Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO 28 DE SEPTIEMBRE DE 1975 Pag 5 E JUAN JOSÉ CUADROS: MEMORIA DEL CAMINO los pueblos; ellos y los viejos maestros de la literatura son las fuentes de mi decir. ¿Cómo entiende en su práctica poética, en su decir, la conjunción entre técnica y sentido, tema y forma, palabra y emoción? -No lo entiendo de ninguna manera. Confieso que he pensado algunas veces en ello y siempre he acabado con la cabeza como una devanadera. Los dos conceptos tienen que ir machihembrados. ¿Paira qué una excelente retórica si lo que se dice es una tontería? Y, al contrario, ¿cómo transmitir una emoción, un mensaje, con una lengua tartamuda e incomprensible? Bien es verdad que yo busco eficacia y sencillez para mis palabras, pero siempre que crea que lo que voy a decir es, en cierto grado, esclareced! o importante. Resolver este viejo problema no me preocupa (a lo mejor es que lo he dejado por imposible) Yo me dejo llevar por la intuición, huyendo de retóricas y poniendo cariño, comprensión que, si a veces se visten de ironía, esta ironía no es más que u ¡na defensa el ver que nunca se logra abrazar a todo el mundo, comprender a todo el mundo. -Juan José Cuadros, ¿existe, ha existido, lo que podríamos llamar una essuela palentina? -Creo que sí. La revista palentina Bocaanador dio una pauta que se podía extractar en dos conceptos: el hombre y ia tierra; y cada uno de sus componentes, a su aire, funcionó de un modo humanista, bien hablando del honibre en su proyección hacia I divino, como hace José María Fernández Nieto, bien entrañándolo en la tierra que lo sustenta, como García Velasco, bien clamando doloridamente por las causas que impiden la plena realización del hombre, como Manuel Camión, bien gritasndo con amargura y protesta como Gabino A. Cairiedo. Tal vea yo ponga un toque distinto en este coro de voces, pues mi otra rafe andaluza- -me eduqué en la fronteriza Baeza- pone, junto a la emoción por la persona, un ramalazo de vitalismo y de provisional alegría (amo al Arcipreste de Hita más que a ningún otro clásico) que no se compagina con la pesadumbre de esta escálela palentina, que tiene una larga nómina de poetas repartidos en libros y revistas de estos últimos veinte años Anne LEROUX. L poeta palentino Juan José Cuadros, vinculado a alguna de las aventuras literarias que animaron el panorama lírico de la posguerra española, obtuvo el pasado año el premio González de Lama de León, por su poemario Memoria del camino que ahora publica la colección Provincia Un especial tratamiento del lenguaje desde la cúspide de una trayectoria que ha hecho de su profunda aproximación humana la meta de una estética, preside este conjunto de poemas recogidos por Juan José Cuadros. ¿Qué es. corno surge Memoria de) camino -Este libro, como mi anterior o como todos los míos, surge del anclar, del ver y del recordar, pero pasando esta andadura, esta visión y este recuerdo (casi siempre deformado adrede) por el estado de ánimo que me informa en el momento en que empieza a manifestarse la pasión por el poema. Como, normalmente, mi estado de ánimo se tiende hacia los demás, hacia las gentes- -más que hacia las cosas- mis palabras buscan el calor humano y convertirse en homenaje al hombre (preferiblemente el hombre anónimo y popular) que ha hecho posibles tantas señales de amor sobre la tierra, entendiendo, como señal de amor, tanto el levantar una torre como recolectar la aceituna. ¿Qué co alcanza este libro, visto desde el conjunto de su obra? -Xo lo sé. ¿Quién puede juzgar a los sayos? Lo ue sí sé es que es superable y que lo voy a superar. Si no lo creyera así, para qué diablos continuar escribiendo. Esta confianza me la da el que cada día encuentro más dóciles las palaibras necesarias e insustituibles; el que mis ganas de escribir están más reposadas; que rompo y tacho sin pena; que h descubierto muchas de las trampas do h bonito, y ue siempre estoy dispuesto a sacrificar la estética a cambio de la eficacia expresiva. Esto me lo ha enseñado el hablar