Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TRIBUNA DE LOS LECTORES RUEGOS Y PREGUNTAS EN LAS CORTES Señor director: Me refiero a la sorprendente carta de don Luis Quintero López publicada el pasado 25 de septiembre. Estimo ya muy erosionado el tópico de la verborrea parlamentaria asociándolo al fracaso de las democracias parlamentarias del pasado. Los ruegos, preguntas e interpelaciones en las Cortes Españolas prestarían un importante servicio al país y a las libertades legítimas de todos los españoles. Y en cuanto a eficacia, me parece que tendría mucha la utilización de tal sistema. Además, es hermoso y conveniente que el político, además de informar al pueblo, sea uri vehículo de cultura. La oratoria y la libertad de expresión en los Parlamentos auténticamente democráticos son el lujo de las libertades humanas y un acicate poderoso para los espíritus creadores. En los parlamentos totalitarios no pueden tener otra característica que el aburrimiento, la decadencia o el histrtonismo. Me agradaría recordar al señor Quintero que, además de las libertades que enumera en su carta, los ciudadanos tienen derecho a la palabra bien dicha. Y esto no lo consiguen los técnicos ni las computadoras. -José F. RIAZA SECO. AMIGOCRACIA Y CACIQUISMO cativos que atiendan preferentemente a la formación moral de los españoles. -Julio PRENDES ESTRADA. MAS SOBRE URI GELLER propaganda para vender su libro, y nada? más seguro que venir a España a engañar a cuatro ansiosos de novedades- -Carmen LÓPEZ ESPDST. Señor director: El carácter espectacular y los intereses comerciales paralelos de las actuaciones de Geller son absolutamente independientes de los supuestos fenómenos que en ellas se dan. Los mismos fenómenos son también independientes del propio Uri Geller, en el sentido de oue su existencia está ampliamente comprobada, no siendo, en realidad, más Que meros corolarios de un vasto y complejo sistema de conocijniento que la Ciencia institucionalizada desdeña o ignora. Tras la aparición de Geller, el espíritu dogmático e inquisitorial se ha despachado a su gusto, proporcionando a quien sepa leer entre líneas numerosas claves del entramado socio- cultural en que nos movemos. -Juan Luis LLACER. SOCIALIZAR Y RACIONALIZAR Señor director: Los recientes editoriales de ABC sobre la corrupción moral que asóla nuestro país se refieren, principalmente, a dos tipos de inmoralidades: las referentes a la sexualidad y el culto al dinero. Creo que la corrupción es general y quizá debida a la elevación del nivel de vida en todos los países. En nuestro país proliferan dos vicios: la amigocracia y el caciquismo. La mayoría de los españoles estamos dispuestos a sacrificar a un tercero para beneficiar a nuestros amigos, por mucha razón que le asista a aquél. El caciquismo es una plaga muy relacionada con la anterior. No es un vicio de la época de Cánovas, sino un quiste nacional que todavía nos a g u i j o n e a con fuerza. Ante estas dos inmoralidades, tan nuestras, estamos desarmados; nos aprisionan y paralizan las más felices iniciativas. ¿Cómo se las puede combatir? Es labor de muchos años, de generaciones más limpias que la nuestra y con unos planes edu- Señor director: Se debería preguntar seriamente al presentador del programa de TVE cómo ha contribuido a que una gran mayoría de telespectadores siguiesen encandilados y creyesen todo al mago Uri Geller. Yo opino que este señor tendrá algo. Pero no lo que nos mostró aquí, repetición exacta de lo que hace en otras Televisiones como la que yo vi. Y mucho menos sus alusiones al cosmos, a las fuerzas siderales y a los mundos extragaláxicos. Lo único realmente válido, la prueba ofrecida por el grupo de parapsicólogos, parece ser que le aterró de manera que tuvo que dar la excusa de que estaba cansado. ¿Por qué el presentador no advertía estas fugas? -Pablo PAREDES. Señor director: Con esta carta tengo la intención de protestar por ese programa de Directísimo en el que Iñigo nos trajo ese monstruo. Doy la razón a las personas que han dicho que este señor estaba haciendo una Señor director: Son muy interesantes, por aleccionadoras, las opiniones que sobre el sentido y alcance de los vocablos socializar y racionalizar acaban de exponer en esas páginas los señores Cantarero del Castillo y Ruiz Gallardón. Pero si no queremos perdernos en interpretaciones más o menos ambiguas sobre uno y otro, nada mejor que acudir a la acepción rigurosamente académica que les atribuye el Diccionario de la Lengua. Porque si racionalizar es ordenar la producción de manera a obtener el máximo rendimiento con el mínimo esfuerzo y si por socializar se entiende la transferencia- al Estado de dicha producción, será siem- r pre cuestión a dilucidar políticamente hasta dónde el citado óptimo rendimiento de la producción, del orden que sea, podría conseguirse ejercitada por la Administración, o sea, socializándola, o a través de la iniciativa privada, o sea, del capitalismo; todo lo cual podría conducirnos al planteamiento de esta sencillísima proposición: Socializar es un medio, racionalizar es el fin. -i Alvaro Vidal ABARCA Y ELIO. Recordamos a nuestros lectores que las cartas que dirijan a esta sección deben ser enviadas a: Diario ABC. Sección: Tribuna de los lectores Apartado de Correos número 43. Madrid.