Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO, 13 DE SEPTIEMBRE DE 1975. PAG. 60. RELACIÓN I E HERIDOS Los viajeros heridosen el accidente ferroviario asistidos en la Residencia Sanitaria 1. de Octubre, son los siguientes: Antonio Rino- Acimonti Rodríguez y Petra Rodríguez Sánchez ambos con lesiones de pronóstico reservado: Ubaldo Medina Lerma, José Sánchez García, Sinforoso Carvajal Chávez. Dolores del Pozo Casanova, Juan Cué ¡lar Carmona, Antonio Largo Rodríguez, Emiliano Moreno del Poz, Pedro Bernal Alvarez, Patrocinio Ogallo Zamora, Teodoro Gómez Gil, José Luis Alia Al a. Andrés Rino- Acimonti Gómez, Sebastián Guerrero Enrique, Carmen Pilar Alonso Ogallar y Teofilio Jerez López, todos ellos leves. En la Residencia Sanitaria de Toledo fueron asistidos: Antonio Rodríguez González, Francisco Muñoz Toledo, Alejandro Riño, Andrea García García, Josefa Pérez García, Créscencia Ocaña, María Angeles Viñuales Acitóres y sus hijos Javier y María Angeles, con lesiones leves en su mayoría. En el Sanatorio madrileño Principe Pío, de la Renfe, fue asistido, quedando ingresado, Antonio Cabrerizo López, con lesiones de pronóstico reservado. Los 13 heridos restantes, hasta un total de 40, fueron asistidos en el pueblo de Esquivias, sin que hayamos podido lograr su identificación ni conocer el estado de sus lesiones. blo de Yeles (en la ruta cervantina) que cuando llegaron al lugar del suceso los herirlos se ayudaban unos a otros en un intentó de salir del coche. LAS VICTIMAS Los cadáveres de las tres víctimas- -la identidad de una de las cuales desconocemos en el momento de redactar esta información- -habían sido cubiertas con mantas y yacían junto a la vía. Los identificados eran Jesús Bravo Rivas, de cincuenta y dos años, natural de Doñinos (Salamanca) casado, hijo de Jesús e Isabel, residente en la avenida de España, 26, que prestaba servicio en el ferrobús como interventor en ruta, y Casto Sánchez Díaz, de cuarenta y seis años, residente en la calle de Ibarra. 67 (Orcasitas) maquinista del tren. La tercera víctima mortal era un viajero que aparentaba unos cuarenta años de edad. -Ricardo DOMÍNGUEZ. (MAS INFORMACIÓN EN PAGINAS DE ULTIMA HORA) Una grúa enviada por la Renfe levanta los restos de! coche delantero del ferrobús- -constaba de dos unidades- que quedó convertido en chatarra en la colisión con el camión. (Foto Teodoro Naranjo. e cruzó en la vía, provocando el acci- vio libre del amasijo de hierros, logró salir por su propio pie. Estaba incomprensibledente. Pese a la aparatosidad del golpe, el con- mente ileso. El mismo tractorista nos ha ductor del camión resultó ileso, pero no contado que cuando llegó, los accidentados ocurrió así con los viajeros del ferrobús, gritaban y lloraban, aunque ya quedaban cuyo primer vagón- -que contiene la uni- muy pocas personas, puesto que los heridos dad motriz- -se salió de los raíles y, dan- habían sido evacuados en ambulancias y do media vuelta, íue a caer sobre las vías, también en coches particulares de las locaaplastando su techo contra la base v me- lidades vecinas diando completamente fuera de la vía. Alrededor de las ocho de la tarde se proRápidamente acudieron en ayuda de los cedía a levantar el coche siniestrado con una potente grúa- pluma de Renfe de una heridos varias dotaciones de la Guardia Civil y patrullas de Tráfico del mismo potencia de 70 toneladas. También acuCuerpo. Rápidamente estas fuerzas orga- dieron dos equipos, que instalaron focos nizaron los trabajos de rescate y evacua- para trabajar durante la noche. Brigadas ción, a los que se sumaron ambulancias dé personal especializado de Renfe prode la Cruz Roja, ambulancias municipales cedían con picos y palas a retirar los resde Madrid, médicos de las localidades ve- tos de traviesas y balasto para colocar unas nuevas. Según nos informó un porcinas y servicios sanitarios de Renfe. pensaba Dieciocho de los 40 heridos fueron eva- tavoz de la compañía, se ya podríaque hacia las once de euados a la residencia sanitaria 1. de Oc- expedita la vía. la noche doblada quedar que quedó por la tubre. Otros 15. a la cercana localidad de fuerza del impacto. El segundo coche sólo Esquivias, y siete, a la residencia de la sufrió tigreros desperfectos