con las sen tes de FRANCISCO ALEMÁN SA! NZ: LAS Francisco Atemán Sainz, autor prolifico y variado en ia elección de sus temas y géneros literarios, pone esta cita de Juiián Marías en la primera página de su nuevo libro Las literaturas de kiosko aparecido esta semana en la Biblioteca Cultural RTVE) Habría que estudiar n serio y a fondo la literatura de kiosko, que descubre profundos secretos de las almas. Cuesta trabajo comprender que los doctorandos se extenúen buscando inverosímiles temas de estudio que acaso leerá sólo el tipógrafo, cuando todo está por explicar, por contar, por entender. El autor estudia, después de una brillante introducción a la llamada literatura de kiosko (con dos k escribe Alemán Sainz) los géneros haWtuaímente presentes en los escaparates del kiosco: la noveJa de detectives privados, la policíaca, te negra la crimina! la de espías, la de ladrones de guante Manco del Oeste, de aventuras, de Robinsonee, de monstruos de ciencia- ficción, la rroveia rosa, a radiofónica y la de folletín. -M. L. UNA ANTOLOGÍA DE LUIS CERNUDA La vez profundamente triste de la poesía de Luis Cernuda es el resultado de haber vivido esa misma ambigüedad como poeta de la Naturaleza y del amor Así concluye Philip Siiver su prólogo a ia antología de Luis Cernuda, que acaba de publicar Alianza Editorial. Cernuda ha sido reiteradamente aclamado como maestro inmediato de eran parte de los poetas españoles de las últimas promociones. El pasado año editó Barral sus poesías completas. De aquella edición se toman los poemas de esta antología, en la que se recogen amplios fragmentos de los libros Primeras poesías Un río, un amor Los placeres prohibidos Donde habite el olvido Invocaciones Las nubes Como quien espera el alba Vivir sin estar viviendo Con las horas contadas y Desolación de la quimera El escritor canario Juan Cruz Ruiz, que se dio a conocer hace unos años con su novela Crónica de la nada hecha pedazos publica en Taller de Ediciones su segundo relato titulado Naranja Viajero por Europa y América, Juan Cruz reside actualmente en Londres y trabaja en un. ensayo literario y en una nueva narración que se llamará Un Ubro sobré una. foto En Naranja talla la infancia como una endemoniada obra de arte; paralelamente, el presente imaginario transcurre sometido a un verdadero compromiso político, vivido en el exilio, y, entretanto, el narrador surge espontáneamente, entrometido entre ambos testos, en representación de su propia conciencia La colección Teínas de Nuestro Tiempo, de Eunsa, publica, con un prólogo de AñtSnlo Aranfia Iiomeña, profesor de la Universidad de Navarra, que ha corrido también con la traducción, el libro A los católicos de Holanda, a todos de Cornelia J. de Vogél, profesora de Historia de la Filosofía de la Universidad de Utreeht. Lá obra que se presenta ahora al pibüco español supuso un fuerte impacto en los ambientes intelectuales de lias países europeos, en los que ya ha sido editada. Jesús D lga Q Valhonóio recoge una veintena de relatos en el libro- iCjwentos y narfaciones Tedición deiautor) En toctos los cuentos de este libro, dedicado por el escritor extremeño o mi amigo, paisano y cofrade Santiago Castelo late el pulso de un autor entrañado en la tierra y Jas tuerzas pasionales que se manifiestan en el ser elemental y proteico. La tensión de algimos cuentos, especialmente fle sos más breves, que no llegan ni a una página, contribuye a aumentar eí patetismo y la ternura que se p rfilan xmo una suger nte pincelada, PREMIO- SÉSAMO DE NOVELA CORTA Ha sido convocado el vigésimo premio de novela corta Sésamo al que pueden ser presentadas novelas inéditas cuya extensión no sea inferior a los cien folios ni superior a ciento veinticinco. Los originales deben enviarse por duplicado, antes del próximo 20 de noviembre, a la dirección de Sésamo calle del Príncipe, 7, Madrid- 12. El premio está dotado con 50.000 pesetas y la novela ganadora será editada por la editorial de la reviste, Diez Minutos aue realizará, nn primera edición de dos mil ejemplares. j