Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES 25 DE SEPTIEMBRE DE 1975 PAG. 54. A B C EN EL FESTIVAL DE SAN SEBASTIAN H 6 URÓN -ÜN EXTRAORDÍNARKÍ Damiano Damiani vuelve a demostrar con Perché si uccicíe un magistrato su magnífica técnica cinematográfica San Sebastián 24. (De nuestro crítico cinematográfico, enviado especial, por tetes. La jomada de cine comercial del Festival ha sido la del lunes. Decíamos ayer y séanos perdonada la alia resonancia que por qué no había de asomarse el Festival a las profundas aguas comerciales del toe. No tiene por qué encerrarse un certamen, como el donostiarra, en un determinado tipo de cinc. Buscar únicamente la expresión testimonial o la expresión crítica de éste medio de comunicación sería reducirse innecesariamente. Incluir películas netamente comerciales sin otras ambiciones que las taquilleras, como las dos del lunes, equivale a redondear ante el espectador la visión conjunta de un arte. que también es industria. Impecable. La mezcla tiene, no obstante, un inconveniente: Vamos a aclararlo inmediatamente. Si al jurado se le ocurre- -que bien puede suceder- -dar el máximo premio a un filme comercial, como puede serlo Jaros el público puede equivocarse. Creer que es oro de ley lo que soto es similar. Si al llamado el Ticket de oro destinado a la película más taquillera, el público quedará informado. Existe, pues, an peligro de confusión y, p r cierto, peligro grave. Un Festival debe tener en primacía un valor formativo. Confundir no sería formar, sino deformar. PARA NIÑOS Y ADULTOS ANIÑADOS Jaws: la novela vendida por millones de ejemplares de Peter Blenthey ha sido convertida en cine por ese avispado jovenclfco llamado Steven Spieiberg a que te han bastado un par de fumes para hacerse famoso y millonario. Para nosotros la película se titula Tiburón La historia es sencilla: en una playa apairece una muchacha destrozada. La ha triturado un gigantesco tiburón blanco. Las autoridades se niegan a cerrar la playa. Los negocios son más importantes que la vida de un individuo. AI final, cuando ha habido más muertos, el comisario de Policía, un veterano pescador y un joven oceamógrafo salen a casar al tiburón y sostienen una titánica lucha con el monstruo de la que, al fin, salen victoriosos. Perfectamente. Eso lo cuenta el joven SíPielbengr con enorme malicia. Durante la primera media hora no vemos al tiburón. Yernos sus efectos. Apreciamos el horror de la situación. Luego, cuando el tiburón saca el morro ante nuestras narices damos un respiro. El efecto ha estado bien calculado. Finalmente, no olvidamos de tedo y seguimos la lucha como si estuviéramos metidos en el agua hasta el cuello. Sudorosos, agotados, vencemos al fin: ¡uff! Todo es muy bueno. Spielberg se ha gastado veintitantos millones de pesetas esa hacer tres tiburones de plástico gigantescos, flexibles, mecanizados, que aparecen mejor u de verdad. Los efectos espieciales son perfectos. -El montaje no deja un punto muerto y dosifica el dramatismo con los toques de humor destinados a producir esa risa en la que la tensión se alivia. Macanudo como saber hacer. Pero Sj ielberg una vez que ha metido al comisarlo, al pescador y al oceanógrafo en su barco, se olviéa de todo lo demás. Nada le importan ya la mujer y los hijos del comisario, el tozudo alcalde y su problema de conciencia, los egoístas comerciantes, la multitud de hoirorisadas veraneantes. Todo ha desapareeMo. La crítica, la sociología, la moralidad del filme, PREMIOS DE LA AGRUPACIÓN NACIONAL DE EMPRESARIOS YA LLEGA POR FIN VUESTRO CIRCO v San Sebastián, 24. La Agrupación Nacional de Empresarios de Cines ha fallado esta mañana su tradicional premio La entrada de oro otorgándoselo al filme de Borau Furtivos Ha concedido un segundo premio de esta clase al filme norteamericano de Spielberg Tiburón Este primer premio recaído al magnífico filme español de J. L. Borau nos induce a pensar en la posibilidad de ctue el Jurado del Festival tenga a estas horas otros designios. -L. L. S. se hunden. Queda la aventura por la aventura. Y ese monstruo blanco nos lleva al peor Julio Verme. Nos avergonzamos de haberlo creído durante un par de horas. Moby Dick era mucho mejor. El viejo y el mar nos hace pensar que Hemingway era un gigante comparado con Blenchey y que Spielberg es un técnico estupendo especializado en cuentos para asustar niños. Dicho de otra manera: Tiburón es un filme de los de moda con monstruo en vez de terremoto o incendio. Que dará muchos, pero ue muchos millones. Pero nada, nada, nada, como cine serio. Nada en el fondo. Chatarra cinematográfica para vender al mayor. Si no hay confusiones, si se dejan las cosas así, es decir, en que este es un extraordinario filme comercial y nada más, de acuerdo. DENUNCIA AL POR MAYOR Damiano Damiani nos ha enviado otra de sus denuncias esta vez para ser vendida al peso. Perché si uccide un magistrato es ya como un recuerdo de aquel excelente filme suyo Confesiones de un comisario al que dedicamos, en su todavía cercano momento, elogios que ahora ratificamos. Las variantes introducidas ahora, la circunstancia de desdoblar el plano de realidad en dos parte, una en la que un director cinematográfico rueda un filme de denuncia, y otra en la que la mafia interviene para proteger al denunciado que es, nada menos, que un magistrado, corrobora lo ya sabido: que Damiani es un magnífico técnico y que sabe hacer cine. v En ese aspecto Perché sí uccide un magistrato es una producción sólida, eficazmente g rauda en su desarrollo y con un final relativamente- sorprendente. Lo de relativamente sorprendente es un elogio. Tristan Bernard sostenía que el público ama ser sorprendido con lo que desea. Lo malo es que todo resulta ya sabido y que, por lo tanto, suena a insincero. Lo acusatorio aparece desmentido en la inocultable intención comercial de la película. Y esa comercialidad está lograda. Entretiene el relato. Franco Ñero sirve su cometido repitiendo los ejercicios que ya le conocemos. Francoise Fabián, que es una actriz bella y deliciosa, juega en falso, en convencional todo su papel y eso es una pena. La jornada gana un campeonato por parejas de cotmercialidad. Ha sido la más espectacular y, también, la más superficial y frivolizadoTa de todo el Festival. EL ARTE BE COCER HABAS En la crónica fechada el día 20 señalábamos la falta de subtítulos en sustanciales momentos de la magnífica película de Sidney Lumet Una tarde de perros y decíamos que el público del Astoria había protestado contra esa forma de censara. Nos complace puntualizar hoy qpe hemos recibido la fidedigna información de que el filme ha llegado al Festival con los subtítulos puestos para la explotación en países hispanoamericanos. Eso significa eme aquí no se ha ejercido la censura fie silenciar frases duras y graves. Que eso viene de otros latitudes. Piano de otra manera, que en todas partes cuecen habas ¿Sería mucho pedir que las películas se subtitularan para é? Festival? -Lorenzo LÓPEZ SANCHO. 20 ATRACCIONES 20 CON ESPECTACULARES GRUPOS PE TIGRES, LEONES, CABALLOS, FOCAS, RODEO Y ELEFANTE? Los célebres payasos de Madrid 1 É 1