de chapa, aunSeguridad Social de Toledo. Algunos de que también se salió de la vía. dios iban en estado grave. Un familiar de uno de los accidentados, El accidente ocurrió en el término muniOcaña, eipal de Torrejón de Velaseo, cerca de Ye- doña Crescencia Alameda, natural de Boróx en casada, Íes, localidad donde posteriormente se nos y residente que sufre heridas de nos ha informado diversa informó que los asistidos habían sido 19. consideración, sobre todo magulladuras, y Entre las personalidades que se presen- que se quejaba de un fuerte dolor en un taron en el lugar del accidente estaba el hombro. Esta mujer había tomado el fedirector general de Renfe, don Antonio rrobús en el apeadero de Pantoja y miCarbonell Romero; el director general ad- nutos después sobrevino el accidente. Tamjunto, señor De Santiago; el director de la bién nos informó el practicante del puesegunda zona (Atocha) don Antonio Crespín; el inspector general, don Emilio Magdalena; ingenieros y el Grupo de Investigación de Ferrocarriles de la Guardia Civil. Asimismo se personaron varios coches jeep de la Policía Armada que colaboraron en los trabajos. Dos jóvenes de nacionalidad suiza fueEl impacto fue tan violento que el ferroron detenidos a los pocos momentos de büs- -cuya carrocería es de una aleación haber agredido y robado á la dueña de de aluminio- -dio la vuelta al camión, aununa panadería de lá calle de Vergara, que éste no llegó a volcar, y quedó de pie, en las cercanías del Palacio Real. pero mirando su cabina en dirección a la Sobre las seis de la tarde Jean Luis vía. Vianzola, de veintiún años, y Patrie SurLos raües se doblaron $l as traviesas de chat, de veintidós, entraron en la panademadera y el balasto salieron proyectadas ría- lechería situada en el número 14 de ¡por los aires como si fueran metralla. El propiedad de vagón quedó convertido en un amasijo de la citada calle Vergara, sesenta y un María García Castaño, de años hierros retorcidos, entre los cuales se pode edad. -y se apoderaron de unas 1.500 dían ver maletas, objetos varios, vestidos, pesetas. restos de comida y manchas de sangre. Es la señora García- -propietaria del establecimiento- -la que nos relata como UN NIÑO, RESCATADO POR UN TRACsucedieron los hechos. TORISTA Serían las seis de la tarde- -nos dice- -cuando entraron los jóvenes en mi Entre las numerosas personas qué ayutienda. Yo les habla visto momentos antes daron en los trabajos de rescate merece pasando por delante y mirando los escaatacarse la colaboración del tractorista parates. Por fin, se decidieron a entrar. ion Claudio Crespo Gómez, que con un poMe parecieron dos chicos de buena pretente tractor- pala acudió al lugar del suso. Puso en marcha su potente máquina sencia, bien vestidos y educados y no sospeché nada. Yo estaba sola en la tienda. fu abriendo poco a poeo los restos de Al entrar hablaban en al del vagón donde se hallaba un niño extranjero, oí quenormal entre un idioma cosa mis clienaprisionado. El pequeño, que aparentaba tes ya que la panadería está cerca del tener unos doce a trece años, un vea se DOS SUBDITOS SUIZOS, DETENIDOS TRAS HABER ROBADO EN UNA PANADERÍA DE LA PLAZA DE ORIENTE Palacio y vienen muchos turistas. Sin embargo, se dirigieron a mi en un buen español para pedirme un bollo y un yogourt. Les serví el bollo y cuando iba a pasar a la lechería, pues está separada por una puerta, corredera, uno de ellos se acercó y le puedo asegurar que tenía una cara de verdadero criminal en esos momentos, y me golpeó tres veces en el estómago. Caí al suelo, momento que aprovecharon para coger el dinero y salir corriendo. Como pude me levanté gritando. En esos momentos, un joven empleado de una tienda de recuerdos, situada enfrente de la panadería- lechería vio correr a los individuos en dirección a la plaza de Oriente, y avisado por unos niños de lo que acababa de ocurrir se lanzó en su persecución. Kl joven se llama Carlos López Covarrubias y nos ha dicho que viendo que no podía seguir a los dos, decidió correr detrás de uno de ellos. Cuando vio a una pareja de la Policía Armada, les indicó que detuvieran, bajo su responsabilidad arque perseguía. Una vez detenido, resultó ser el subdito suizo Jean Luis Vianzola. -A. S. G.