Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MENT 1 DER 0 DE LR UILLÑ LA F DE ORO A EMILIO ROMERO En la Mitología griega, la Fama con mayúscula estaba representada por una esbelta dama que practicaba el destape y soplaba en una larga trompeta. En la actualidad, la fama real y personal se representa en Madrid por ana F de oro de Famoso, que, los periodistas de La Tertulia y Millán Clemente de Diego, se sacaron de la manga, para fijarla en ilustres solapas d personalidades. La última F fue concedida e impuesta a Emilio Romero, escritor y periodista como la copa de un pino, que tenga amplia copa, aunque en el tronco se descubran las cicatrices de los venablos que le clavan la envidia y otras malas intenciones, al parecer inevitables en nuestro país. Pese a celebrarse a la misma hora otros actos y un partido de fútbol de amplia convocatoria, dos actos a favor- -ironizó Emilio- -que me evitaron un auditorio artificial en el habitual salón del hotel Viüamagna se reunieron un centenar de personalidades para asistir a la imposición por el alcalde, señor GarcíaLomas (también famoso con F a Emilio Romero, de la F que según él mismo dijo, no da la fama, sino que la reconoce LA IMPOSICIÓN SIN CEREMONIA El acto fue sencillo. Hubo que acelerar porque algunos asistentes teman cena homenaje e: i Blanco y Negro Millán llamó a la tarima al grupo de famosos con la F y dedicó un sentido recuerdo a Sebastián Miranda, que estaba invitado y no pudo asistir porque se lo llevaron a Oviedo para el ete- no descanso. Subieron dos ex ministros, los señores De la Puente y Silva Muñoz; el concejal y jefe del distrito, señor Puig y Maestro Amado; Boby de Glané y Mafias Prat; los señores Avalos, Cotet, Palomo linares, Vizcaíno Casas, Diez Crespo, Benedet, García Carrés y otras personalidades. Hablaron el alcalde, Boby de Glané y, finalmente, Emilio Romero, que agradeció la F y el agasajo de les no artificiales También soltó unas ingeniosas ironías que fueron muy aplaudidas. EN LA QUINTA PLANTA DEL CLÍNICO, DISCRIMINACIÓN Los enfermos del corazón que en la quinta planta del Hospital Clínico esperan ser operados, algunos con varios meses de espera, me piden que por caridad transmita sus quejas a quien correspondan. Yo lo hago con toda decisión y firmeza. Y con la esperanza de que dicho señor- no padezca sordera crónica. Los cardiópatas de la quinta planta del Clínico me hablan de los siguientes problemas: carecen de enfermera durante la noche, dándose el caso de que para aplicar oxígeno a uno que se agravó tuvieron que auxiliarlo los propios compañeros. Consideran muy deficiente e insuficiente la alimentación, a base de un menú de sopa y ensalada que se repite inexorablemente. Ni las quejas al servicio, los médicos ni la Administración han dado el menor resultado. Ellos observan además que los enfermos de otras salas están mejor atendidos y alimentados. UNA AGRADECIDA QUE PIDE MAS Invocando el refrán castellano, el que es agradecido es bien nacido dona María Angeles Mardones, con otros vecinos del M a d r i d de los Austrias agradece a la E. M. T. la puesta en servicio del nuevo y simpático microbús M- 4 (EmbajadoresCallao) con lo que se suple la falta de paso por el Viaducto. Pero dona María An- ¿retes pida que, sin variar el itinerario de dicho micro se prolongase por un extremo hasta la plaza Capitán Cortés, y por otro hasta la Red de San Luis, con lo que, según elta, se ampliaría el servicio. -CABEZAS. MADRID AL PASO Fotos Luís Ramírez A TAPAR LA CALLE. -En la calle de Ramón de Santillana existe otra anomalía increíble. Una finca abandonada, una valla fuera de toda lógica y mínima estética, impide el paso de los vehículos. La estrechez de la aoera permite el paso de los viandantes. Pero, ¿esto no es un caso raro que debiera solucionarse con toda la urgencia municipal posible? ABANDONO Y PELIGRO. -Más casos de abandono, con el peligro consiguiente. En este lugar suelen encontrarse los pequeños para sus juegos. Es la calle de Menéndez Pidal, que tiene la interrupción de una semirruiría. Si los trámites burocráticos no se eternizaran, a veces, esta calle podría estar trazada del todo, sin n e c e s i d a d de este paisaje campestre y abandonado. 13