Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO 6 DE D I C I E M B R E DE 1975. PAG. 9. SAHARA A B C EN EL AAIUN A B C EN EL AAIUN SE ACELERA LA EYACUACION MILITAR DEL SAHARA La Casa de los Ejércitos se ha convertido en Casa de España SI Aaiun, 5. (Crónica de nuestro enviado especial. El movimiento de tropas y material de guerra ha crecid. o considerablemente. Esta mañana en grupos de seis o de ocho circulaban por la carretera que va del aeropuerto a la cabeza de playa enormes tanques M- 48 de fabricación norteamericana con los cañon es mirando hacia atrás y los servidores asomados por las escotillas. Eran parte del Grupo Móvil del Tercio, que según informes oficiosos serán trasladados a Ceuta y a Melilla. También por las calles céntricas de El Aaiun, entre papeles, basura, latas vacías, plásticos y restos de embalajes subían en caravana coches blindados y carros de combate en dirección al pantalán da los fosfatos. Mientras tanto dos helicópteros patrullaban continuamente sobre la ciudad. y de las pistas despegaban o tomaban tierra en carrusel los Hércules y! os Albatros cargados de pertrechos. EL CASINO DEJA DE SER MILITAR MALESTAR E INCERTIDUMBRE ENTRE LOS ESPAÑOLES DEL SAHARA Las indemnizaciones no solucionan la continuidad empresarial ni el desamparo de los trabajadores E L AAIUN, 5. (Crónica de nuestro enviado especial. El rápido e imprevisto final del Sahara como provincia española ha creado una situación de grave ineertidumbre entre los industriales, los comerciantes y los trabajadores españoles que estaban asentados en el territorio. Los créditos a largo plazo previstos por el Esiado para las compañías afectadas y las indemnizaciones establecidas para los productores evacuados no resolverán ni el problema de la comunidad empresarial ni el dramático desamparo en que se encuentran los obreros españoles erradicados repentinamerüe y a la fuerza de! Sahara. La Casa de los Ejércitos, conocida también por El Casino edificio suntuoso, con paredes y techos forrados de mármol y glandes puertas de cristal, dejará de ser militar esta noche a las doce y pasará a depender del Gobierno Civil mjo el nombre de Casa de España El encargado de los servicios de la residencia, el restaurante y el bar que allí funcionaban, me comunicó la noticia con lágrimas de rabia en los ojos. Uno de los numerosos rumores que vagaban por la. ciudad esta mañana aseguraba que la vanguardia de las tropas marroquíes, en un movimiento envolvente, había llegado por el Este y por el Norte hasta 8 kilómetros de El Aaiun. El avance se fundaba en el deseo marroquí de cortar la huida de muchos saharauis que. por prudencia y miedo, dejan sus casas y se trasladan al Sur. Con el fin de comprobar si la noticia era cierta, recorrí en automóvil del tramo de la- pista que une El Aaiun con Edchera. a unos 15 kilómetros de la capital. En el antiguo cuartel del Regimiento de Artillería Autopropulsada se alojan ahora, gendarmes marroquíes. Los puestos militares de la zona ya no están a cargo de fuerzas de la Legión, sino de las tropas nómadas. El agua que cayó ayer ha llenado de charcos el terreno pedregoso. Un oasis situado en el fondo de la Seguía el Hamra (especie de cañón arenoso) relumbraba de verdor. El fuerte de Edehera, próximo al lugar donde cayeron heroicamente los legionarios que mandaba el capitán Aguado en 1958, ha dejado de albergar a los hombres del Tercio. ¿CUANDO NOS VAMOS? No avistamos a ninguna patrulla del Ejército Regular Marroquí. Cada vez que nos detuvimos junto a los parapetos militares de las inmediaciones de El Aaiun, los soldados nos hicieron la misma pregunta: ¿saben ustedes cuándo nos vamos? Sólo el mando conoce exactamente el escalonamiento de la evacuación, pero a juzgar por el ritmo que llevan las cosas, las tropas de África podrán comer