas de otros países, a las cuales sirvió como excelente y activo corresponsal; así, The Graphic de Londres; L lllustration de París; La llustrazione Italiana de Milán; Uberland und Meev, de Stuttgart, siendo incluso encargado por esta última para asistir como enviado oficial en la comitiva que acompañó a Don Desde esa época, Comba trabaja ininterrumpidamente en la célebre revista, adscrito a su redacción, de la que muy pronto fue secretario, destacando con un estilo propio entre una generación de nombres de la altura de los Rosales, Fortuny, Pellicer, Urrabieta, Araújo, Perea, Unceta, Bécquer, Casado, Balaca, Plasencia, Ruidapets, Padró, Domínguez, etc. Ahora bien, tanto se distingue su modo de hacer, que pronto se descubre en él al cronista de la actualidad por excelencia, verdadero precursor de los reporteros gráficos modernos. Alfonso XIII en su visita a Franniños a través del tiempo Icocia, Austria, Alemania y Bélgica. nografía española Simbologla e Iconografía Sagrada y ProfaY, naturalmente, aparte de su na Estatuas tumulares Un agotadora labor en La Ilustraerror perdurable en el cuadro ción y en las citadas publicade Goya La familia de Carciones similares europeas de la los IV época, colaboró también asiduamente con sus grabados y sus Una honda preocupación artística llenó toda su vida, la vida artículos- -pues fue, además, un laboriosa y fecunda de este homexcelente historiador de temas bre que supo tener tiempo para artfstico- arqueológicos y de intodo lo bello y lo estético. (Y dumentaria- -en las revistas Voluntad Blanco y Negro Vida aun para lo dramático, hecho acción y crónica vivida. Cuando Aristocrática y en los diarios La Época La Corresponden- la explosión del vapor Cabo Machichaco en 1893, tuvo una cia de España El Imparcial actuación muy destacada, pues A 8 C etc. Muchos de estos con riesgo de su propia vida artículos eran verdaderos ensarealizó voluntariamente trabajos yos, por su documentación y sus de salvamento, por lo que fue agudos puntos de vista. Son de recordar los titulados: La Indu- condecorado oficialmente. Hizo, mentaria, poderoso auxiliar de las periodísticamente, muchos incendios y catástrofes; el del HospiBellas Artes El traje de los tal Militar, el del Alcázar de Toledo, el de la Fábrica Nacional de Tabacos de Madrid- -cuyas ilustraciones se ofrecen en estas páginas- -y tantos otros. Pintor de cámara, llevó al lienzo jornadas palatinas tan notables como el desposorio de los últimos Monarcas españoles, la presentación del Príncipe de Asturias al Gobierno, numerosos retratos de las reales personas; decoró el pequeño teatro de la residencia de la infanta Isabel, los despachos de los ministros de Hacienda, Fomento, y el salón principal del Palacio Episcopal de Madrid; catedrático de Indumentaria en el Real Conservatorio de Música y Declamación de Madrid, su magisterio quedó patente en la redacción y composición de una extensa Historia del Traje- -inédita y notablemente aumentada por su, hijo don Manuel- numerosas conferencias y artículos de esta especialidad, su asesoramiento histórico en la compañía teatral de María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza, sus admirables y documentados figurines, etcétera; ilustrador de libros, se le deben algunos trabajos excelentes, tales como La vida en Madrid en 1886- 87 La vida en Madrid en 1888 y El Corral de la Pacheca todos ellos de Enrique Sepúlveda. UN MÉTODO DE TRABAJO Retrato de Juan Comba, cronista y testigo de una época. ¿Cómo hacía Comba sus ilustraciones? Tomaba sus apuntes a lápiz, en croquis ligeros y de