en sus hogares el pavo y los turrones de las cercanas Navidades. -P. M. La solución elegida en el acuerdo de Madrid no borra la política de veinte años. De ella son víctimas ahora un grupo de hombres, en su mayoría canarios, que pusieron su confianza en los planes v los planteamientos del Gobierno. El ejemplo de lo que ha ocurrido ya con las industrias de la Güera (localidad sahariana inmediata al límite mauritano) ilustra una situación general ctoie por sus aspectos humano y económico reclama una atención preferencia! y urgente parecida a la que requieren las zonas catastróficas. EVACUACIÓN De acuerdo con las etapas previstas en la operación Golondrina la evacuación civil y militar de la Güera se realizó simultáneamente en un plazo de cuarenta y ocho horas. En aquella ciudad, como en otras del LA POLÍTICA DE VEINTE AÑOS territorio, y bajo el estímulo de la Administración eme pretendía asentar en el Sahara una población emprendedora, se habían instalado varias fábricas de harinas y aceite de pescado. Dos flotillas con barcos canarios y mauritanos suministraban la materia prima abundante en las aguas inmediatas. Los productos terminados se exportaban principalmente al archipiélago y a la península. Por orden del Gobierno territorial la población española de la Güera se vio obligada a subir precipitadamente a bordo del Ciudad de Huelva y de otros dos navios militares y abandonar las costas de África. La rapidez de la evacuación sólo permitió embarcar los enseres personales de las gentes. EL POLISARIO VENTA PISOS de LUJO -4 y 5 dormitorios- Fdifíeíos PYR Minutos después de la salida, las banderas del Frente Polisario ondeaban sobre la Delegación gubernativa, la Comandancia de Marina y el cuartel de la Policía Territorial, y decenas de guerrilleros armados se hacían dueños de la ciudad. Salvo algún caso heroico, como el del gerente de una de las empresas a que me refiero, que con evidente riesgo de su vida permaneció en la Güera y consiguió llevar en camiones a Mauritania los productos acumulados en los almacenes, todo quedó abandonado. Los obreros nativos o españoles, perdieron sus empleos. Aquéllos aue fueron evacuados recibirán las indemnizaciones siguientes: 20.000 pesetas por cabeza de familia y 5.000 más por la esposa y por cada uno de los ni ios CRISIS CHAMARTW GRUPO PYR Visite piso piloto en Avda. San Luis, s n. (Final de Arturo Soria) Pida información en; Genera! Mola, 69 Tel. 276 16 07 Madrid Venta ley 57 68. Pólizas müms. 10.273- 74. Compafiía ÁSEFA, S. A. Bancod Santander. Agencia 19. Cuenta 4,138 Al detenerse de improviso la producción, las empresas se hallan al borde de la crisis. Los barcos faenan ahora para Industrias mauritanas. Los obreros y los empleados quedaron sin hogar y sin trabajo. Los españoles no vinieron al Sahara como emigrantes. Se trasladaron de una a otra provincia creyendo en el amparo de leyes e instituciones. Por la proximidad del archipiélago han sido los canarios quienes mayores perjuicios han sufrido. Recuerdan ahora con amargura la firmeza pasada del Gobierno; el plebiscito organizado entre la población. indígena el año 66. en el que los saharauis expresaron por inmensa mayoría su voluntad de permanecer vinculados a España ILUSIONES PERDIDAS FRIGORÍFICOS OAÍRE Los créditos a largo plazo, por generosos aue sean, han de reintegrarse un día y no compensan con equidad estas pérdidas forzosas ajenas a las actividades de trabajadores y empresarios. Las ilusiones españolas han quedado enterradas en el. desierto. Queda ahora solamente la esperanza de una indemnización justa. El malestar y la desorientación se hacen generales. ¿Qué. va a ocurrir en El Aaiun y en Villa Cisneros cuando desaparezcan los últimos legionarios? Es urgente devolver a Ja población canaria su confianza en el Estado. -Pablo MAGAZ.